Ciclismo Noticias

La carrera más difícil de Euskaltel

La carrera más difícil de Euskaltel

A partir de la temporada que viene el Euskaltel iniciará una nueva andadura en el pelotón ciclista. Tras 19 años, la Fundación Euskadi se queda fuera y será la compañía telefónica la que asuma el control total del equipo, lo que acarreará romper con la filosofía y fichar corredores extranjeros. La decisión ha provocado un rechazo generalizado entre el ciclismo vasco y la gran mayoría de la afición naranja. En Vavel intentamos dar respuesta a todas las dudas y reunimos la opinión de David Etxebarria y Roberto Laiseka, ex corredores del equipo, e Ivan Velasco y Amets Txurruka, dos de los afectados por el nuevo rumbo de la escuadra.

Para conocer los orígenes del actual Euskaltel Euskadi hay que remontarse a 1993, año en el que se creó la Fundación Euskadi.  El principal objetivo de la misma era el de formar una escuadra ciclista profesional, compuesta por deportistas nacidos en Bizkaia, Gipuzkoa, Araba y Navarra o criados en la cantera de equipos de esos mismos territorios. Un proyecto de la casa cuya misión era la de congregar a los mejores ciclistas vasco- navarros del pelotón. Un año después, nacía el equipo Euskadi bajo la dirección de Miguel Ángel Madariaga, alma mater de toda la idea.

A finales de 1997, en una situación económica sumamente delicada y en serio peligro de desaparición, la empresa de telefonía Euskaltel se convirtió en el principal patrocinador del equipo, algo que elevó las prestaciones deportivas. Bajo la estabilidad económica que proporcionaba tener una marca de tal calado detrás, el Euskaltel- Euskadi experimentó un crecimiento espectacular, llegando a disputar las principales carreras del mundo y consiguiendo el reconocimiento del ciclismo internacional y un apoyo popular incomparable.

Pero ahora todo cambia. A partir de la temporada que viene el lugar de la Fundación lo ocupará la sociedad Basque Cycling Pro Team, perteneciente en su totalidad a la compañía telefónica y en la se encontrará integrado el nuevo grupo ciclista. Toda la responsabilidad de la escuadra caerá sobre los hombros de Igor González de Galdeano, antiguo director deportivo quien,  tras dejarlo hace un año, vuelve ahora con un control absoluto. Se pasará de 23 a 28 corredores y el presupuesto ascenderá a nueve millones de euros. Los cambios no acaban ahí.

A partir de 2013 Euskaltel contará con corredores extranjeros

Y es que a partir de 2013, Euskaltel contará con corredores extranjeros es sus filas. La principal razón que se esgrime para justificar el cambio de rumbo es que la actual plantilla no cuenta con los puntos necesarios para mantener la categoría. Esa supuesta necesidad de echar mano de corredores foráneos ha levantado una polvareda difícil de airear.

Los dichosos puntos

El baremo utilizado por la UCI para definir los méritos deportivos de cada equipo se denomina Ranking de Mérito. No hay que confundir está clasificación con la UCI World Tour, que reúne los puntos que ciclistas, equipos y países han sumado en las diferentes pruebas de una temporada. En esta clasificación, Euskaltel estaría actualmente en el puesto 13 con 555 puntos, pero el Ranking Mérito tiene una vara de medir completamente diferente. Se suma el valor obtenido por el equipo en las carreras del último año (victorias, puestos de honor, clasificaciones secundarias…) más el valor de su plantilla, que se mide con los 12 corredores que más puntos hayan sumado en los dos años anteriores en diferentes circuitos (World Tour, UCI Europa Tour…). Y ojo porque la puntuación de los ciclistas para el Ranking Mérito es fruto de una compleja ecuación que una vez más nada tiene que ver con los puntos UCI, al contrario de lo que muchos insinúan.

Dependiendo de la posición que los diferentes equipos ocupen en el mencionado ranking, obtendrán una plaza World Tour que les permitirá correr las grandes carreras de la temporada o se verán abocados al descenso, con lo que eso supondría. Hay 18 plazas, los 15 primeros tendrán la licencia automáticamente y los que se encuentran entre el puesto 16 y el 20 se verán obligados a acudir a la Comisión de Licencias, que será la que decida los dueños de las tres restantes.

