Respeto al patrón

Nadal, enredado con el revés, supera a un deferente Granollers por 6-1 y 6-4 y se cita en octavos de Indian Wells con Dolgopolov.

Respeto al patrón
Granollers felicita a Nadal por su victoria en tercera ronda de Indian Wells.

Mientras la ‘Kiss Cam’ localiza en las gradas a posibles parejas que regalen besos a las cámaras, un hombre combate con lo que parece inevitable. Es Marcel Granollers, el número 26 del mundo, el mismo que atisba en Rafael Nadal un desafío perdido. Cada intercambio es una magulladura. Cada carrera, un martirio. Para el catalán, que aún no se había medido con el balear salvo en los entrenamientos de la Copa Davis, al igual que para el resto de la Armada española, cada partido con Nadal es un choque bidimensional. Primero está el rival, que ahoga con cada golpe pesado. Luego está el mito, que culmina el trabajo. Así, anestesiado por el respeto, Granollers termina cediendo por 6-1 y 6-4 en una hora y 27 minutos de encuentro y abre las puertas a Nadal hacia los octavos de final de Indian Wells, el primer Masters 1000 de la temporada.

Y es que Granollers no apretó los dientes hasta que se vio contra las cuerdas (6-1 y 2-0). Llegó a esta situación sin oponer resistencia, dulcificando su mejor arma, el servicio, hasta el punto de concederlo en tres ocasiones a las primeras de cambio. Aunque todo cambió cuando se vio 15-40 en el cuarto juego del segundo set. Las dudas de Nadal, sobre todo con el revés cruzado, equilibraron las sensaciones. Pero la ventaja era amplia. Siguió dominando desde el fondo de la pista y decidió con el ‘drive’ y el saque en los momentos de tensión (neutralizó dos bolas de ruptura), allí donde Novak Djokovic ha dejado con sus siete victorias en tantas finales una herida abierta.

Ahora, rearmado tras un mes de trabajo intensivo en Manacor, donde culminó la adaptación a la remozada raqueta (3 gramos más pesada), Nadal afronta la cuarta ronda ante Alexandr Dolgopolov, que se deshizo con apuros (6-4, 5-7 y 6-4) de Marcos Baghdatis después de cometer hasta 62 errores no forzados. El ucraniano, tan capaz de enlazar puntos inverosímiles como de dispararse al pie, es un jugador que te roba el ritmo a las primeras de cambio. Que ataca con todo sin pedir permiso.

OTROS RESULTADOS.

Tercera ronda.

Denis Istomin (UZB) a David Ferrer (ESP/N.5), 6-4 y 6-3.

Jo-Wilfried-Tsonga (FRA/N.6) a Radek Stepanek (RCH/N.28), 6-7(2), 6-3 y 6-2.

Juan Martín del Potro (ARG/N.9) a Fernando Verdasco (ESP/N.19), 6-2 y 7-6(6).