España vuelve a sufrir para vencer a Australia en el Carpena (81-75)

España venció por 81-75 a Australia en el sexto partido de preparación de la selección española de cara a los Juegos Olímpicos de Londres. Pau Gasol (16 puntos), Calderón (16 puntos) y Llull (14), fueron los mejores en España. Sergio Rodríguez fue la nota negativa al retirarse en el segundo cuarto con dolores en una rodilla.

España vuelve a sufrir para vencer a Australia en el Carpena (81-75)
Ibaka coge un rebote durante el encuentro

España ha conseguido no sin sufrimiento una nueva victoria ante la selección de Australia en el Martín Carpena de Málaga por 81-75. Los australianos volvieron a ser esa selección que puso en problemas a los de Scariolo en Granada merced a su actitud defensiva, la intensidad y el orden con que jugaban, sin arriesgar demasiadas pelotas.  La mayor calidad de los jugadores españoles fue clave ante un rival que le pondrá las cosas muy difíciles a España en la liguilla de los Juegos.  Sergio Rodríguez, que se lesionó en el segundo cuarto, fue la nota negativa del partido.

Los primeros ataque españoles iban dirigidos claramente a localizar a Pau Gasol, que sin embargo solo podía anotar desde los tiros libres dada la gran defensa interior australiana. Esta circunstancia la aprovechó Calderón para encestar la primera canasta en juego para España desde el triple (5-2). Sin embargo, el NBA Patrick Mills hizo reaccionar a su equipo con 7 puntos consecutivos para darle la vuelta al electrónico (7-11 min 4).

Otro triple de un conocido de la ACB, Joe Ingles, acertó con otro triple para poner la máxima hasta ese momento (9-14). Pero en ese momento llegó una de las jugadas del partido. Rudy (Fernández) recibía el balón con la posesión agotándose, y tirando a una mano conseguía un triple cuando su equipo más lo necesitaba.  Aun así, la defensa española dejaba bastante que desear, lo que permitía a los ’Boomers’ seguir por delante al final del primer cuarto (18-19).

El segundo acto comenzó con el tiro exterior australiano más errático, pero las segundas oportunidades concedidas en el rebote ofensivo le permitía al conjunto australiano seguir por delante después de 4 puntos consecutivos de un Andersen  que cometía su tercera falta personal y tenía que retirarse del partido (20-23 min 12).

Sergio entra y se lesiona

España no conseguía ponerse por delante por lo que Scariolo decidió dar entrada a Sergio Rodríguez para intentar que revolucionar el partido y que el equipo corriese más. Y consiguió lo que pretendía. En dos jugadas consecutivas, el ‘chacho’ sirvió dos balones a Pau que se convirtieron en canasta, una de ellas con tiro libre adicional incluido.

Pero un golpe en la rodilla obligó a Sergio a marcharse a los vestuarios con mala cara en los siguientes instantes. El mayor de los Gasol seguía gustándose y elevaba su cuenta personal hasta los 9 puntos con dos minutos por jugar antes del descanso (31-28).  La constancia y el orden australiano tenían su premio, y a pesar del arreón final de Ibaka, llegaban al descanso un solo punto por debajo en el marcador (34-33).

Andersen, prácticamente inédito en el segundo cuarto por las faltas, abrió el marcador con un tiro de cinco metros para poco después cometer la cuarta falta personal e irse de nuevo al banquillo. Pero los visitantes no se vinieron abajo y con un triple de Barlow, volvían a irse levemente en el marcador (35-39 min 23). Pero ahí estaba José Calderón. El de Villanueva de la Serena anotó cinco puntos consecutivos para rebajar la diferencia (40-41).

Una asistencia de Rudy sin mirar a Pau con posterior mate del catalán, y un alley oop de Calderón a Rudy le daban la vuelta al partido y levantaban a todo el Carpena. Por primera vez en el partido, España corría y se gustaba a sí misma, y obligaba a Australia a pedir tiempo muerto. Una canasta desde el lateral del Navarro le otorgaba a España una de sus rentas más importantes de todo el encuentro (51-46 min 28).

El partido entró en una fase de intercambio de golpes. Un triple desde la esquina de Worthington era contestado por una canasta desde la pintura del hermano pequeño de los Reyes. Así,  la diferencia oscilaba entre uno y cinco puntos hasta que Ingles, con un 2+1, le daba la vuelta al marcador (53-54 min 29). Se premiaba así la constancia de los ‘Boomers’ pero un triple de San Emeterio le devolvía la ventaja a España al final del tercer cuarto (56-55).

Llull lanza a España

Felipe Reyes y Llull, con una canasta de dos y un triple, lanzaban a España que se despegaba nada más comenzar el cuarto (61-55). Otro triple del menorquín aumentaba la diferencia hasta los siete puntos, y parecía que la calidad local junto con el cansancio visitante estaba determinando el partido. Australia intentaba acercarse en el marcador, pero si no era Pau con un 2+1, era Llull robando un balón.  Dos tiros libres de Claver después de una más que dudosa falta de Newley establecían en el marcador la máxima para España a falta de cinco minutos (71-62).

En ese momento apareció de nuevo Calderón. El de Villanueva de la Serena encestó cinco puntos consecutivos, con un triple a tabla incluido, para llegar a los 16 puntos en su haber y elevar la diferencia hasta los 13 puntos (76-63). Sin embargo, los australianos no se daban por vencidos, y dos triples de Barlow y Mills y dos tiros libres de Anderson le devolvían la emoción al final del partido (78-71 min 39).

Los últimos dos minutos que sirvieron para poco más que para deleitar al público, permitieron ver un mate de Ibaka, que acabó con 10 puntos y nueve rebotes. Al final, España 81-75 Australia, en otro partido difícil para los de Scariolo. Gasol, con 16 puntos, Calderón, con 16, y Llull con 14, fueron los mejores en España.