Hay 18 plazas World Tour y Euskaltel tendrá que ir a la Comisión de Licencias

Lo maquiavélico de todo el asunto es que los equipos pueden fichar a corredores de otras escuadras y quedarse con sus puntos si el movimiento se hace antes de la fecha límite (en este caso el día 20 de octubre). Es decir, que puede haber conjuntos que realicen una temporada paupérrima, pero con un respaldo económico que les permita salvar la categoría a golpe de talonario. Entramos aquí en el tema moral de propio proceso. Los equipos pequeños salen perdiendo y los corredores pasan a ser simple mercancía. El que no tenga puntos, no cuenta para nada. Evidentemente cada vez que un equipo hace un fichaje, el Ranking de Mérito cambia.

En todo este galimatías Vavel decide teclear el teléfono de Fran Reyes, periodista especializado en ciclismo. Fran es una de las voces más autorizadas que hay dentro del panorama ciclista, hasta el punto de que corredores y equipos profesionales le piden información sobre el estado actual de su clasificación. La primera pregunta es clara: “¿Tiene Euskaltel suficientes puntos para lograr una plaza?”. La respuesta lo es aún más: “No. Tal y como está ahora la situación estaría en el puesto 17”. Explica que incluso fichando al resto de corredores vascos que hay en el pelotón, la escuadra naranja no conseguiría estar entre los 15 primeros y quedaría muy mermada en la Comisión de Licencias.

“Si Euskaltel quiere estar el año que viene en primera división está obligado a fichar corredores extranjeros. Es imposible calcular cuántos puntos tiene ahora exactamente porque llevan el tema de los fichajes con discreción, pero viendo los nombres que se manejan, los movimientos de los demás equipos y los pocos ciclistas que quedan en el mercado, la licencia la tendrán que conseguir en la Comisión”.

No le falta razón. Todo indica que los equipos que acudirán a la repesca serán Française de Jeux- Big Mat, Lotto Belisol, Saxo Bank y el mencionado Euskaltel. Debería haber un quinto equipo, pero Cofidis ha decidido no pedir la Licencia World Tour, por lo que quedan tres plazas para cuatro. El problema es que los dos primeros tienen preferencia por tener una licencia de cuatro de años de duración, así que salvo sorpresa, la última bala se la jugarán entre el Saxo de Alberto Contador y el equipo vasco.

“Euskaltel podría quedarse sin plaza World Tour”, Fran Reyes

“Es un rival terrible porque los fichajes de Euskaltel- Euskadi tienen puntos pero no son muy conocidos y el equipo danés ha incorporado grandes corredores”, afirma Reyes. Para 2013 Bjarne Riis ha fichado gente como Kreuziger, Bennati, Breschel, Kolobneb, Zaugg o Roche, mucha tela. Además la escuadra parece decidida a llevar a la UCI ante el TAS para que se tengan en cuenta los puntos de Contador (actualmente no suma por la sanción de dopaje). Ante ese panorama Fran descubre una realidad desoladora para Euskaltel: “Pese a cambiar su filosofía, lo cierto es que se podría quedar sin la plaza World Tour en 2013”.

Los ex ciclistas, en contra

Una vez contextualizada la compleja situación, es hora de reunir diferentes opiniones. Nos situamos en Durango, donde David Etxebarria, ex corredor de la formación naranja, recibe a Vavel. Ciclista todoterreno, David no dio el salto a profesionales a través de la Fundación, sino que lo hizo en el equipo ONCE. En 2001 fichó por Euskaltel y vivió en primera persona los años de crecimiento de la escuadra.

Nos recibe en la cafetería Gora- Gora. “Dos cortados”, pide y cuando un servidor muestra su intención de hacerse cargo de la cuenta, David hace un gesto de negación: “Pago yo, que estás en Durango”. Una vez solucionado el asunto expone con claridad su opinión: “Todo el entorno del ciclismo euskaldun está en contra de la nueva política de fichajes, aunque Igor (por Galdeano) ya sabía que era un decisión impopular”.

Según Etxebarria, las ganas de cambiar la filosofía no vienen de ahora

En ese sentido, recordamos que Euskaltel no tiene puntos, motivo que para él no es sino una simple excusa para poder realizar el cambio, deseo “que viene de lejos”. Cuenta que Igor siempre quiso ampliar el abanico de fichajes y recuerda que en su anterior etapa ya logró que Euskaltel incorporara corredores vascos más allá de los equipos cercanos a la formación. “Aquello no me pareció mal, pero esto sí”.

