Caja Segovia descoloca a Azkar Lugo

El equipo de David Madrid remontó un 2-0 adverso a domicilio y consiguió su segunda victoria de la temporada de forma sufrida. Los lucenses dominaron en los primeros 20 minutos, pero acabaron abatidos por la intensidad segoviana.

Caja Segovia descoloca a Azkar Lugo
Caja Segovia consigue la segunda victoria de la temporada (foto: topsala.es).
Azkar Lugo FS
3 5
Caja Segovia
Azkar Lugo FS: Óscar; Aranburu, Iago Rodríguez, Jandri y Bruninho –quinteto inicial-, Diego Núñez, Jhony, Cospe, Antonio Diz y Álex Diz.
Caja Segovia: Jesús Herrero; Fabián, Borja, Sergio y David –quinteto inicial-, Murga, Palomeque, Bibi, Antoñito, Víctor y José Carlos.
MARCADOR: 1-0, min.3, Jandri; 2-0, min.7, Diego Núñez; 2-1, min.20, Sergio; 2-2, min.22, Antoñito; 2-3, min.27, José Carlos; 2-4, min.37, Borja; 3-4, min.38, Jandri; 3-5, min.39, Palomeque.
ÁRBITRO: Del Pozo García y Munez Carpintero. Mostraron tarjeta amarilla a Jandri, Sergio y Murga.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la quinta jornada de la Liga Nacional de Fútbol Sala celebrado en el Pabellón Municipal de Lugo.

La desesperación abanderaba irremediablemente la intención de ambos conjuntos. Tanto Azkar Lugo como Caja Segovia habían sumado un paupérrimo botín en función de las expectativas que sobre ellos se depositaba al principio de temporada, más por parte segoviana que lucense (tres puntos de 12 posibles). Quizá, habituados a una regeneración mística de los visitantes temporada tras temporada, sorprendía con más evidencia la situación de los de David Madrid.

Las sensaciones no tardarían en mejorar para los locales, quienes aprovechaban los errores de la zaga oponente para imponer su superioridad. En primer lugar fue un robo y, más tarde, un error del guardameta Jesús Herrero –muy nervioso en los primeros compases-, lo que permitiría a los siete minutos que los gallegos se adelantaran por dos veces (Jandri y Diego). Estos dos goles convertían a los segovianos en la quinta peor defensa de la Primera División en esos momentos (16 goles encajados), una explicación a los resultados que han cosechado.

La superioridad lucense continuaba tanto en la línea defensiva como en la de ataque, similar a la diferencia existente en la lucha entre el león y su presa arrinconada. Apenas ligeros destellos individuales de los visitantes pusieron en entredicho la portería de Óscar. Nada llamaba a la desbandada de la afición hasta que, a falta de 15 segundos para la conclusión de la primera parte, Sergio silenciaba el Municipal de Lugo merced a un taconazo que superó suavemente a la zaga azulona. Un gol que hería más por la forma en la que arribó (defensa muy estática que permitió el desmarque del pívot) que por su propio significado.

La reanudación sed asemejaba al guión previsto en el primer acto, mayor intensidad de los locales y asfixia en el contrincante. Sin embargo, raramente las apariencias coinciden con la realidad. Antoñito se encargó de descender a temperatura gélida el ánimo de la grada cuando, en su cita particular con Jesús Herrero, superó al arquero sutilmente. Empate y desesperación en el rostro de Diego Ríos.

Con los brazos bajados, los roles presenciales quedaron intercambiados con mayor intensidad conforme el paso del tiempo eliminaba la estrategia gallega y potenciaba la confianza castellana. Apenas unos minutos después, José Carlos consumaría la remontada de los suyos con un gol, cuanto menos, dudoso por la poca presencia de ángulos disponibles para juzgarlo. El pívot regatea a Jesús Herrero y dispara a la portería, que queda descolocada por el defensa local. El tanto subió y la desesperación apareció.

Unos minutos de duda descompusieron el ánimo del pabellón, aún más cuando Borja ejecutaba el cuarto tanto en el marcador. Era el momento de jugar ‘de cinco’. Diego Ríos lo aprovechó. Jandri logaría el tercer tanto de los azulones para instalar, de nuevo, la esperanza a falta de más de dos minutos. Breve esperanza. Palomeque no faltó a su cita con el gol (ha marcado en todas las jornadas) y sentenció el encuentro definitivamente.

De esta forma, Caja Segovia consigue su segunda victoria de la temporada en cinco jornadas, mientras que los gallegos cosechan números ligeramente inferiores: cuatro derrotas en esos cinco fines de semana. Unos respiran, otros se asfixian.