Golpe de efecto de Adrián "El Terrible" en la World Cup de Madrid

Golpe de efecto de Adrián "El Terrible" en la World Cup de Madrid
Adrian Nacimiento durante un combate. Foto de Jesús Asensio www.arajudo.com

No sólo la garra y el coraje del joven veinteañero Adrián Nacimiento ponían al revés en poco más de un minuto un marcador peligroso que comprometía la victoria del judoka del Judo Club Sotillo en la World Cup de Madrid, también las ganas y ambición respaldadas por esfuerzo y trabajo que dan las horas de entreno se conjugan en este judoka buen conocedor de las posibilidades de futuro que le brindará este oro en una prueba del circuito internacional sénior, aunque sean inciertas en el judo español con su planificación sin forma y apuestas de pretérito perdidas para recabar records absurdos de participación olímpicos.

Hacerse acreedor de este oro le acarrea a Adrián Nacimiento un sitio por derecho legítimo en el panorama nacional dentro de la categoría de -81 Kg. y despeja dudas sobre el relevo español que existe y a veces como en la jornada de ayer con este oro de Adrián, el de Javier Ramírez y el bronce de Ares Herrero dan golpes en la mesa de basta aquí estoy yo.

Los allí congregados vibraban con unos momentos de emoción y nerviosismo durante la final de Adrián ante el campeón italiano Marco Marconcini y su vasta experiencia en torneos internacionales, el de Talavera luchaba contra los elementos y hacía valer su calidad pese a sus 22 años, así lo contaba a VAVEL.com “estoy contentísimo con esta medalla y el judo que he podido hacer durante la prueba, este oro me sabe a gloria. La final fue un combate durísimo, Marconcini salió tan disparado y efectivo que de repente me vi con un marcador en contra y aterrador, di todo lo tenía en esos segundos, escuchaba las instrucciones del seleccionador José Tomás Toro, las que oía de mi entrenador Carlos Sotillo y de mi hermano Héctor porque saben cómo es mi judo, así que arriesgué el todo por el todo y me salió. Estoy muy feliz y dedico todo esto a mi hermano y a mis padres, María del Carmen y Juan Pedro que han sufrido tanto como yo y me apoyan en todo momento”

Muy buen nivel se vio ayer con los casi cerca de 150 judokas, y un camino duro hasta la final tuvo que sortear Adrián batiendo al francés Julian Kermanec,  el campeón italiano Massimiliano Carollo y al ruso Ivan Nifontov acreedor de oro en europeos y mundiales lo narraba el protagonista “Cometí algún que otro error al principio pero me encontraba muy bien de forma y gradualmente fui de menos a más, con el ruso Nifontov fue un combate clave y muy difícil con mucha igualdad, llegó a marcarme pero le dupliqué en el marcador y pasé a la final”.

En cuanto al futuro el judoka no sabe pronunciar las pruebas en las que participará aunque tiene claro cómo serán sus días “voy a seguir con esta línea trazada de de entrenar duro y trabajar para cuando me lleguen las oportunidades rendir y aprovecharlas al máximo, y no quiero irme sin decir que estoy muy contento por mis compañeros que también han logrado medallas y puestos muy meritorios, ayer los jóvenes dimos un golpe de efecto para que se sepa que estamos ahí” finalizaba el judoka de Talavera.