A Etxebarria no le gusta el nuevo rumbo y destapa la caja de los truenos con un tema que quizá sea la clave de todo esto: “La decisión la podríamos aceptar si Euskaltel financiase el equipo como una empresa privada cualquiera, pero hay que recordar que las Diputaciones dan dinero público”. Aquí entramos en un tema escabroso y quizá en el quid de la cuestión. El presupuesto del equipo siempre cuadró gracias a una generosa suma que se recibía de las arcas públicas por “apoyar y fomentar el ciclismo vasco”. Ahora con el nuevo rumbo y sin la Fundación Euskadi dentro, esa cantidad (que asciende al 30% del total) se cuestiona, aunque la empresa telefónica ya ha dicho que espera seguir contando “con el apoyo de las administraciones”. Todo esto mientras Miguel Madariaga continúa con la Fundación Euskadi sin patrocinadores ni ayudas públicas.

“Si con todos estos cambios, el equipo no está entre los 15 primeros y encima recibe dinero público, estaremos asistiendo a algo sin sentido”. El que habla ahora es Roberto Laiseka, corredor que pasó toda su carrera deportiva enrolado en la Fundación Euskadi. Quizá estemos hablando del ciclista más importante de los casi 100 que han desfilado en los 19 años de vida del equipo, pues fueron sus pioneras victorias en Vuelta y Tour las que abrieron las puertas de la gloria a Euskaltel. A él, historia viva de todo esto, le duele más que a nadie.

Roberto Laiseka en su victoria de Luz Ardiden. Imagen: Cristophe Ena

Hombre directo y sincero, Laiseka siempre dice lo que piensa: “Todo esto me parece una vergüenza y con el tiempo Euskaltel se va a dar cuenta de que ha metido la pata, porque su imagen entre la afición va a quedar muy tocada”. El escalador recuerda que el proyecto siempre tuvo como objetivo impulsar el ciclismo vasco y cree que este cambio supone “empezar de cero”.

David Etxebarria es de esa misma opinión: “Euskaltel pasa a ser un equipo más y eso se va a notar”, comenta. “El ciclismo siempre fue un deporte de corredores y no de equipos, pero el Euskaltel- Euskadi cambió todo eso, porque la gente veía el grupo como suyo. Eso se acabó”.

En su explicación, ofrece incluso una alternativa: “Nadie se ha planteado mantener la filosofía y hacer un año fuera de World Tour corriendo en circuitos diferentes para ganarse la plaza”. No parece tan descabellado; Française des Jeux lo hizo en 2011 y ahora no tiene problemas para mantenerse, pero Fran Reyes no ve esta alternativa tan clara: “FDJ lo pudo hacer porque el patrocinador decidió seguir adelante pese no tener la licencia, pero no sabemos si Euskaltel estaría dispuesto y si los principales corredores aceptarían continuar”.

Hasta ahora Euskaltel – Euskadi cuadraba su presupuesto con dinero público

Volviendo a Laiseka, el vizcaíno dispara con bala contra los nuevos dirigentes del equipo: “En su día se fueron por dinero y ahora vuelven por dinero, pero se han encontrado con que todo el mundo ciclista de Euskadi les da la espalda, en parte porque ellos no quieren hablar con nadie”. Menciona la carta que siete ex corredores del equipo firmaron semanas atrás criticando el nuevo rumbo de la entidad. Algunas voces les acusan de ventajistas por irse en su día y echar leña al fuego ahora, pero Roberto lo tiene muy claro: “Al menos han dicho algo”, opina, y arremete contra los críticos: “Se dice que se fueron por dinero y en la mayoría de los casos es mentira, que pregunten a más de uno lo que tuvo que soportar”.

Para los dos ex ciclistas, el cambio es una mala noticia. Creen que el nuevo equipo conseguirá plaza World Tour, aunque afirman que también la conseguiría con la filosofía actual. “Tanto cambio y Euskaltel se va a quedar como está, así que sea cual sea el resultado, habría sido lo mismo”, sentencia Laiseka.

