En las alturas con su bandera española

En las alturas con su bandera española
En las alturas con su bandera española

Menudas 24 horas tan rocambolescos ha vivido el país tras conocer el pasado jueves la noticia de que el gran Rafa Nadal renunciaba a ir a los JJOO, y lo peor aún, que renunciaba a portar la bandera española en la ceremonia de inauguración de los olimpiadas el viernes que viene en Londres, ya que había sido elegido para ello. Sin duda, un jarro de agua fría porque era la mejor persona que podía ostentar ese privilegio por todo lo que hay detrás en torno a la figura del de Manacor. Y además, después de todo lo que había hecho el COE por elegirle, y por saltarse llamémosle así algunas normas por nombrar a Rafa.

Aún así, hay reconocer la humanidad y honestidad que mostró el tenista que aunque le dolió con todo el alma, obedeció a la cabeza y no al corazón, y vio que no estaba en condiciones de ir a la cita olímpica tras probarse en un entreno con su tío Toni Nadal ese mismo jueves 19 de julio. Con ello, se generó un clima de incertidumbre en la población española que a apenas una semana de los juegos, se había quedado sin su abanderado. Por tanto, todas las miras quedaban puestas en los regatistas Iker Martínez y Xabi Fernández, que se habían quedado a las puertas de llevar la bandera junto a Nadal. Pero se podía pensar, ¿eran segundo plato los regatistas ahora?...Aunque al final se truncó esta elección, porque ambos declinaron el pasado viernes ser los abanderados.

Así que, el COE  se reunió ese viernes 20 de julio a las 12:00 horas para nombrar a una persona que desfilará justo una semana después con la bandera de España en la capital británica, y en esas, había que buscar una figura deportiva que supusiera algo para el país (lo mismo que Nadal), que reuniera todos los valores positivos que tiene el deporte español, esos de los que tantos españoles se sienten orgullosos y que en determinados momentos hace olvidar la cruda realidad de la crisis económica en la que se sumergen los ciudadanos. De modo que, los miembros del Comité Olímpico Español, miraron al cielo y por allí vieron la eterna figura del chico de Sant Boi que atesora un curriculum muy significativo, y que además concuerda a la mil maravillas con esos valores que tanto gustan a la sociedad: humildad, sacrificio, compromiso, honestidad, trabajo, etc.

Además de ello, es un guiño perfecto para Nadal porque Pau Gasol es un gran amigo del mallorquín. Gasol suele ir a ver su amigo a los grandes torneos de la ATP, como hizo hace poco en la final de Roland Garros que ganó a Djokovic. Con ello, el nuevo abanderado es un acierto de altura, nunca mejor dicho, para portar la bandera española en estos juegos olímpicos. ‘ET’ Gasol, como le llamaba Andrés Montes, cuenta con un laureado palmarés en el que figuran la plata olímpica de Pekín 2008, el Mundial de 2006, los títulos de campeón de Europa (2009 y 2011), así como las platas europeas en 2003 y 2007 y el bronce continental de 2001. Además de haber sido el primer español en ganar un anillo de campeón de la NBA con Los Ángeles Lakers, algo que ha conseguido en dos ocasiones. Con lo que, con palmarés cuenta Pau. Todo lo que queda, es que no se lesione, se tocará madera, y que no se pasen más sobresaltos de aquí al camino a Londres. De modo que, enhorabuena Gasol y a sentirse orgulloso del nuevo abanderado.