Feliciano López cae ante un Tsonga intratable

El toledano ha dicho adiós a su aventura en los individuales tras perder por 7-6(5) y 6-4 ante el francés. Ahora espera lograr una medalla en el dobles masculino junto con David Ferrer.

Jugar bien no siempre lleva a buenos resultados. La frustración de Feliciano López hoy tras su partido ante Jo-Wilfried Tsonga es entendible bajo esta premisa. Si los 'cañoneros', los jugadores con potentes y precisos saques y derechas, son siempre incómodos en hierba se vuelven prácticamente intratables. El tenista francés únicamente se ha dejado tratar al resto; con su servicio se ha mostrado sólido y no ha permitido al toledano gozar de oportunidad de quiebre alguna. Si una esperanza para el combinado español en Londres era verle cansado tras disputar ayer el partido de tenis más largo de la historia olímpica ante Milos Raonic, ésta se desvaneció al comprobar de primera mano como Tsonga se movía hoy por la pista con frescura y fluidez, mostrando una vez más que su físico es envidiable.

Todas estas circunstancias llevaron a un partido que ganó el tenista de Le Mans por 7-6(5) y 6-4 en una hora y nueve minutos. En el primer set ambos jugadores sacaron adelante todos sus servicios, llegando al "tie break" sin ninguna rotura. Bien es cierto que la manera de ganar sus juegos no fue la misma: mientras Tsonga ganó todos sus puntos con el primer servicio y con el segundo solo cedió dos puntos en todo el set, Feliciano se mostró algo más débil en ambas facetas y tuvo que salvar dos bolas de rotura. Esta diferencia se plasmó en la muerte súbita, cayendo del lado de Tsonga por 7-5 gracias a un buen "passing shot", golpe que también utilizó con éxito en la segunda manga cuando Feliciano apretaba en la red. En el segundo set el partido se abrió más, viéndose más errores no forzados y una efectividad en el servicio elevada pero algo menor que en los primeros compases del encuentro. Cuando todo apuntaba que sería difícil evitar otro tie break, Feliciano afrontó una bola de rotura en el séptimo juego que contestó con una desafortunada doble falta, dando así la ventaja necesaria al tenista galo para poder llevarse el partido.

Tsonga se mostró intratable con su servicio: solo perdió dos bolas (un 6%) con su primer servicio y cinco (un 26%) con su segundo en todo el partido.

"Hoy fue mejor y más rápido que ayer, estoy contento de haber ganado y ahora tengo que jugar dobles y mañana otra vez en singles (...) Me siento bien, me recuperé bien del partido de ayer y espero esta noche dormir bien", comentó un Tsonga que deberá jugar en su próximo partido de cuartos de final contra el serbio Novak Djokovic, que derrotó hoy experto en hierba y veterano Lleyton Hewitt. "Va a ser un partido duro, pero como los de todos los días, quiero ganar, quiero hacerlo por mi país", apostilló el galo.

"Él ha jugado muy bien, sobre todo en el tie-break, con un muy buen passing. El segundo set fue culpa mía, podría haberlo llevado también a tie-break, pero él jugó muy bien a pesar de que venía de jugar un largo partido", apuntó tras el partido Feliciano, alegando también algo de cansancio debido a las dos pruebas olímpicas en las que está participando.

Tras la buena participación de Feliciano en el individual masculino, eliminando al ruso Dmitry Tursunov y a Juan Mónaco, décimo tenista en ránking ATP, ahora el toledano espera conseguir una medalla junto con David Ferrer en el dobles masculino. Hoy les tocaba jornada de descanso; será mañana cuando jueguen contra Marin Cilic e Ivan Dodig. Una victoria contra los croatas les acercarían a las medallas, incluso pudiendo perder un partido de los dos que les restarían.