Ivan y Amets, fuera del proyecto

Trago más amargo que hablar con ex ciclistas es hacerlo con corredores que abandonan la formación por el nuevo rumbo. A Ivan Velasco y Amets Txurruka se les dijo en todo momento que continuarían en el organigrama, pero a la hora de la verdad se quedaron fuera. La razón esgrimida para ello fue la falta de puntos. Ambos aceptan la situación, pero coinciden en que las formas no han sido las más adecuadas y cuestionan el margen de movimiento que les han dejado: “Encontrar equipo ahora es muy difícil”.

Amets Txurruka e Ivan Velasco no seguirán en Euskaltel. Imagen: Vuelta a España

Hablamos primero con Ivan, que admite llevar de “la mejor manera posible” que el equipo haya decidido prescindir de él en uno de los años en que mejor ha competido. “La no continuidad de un corredor no se decide en dos días y por eso duele que te echen tras decirte que sigues, pero respeto la decisión profundamente y sólo quiero agradecer a la Fundación Euskadi y a Miguel Madariaga todo lo que han hecho por mí”.

“No sé hasta qué punto el tema de los puntos es una excusa o no, lo que está claro es que no cuento y no queda sino aceptar la decisión. Es cierto que nunca se me ha exigido lograr puntos, sino trabajar para que otros lo consigan, pero somos profesionales y toca mirar hacia adelante”

El guipuzcoano es un corredor de esos que han llegado a la élite gracias al trabajo de cantera y le duele que todo quede en manos de una empresa privada, con la Fundación fuera. En su día a día recibe miles de muestras de apoyo y observa desde la distancia cómo los aficionados se posicionan en contra de los cambios. El tema del dinero público vuelve a salir. Para Iván, si finalmente el Gobierno Vasco o las diputaciones deciden cargar con parte del presupuesto, el panorama cambia, porque ya no sería una iniciativa privada y la gente “tendría algo que decir en todo esto”.

Amets Txurruka parece más cansado que su compañero. Desde que se supo que no continuaría su teléfono no ha dejado de sonar y ya ha dado un buen número de entrevistas. Atiende a Vavel sin un mal gesto ni desgana, pero se le nota hastiado. Su caso es el que más ampollas ha levantado en la afición ciclista en general. Su capacidad de trabajo y valentía encima de la bicicleta le han convertido en uno de los ciclistas más queridos del pelotón. “Si preguntas a la gente cinco nombres del Euskaltel, uno de ellos es el de Amets”, asegura Laiseka.

“El cariño de la gente cuando salgo a entrenar es espectacular. Antes ya me animaban, pero ahora las muestras de apoyo son constantes”, cuenta el vizcaíno, que admite su decepción por el cambio de filosofía del equipo: “La mayoría se volcó con el proyecto porque era diferente y así ha durado hasta ahora, como el segundo equipo más antiguo del pelotón con una manera de funcionar especial”.

“El cariño de la gente es espectacular”, Txurruka

Lo que más lamenta es que la decisión “frena la progresión de los chavales” y que su salida no haya sido de otra manera. Confiesa que se sentía valorado por el equipo y que siempre estuvo ahí cuando se le  necesitó, aunque no estuviera a tope por culpa de las lesiones. Este año ha corrido las tres grandes y siempre ha sido fijo en  el equipo del Tour. “Tan mal no lo habré hecho”, se resigna.

Al igual que su compañero asume su marcha sin problemas pero se muestra crítico con lo que está sucediendo: “Lo que más me sorprende es la poca transparencia que hay. Muchos compañeros y técnicos aún no saben que será de ellos, tampoco si habrá dinero público, cuáles son los fichajes… así con todo. Me parece que un club que siempre ha sido de todos estas no son las formas”.

El próximo día 20 se aclarará el  futuro del nuevo Euskaltel en el World Tour y se dará respuesta a todos los interrogantes. Los responsables actuales no han podido atender a Vavel porque están inmersos en la confección de la nueva plantilla, pero prometen hacerlo en cuanto el calendario no apriete tanto. Independientemente del resultado de la Comisión, Igor González de Galdeano y su equipo tendrán que trabajar para recuperar una imagen que está quedando muy dañada entre la afición naranja. Una pugna por intentar convencer que todo lo que está ocurriendo no es más que un cambio necesario y no algo que se inicia desde cero. Esa será la carrera más difícil de todas.