El ‘sistema Ferrari’, al descubierto

La Gazzetta dello Sport desveló ayer parte de la investigación de la fiscalía de Padua contra el doctor Michele Ferrari, al que acusa de sostener una trama de tráfico de sustancias dopantes a nivel internacional.

El ‘sistema Ferrari’, al descubierto
Ferrari ha estado relacionado con multitud de casos de dopaje. Foto: EFE.

Michele Ferrari (Ferrara, Italia, 1953) continúa en la primera línea de los escándalos de dopaje, a pesar del historial que ya atesora: participación en el récord de la hora de Moser en 1984, que el mismo médico admitió años después haber conseguido con doping; la experimentación con EPO en los primeros noventa; las relaciones con los controvertidos doctores Conconi y Cecchini (este último fue médico personal de Bjarne Riis); el proceso de Bolonia, por el que salió absuelto de una acusación sobre fraude deportivo y ejercicio abusivo de su profesión farmacéutica en 2006 y, en último término, su presunta implicación en la trama de dopaje del US Postal, denunciada por la USADA recientemente.

A raíz de la publicación del famoso dossier, la prensa italiana ha dado otro paso más. Concretamente, La Gazzetta dello Sport desveló ayer, a modo de avance, una variante del entramado revelado por la USADA. Se trata de la minuciosa investigación encabezada por el fiscal Benedetto Roberti, de Padua, sobre una trama de dopaje de escala internacional sostenida por el médico italiano, su hijo Stefano, el agente deportivo Raimondo Scimone, varios ejecutivos bancarios de Suiza y el abogado de ciclistas, también helvético, Rocco Taminelli, que ya se ha desmarcado de las acusaciones.  

Las revelaciones de La Gazzetta no tienen desperdicio, y pueden desencadenar, casi al mismo tiempo que lo provocado por la ‘Decisión razonada’, una cadena de consecuencias fatales para determinados corredores y estructuras del ciclismo profesional.

Un entramado sofisticado y rentable

Para comenzar, el sistema de dopaje, ‘sistema Ferrari’, tal y como lo ha bautizado la cabecera rosa, se comenzó a investigar desde comienzos de 2010 y espera finalizarse este mismo mes de octubre. El volumen de negocio generado puede haber alcanzado los treinta millones de euros. El dinero obtenido era blanqueado a través de la evasión de impuestos en paraísos fiscales y la creación de contratos de imagen falsos con los ciclistas implicados, al margen de la UCI, que eran depositados en una sociedad del Principado de Mónaco, denominada T&F Sport Management.

Ferrari se enfrenta a cargos de tráfico de sustancias dopantes, evasión fiscal y blanqueo

Por otro lado, los clientes de Ferrari no sólo eran ciclistas. Los investigadores han tenido acceso a grabaciones que demuestran la relación con atletas como Alex Schwarzer (que dio positivo por EPO antes de los JJOO de Londres), o con triatletas y ‘biatletas’. A los clientes se les ofrecía un ‘paquete completo’, esto es, asistencia a la firma de los contratos, preparación atlética y médica e incluso asesoramiento legal en caso de positivo. Ferrari trataba con ellos en un apartamento de alquiler en Saint-Moritz (Suiza), o en una caravana aparcada a las afueras de Rioveggio, cerca de Bolonia (Italia).

Entre los posibles clientes de la trama, La Gazzetta atiende a la investigación realizada en las cuentas abiertas en bancos suizos para ingresar los pagos de los ciclistas. De estas cuentas se extraen los nombres de Michele Scarponi, Denis Menchov, Alexander Kolobnev, Vladimir Gusev, Vladimir Karpets, Mijaíl Ignatiev, Yevjeni Petrov y Alberto Ongarato. Algunos de ellos ya han estado relacionados con otros casos de dopaje, como Scarponi (Operación Puerto) o Kolobnev (positivo en un control durante el Tour de 2011, por el que luego fue absuelto).

Al menos veinte equipos están siendo investigados por el fiscal 

Por otro parte, el fiscal Roberti sigue la pista de la siguiente lista de equipos, dentro de los cuales se están analizando todas las plantillas desde 2008 a 2011, detectando posibles duplicidades de algunos corredores con los contratos de imagen de la UCI, que podría extraer nuevos nombres a la lista de implicados: Liquigas, Lampre, Colnago, Geox, Androni, Katusha, Quick Step, Farnese Vini, Acqua & Sapone, Astana, Radioshack, Vacansoleil, ISD, CSF, LPR, Diquigiovanni, Tinkoff, Rabobank, Gerolsteiner y Milram son las plantillas examinadas. La investigación añade que los pagos de corredores de Astana a Ferrari provienen de lo que recibían de la sociedad T&F Sport Management, algo que podría probar el lavado de dinero.

De momento, el rotativo italiano asegura que Ferrari será llamado a declarar por los cargos de contrabando, distribución, administración, utilización de productos dopantes, evasión fiscal y blanqueo de dinero. 

Ferrari carga contra la USADA

A la espera de conocer más detalles sobre el ‘sistema Ferrari’, el doctor aprovechó para romper su silencio el pasado martes y salir al paso de las imputaciones de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA). Lo hizo en el blog que administra su hijo Stefano, que recoge programas de entrenamiento para ciclistas. En una nota de prensa, Ferrari enumera, en primera persona, sus declaraciones y puntos de fricción con la agencia norteamericana. “Nunca supe nada de todo esto. Los ciclistas tenían sus propias prácticas de dopaje y se intercambiaban los productos entre ellos”, explica. “Las falsas acusaciones de los testigos nunca evocan la presencia de otro de ellos u otras personas que puedan corroborar la veracidad de las acusaciones”.

Ferrari: "los corredores tenían sus propias prácticas. Nunca supe nada de todo esto"

Por otro lado, carga contra la USADA por haber incluido en su informe el testimonio de Simeoni relacionado con el juicio de Bolonia, al igual que los de Bileka y Bertagnolli, que “pertenecen a una investigación incompleta y cuyos hechos están cubiertos confidencialmente, de acuerdo a las leyes italianas”. “Es por ello que estos testimonios nada tienen que ver con la conspiración de Armstrong”, afirma. En cuanto a la relación con el estadounidense, desmiente las acusaciones sobre sus tratos con él después de 2004, cuando rompieron formalmente la relación profesional. “Los pagos que recibí de Armstrong en 2005 y 2006 correspondían a deudas pendientes por asuntos de asesoramiento de años anteriores”, añade.  

Más leña al fuego

Por el momento, Ferrari ha sido inhabilitado de por vida en los Estados Unidos. Las sospechas, sus métodos, sus contactos, sus tratos con campeones como Moser, Chiapucci, Rominger o Armstrong, los procesos abiertos contra él (de los que ha salido indemne) y su concepción del dopaje como algo legal, siempre que no rebase los límites de la propia legalidad (las ya famosas declaraciones a L'Équipe), siguen estando presentes al lado de la frontera más oscura del ciclismo.

Las investigaciones del fiscal Roberti continúan. Con dos casos posiblemente históricos abiertos, y uno por rescatarse, el de la Operación Puerto, cuyo juicio comienza el próximo 28 de enero, las vacaciones ciclistas se presentan más movidas que nunca, con suspensiones, ceses, imputados y todo un baile de corredores, equipos e incluso instituciones que deberán responder ante esta sucesión de revelaciones. El sistema antidopaje, con sus virtudes y defectos, funciona. Sólo hace falta que, por el futuro de este deporte, se haga justicia.