El FC Barcelona Alusport, campeón de Europa tras vencer al Dínamo Moscú

Dínamo Moscú 1-3 FC Barcelona Alusport /// El Barça ha entrado de lleno en la historia del fútbol sala europeo al conquistar, en su primera participación, la UEFA Futsal Cup, después de vencer al conjunto moscovita del Dínamo en un apasionante partido en el que los blaugranas fueron guiados hasta la victoria por un Barris Nord abarrotado. Paco Sedano, en la puerta, y los goles de Wilde, Ari y Jordi Torras hicieron posible el sueño de Javi Rodríguez de levantar la Copa de Europa con la elástica del FC Barcelona.

El FC Barcelona Alusport, campeón de Europa tras vencer al Dínamo Moscú
La sección de fútbol sala sigue ampliando el romance del FC Barcelona con la Copa de Europa.
Dinamo
1 3
Barcelona
Dinamo: Popov, Romulo ,Tatú, Vinicius y Fernandinho. También jugaron Shayakhmetov, Rakhimov, Nando, Pula, Cirilo y Badretdinov.
Barcelona: Paco Sedano, Torras, Lin, Saad y Wilde. También jugaron Ari, Gabriel, Javi Rodríguez, Sergio Lozano e Igor.
MARCADOR: 1-0, min. 1, Wilde; 2-0, min. 24, Lin; 2-1, min. 38, Rakhimov; 3-1, min. 39, Jordi Torras.
ÁRBITRO: Gabor Kovacs y Bogdan Soresc. Mostraron tarjeta amarilla a Vinicius, Cirilo y Nando (Dínamo de Moscú) y a Ari (FC Barcelona Alusport).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la final de la Final Four de Lérida de la UEFA Futsal Cup 2012 disputado el domingo 29 de abril de 2012 en el Pabellón Barris Nord.

Fútbol, balonmano, hockey, baloncesto y, desde el 29 de abril de 2012, fútbol sala. Con la victoria de la sección de pequeña del Palau, en el FC Barcelona todas sus secciones ya han sido campeonas de Europa. El camino ha sido largo y sufrido durante más de dos décadas, pero ha llegado la hora de que el futsal sea el protagonista de los aficionados culés. Es la sección de moda y, desde hoy, la campeona de Europa. Con esta victoria, además, el fútbol sala español recupera el trono europeo a nivel de clubs, tras dos años sin conquistar la máxima competición europea.

Con el Barris Nord abarrotado, comandados por los incansables Dracs, el FC Barcelona Alusport se vio espoleado por su público desde el pitido inicial del partido. A pesar de que el primer disparo fue obra de Tatú, el Barça impuso su ley desde los primeros compases de juego y rápidamente se puso en ventaja en el marcador, gracias al fuerte diparo del brasileño Wilde. Fue el inicio del encuentro y el inicio del dominio barcelonista, que en los primeros compases de la final, protagonizó todas las jugadas de ataque. Lin, Saad, Lozano y Gabriel pudieron ampliar la renta pero todas sus ocasiones fueron detenidos por Popov.

Fue a los 7 miinutos cuando una volea de Tatú, que paró un enorme Paco Sedano, enseñó el camino de la portería española al conjunto de Tino Pérez. Poco a poco, los moscovitas fueron encerrando al Barça Alusport y manejando a su antojo el ritmo de juego. Con los de Marc Carmona sin posesión de balón, el Dínamo fue acumulando ocasiones de gol. Cirilo, Tatú y Romulo fueron los atacantes más peligrosos para la meta de Sedano, excelente durante todo el encuentro, que se empleaba a fondo en varias ocasiones para evitar e empate.

El Barça Alusport se sacudió el empuje ruso durante dos minutos, en los que tuvo varios ataques rápidos que pudieron poner más tierra de por medio, pero ni Wilde, Lozano, Saad, ni Igor, en una triple ocasión, fueron capaces de batir a Popov, que se mostró muy seguro durante los 40 minutos.

La segunda parte comenzó con una clara ocasión para el Dínamo Moscú. A los pocos segundos del arranque, Vinicius en el segundo palo, lanzó la pelota fuera tras un buen pase de Fernandinho. Lin y Wilde repsondieron inmediatamente y, a los 4 minutos del segundo período, llegó una de los momentos claves del encuentro. Tatú no pudo batir a Paco Sedano en el uno contra uno y el mostoleño salió del área conduciendo la pelota, se la dio a Wilde, que se recorió media cancha y se la dejó a Lin, que con el interior de su pie derecho batía la meta rusa y hacía el 2-0.

A partir de ahí fue cuando el Barça Alusport se encontró más cómodo en la cancha y el Dínamo, a su vez, más nervioso y con más prisas en su juego. Los de Tino Pérez eran incapaces de crear ocasiones y de penetrar a la férrea defensa barcelonista. Ari, Saad, Gabriel, Sergio Lozano y Wilde pudieron sentenciar el duelo pero estuvieron faltos de acierto de cara al gol.

A falta de 6 minutos para el final, con los dos equipos cargados con las 5 faltas, Tatú se enfundó la elástica de portero y el Dínamo comenzó a jugar de cinco en sus ataques. En la primera ocasión, Saad pudo hacer el tercero pero desde su disparo desde 30 metros se fue fuera por poco. En la sigueinte jugada, fue Wilde el que pudo hacerlo en un lanzamiento de falta sin barrera desde el borde del área, que el portero ruso despejó con el hombro.

Tras no cerrar el partido en una nueva ocasión de Wilde y Ari, el Dínamo recortó diferencias gracias a un gol de Rakhimov, que finiquitó una buena jugada de su equipo en el ataque en superioridad. Fueron solamente 60 segundos, pero fueron los de más nerviosimo en el pabellón. Inmediatamente después, en la jugada posterior al gol, Cirilo tuvo una doble ocasión para hacer el empate. Su primer disparo se estrelló en el poste y en el segundo, tiró la pelota por encima del larguero ante un Paco Sedano ya batido.

El Barça Alusport no merecía ese final y momentos después, un balón peleado hasta la extenuación por Ari terminó en Jordi Torras, que sin oposición hacía el 3-1 definitivo. El último minuto y medio fue una fiesta blaugrana, con más de 6.000 personas entregadas a la causa. El sonido dela bocina, los cánticos, la fiesta y Javi Rodríguez levantando la copa de campeón de Europa al cielo de Lleida fue el epílogo de una noche que pasará a la historia del FC Barcelona y del fútbol sala nacional.