La inexperiencia agarra el favoritismo

Europa tiene un sabor distinto al que pueblan las canchas de la LNFS. Cada metro de parqué inspira emoción en cada pase, brillo en cada regate y responsabilidad en cada marcaje. No es sencillo estar entre los cuatro mejores del fútbol sala continental, más si se trata del debut, por lo que el conjunto de Marc Carmona afronta con auténtica concentración esta Final Four en Lérida, un título distintivo entre vitrinas que significaría el sexto entorchado español en 10 años tras los tres conseguidos por Inter y los dos de Playas de Castellón.

La inexperiencia agarra el favoritismo
La inexperiencia agarra el favoritismo

Dicen que las primeras veces siempre son especiales, que marcan la guía que nos referencian en el camino. El éxito o el fracaso nunca van de la mano en las bisoñas ilusiones que la mente confecciona, pero existen excepciones donde la inexperiencia vence a la seguridad de la veteranía. FC Barcelona Alusport ansía evitar el poco crédito que poseen los debutantes para confirmar la supremacía europea.

“Es el objetivo, pero no ganarla no significaría un fracaso”, admite Paco Sedano, portero culé, en las declaraciones previas a la gran cita. Cierto es que se trata de una excelente clasificación en la primera participación, sin embargo, la superioridad plasmada en las anteriores rondas y el puño de hierro con el que ha comandado la clasificación de Primera División hasta hace unas jornadas dan muestra de lo contrario. Marc Carmona sí que entendería como “una decepción” no llegar a la final. Son un equipo compacto en casi la totalidad de las facetas del juego, no cometen fisuras en los momentos claves y la experiencia de su plantilla les confiere control de la situación bajo presión. Sería imposible destacar una virtud en un bosque de genialidad, por lo que el fuerte del grupo radica en el esfuerzo colectivo.

Las conjeturas y las previsiones no ganan partidos, pero las cifras sí que apoyan la vitola de favorito de los blaugranas. Cinco victorias y un empate en los seis partidos anteriores corroboran el dominio catalán de manera holgada en esta edición del torneo, del que no se atisba síntomas de sufrimiento: 39 goles a favor por 4 en contra. Por si fuera poco, el calor de la afición en el Barris Nord de Lérida complementa otro motivo acumulable para extender la ilusión.

Cabezas de cartel azarosos

Los rivales, temibles, simbolizan las tres potencias europeas (tras España): Italia, Portugal y Rusia. El Dínamo de Moscú, único participante de esta Final Four que ya levantó el trofeo (2007), cuenta en sus filas con un reciente conocido de la afición española: Cirilo, integrante de la selección rusa que encogió los corazones hispanos en la final de la pasada Eurocopa de Croacia. El pívot destacó el “juego de equipo” de los suyos como principal punto fuerte en los prolegómenos del encuentro que les enfrentará al Marca Futsal (viernes, 18:30 h) de Jonas Pinto, ‘pichichi’ del torneo con ocho tantos. Los italianos son un conjunto joven, pero tremendamente exitoso; tanto que, tras sólo cuatro años en la máxima división italiana ya ha conseguido dos Suppercopas de Italia, una Coppa de Italia y una Liga.

En la otra semifinal, el rival azulgrana será el Sporting de Portugal (viernes, 21 h), quien espera una avalancha lusa en la localidad catalana y que, a través de su entrenador, Orlando Duarte, ha manifestado el deseo de sus jugadores de “darlo todo” para clasificarse. Los portugueses son, además, la escuadra más laureada de su país con 9 ligas, 4 Supertaças de Portugal y 3 Taças de Portugal. Todo un desafío de entidad para las aspiraciones culés.

Tres ‘ases’ experimentados

Para apuntalar y fijar la Uefa Futsal Cup, Jordi Torras y Javi Rodríguez se erigen como principales estiletes al frente del pelotón de batalla. El capitán desea seguir magnificando su ‘mito’ con su tercera Uefa Futsal tras las conseguidas con Playas de Castellón en 2002 y 2003 y, si es posible, adquirir el título de máximo goleador del torneo puesto que es el artillero más eficiente de su equipo con siete tantos. Al igual que Javi, Torras también conquistó este torneo con Interviú en 2009 y desea repetir triunfo con Barça ya que, como él mismo ha afirmado, siempre ha sido “catalán y culé”. Un tercer campeón de Europa completa este trío en la plantilla catalana, Gabriel conquistó junto a Torras su segunda Uefa Futsal Cup después de conseguirla, por primera vez, en 2006.

Pierre Corneilledijo aquello de “sin riesgo en la lucha, no hay gloria en la victoria”, un mensaje más que elocuente de lo que puede acontecer en la pista del pabellón Barris Nord. Un paso en falso dolería como una estacada tras la ilusión acumulada en los días previos. Comienza la Final Four con cuatro corazones latiendo fútbol sala por cada ventrículo. Europa lanza su corona al aire.