Estados Unidos sufre para vencer a Lituania (94-99)

Parece que a los norteamericanos todavía les dura las resaca de su gesta ante Nigeria. Siguen invictos, pero esta vez la victoria ha sido sufrida frente a una Lituania que siempre se encarga de poner en aprietos a USA. Tanto es así, que el encuentro se ha decidido en los últimos minutos gracias a un Lebron James que ha sido el encargado de echarse el equipo a las espaldas. En el equipo lituano, Kleiza y Pocius han sido los encargados de mantener a su selección a pie del cañón durante todo el encuentro.

Estados Unidos sufre para vencer a Lituania (94-99)
Estados Unidos sufre para vencer a Lituania

Con parte de la resaca del partido anterior en el que Estados Unidos batió todos los récords, esta vez los americanos se presentaban ante Lituania, un rival que se presentaba, a priori, más duro y que finalmente así ha sido. Los lituanos siempre se encargan de poner en apuros a los norteamericanos, y esta vez no ha sido menos. El partido se ha decidido en los últimos cinco minutos, gracias a Lebron James que ha sido el encargado de evitar lo que hubiera sido el primer campanazo en estos Juegos Olímpicos. 

Primera parte igualada

El encuentro ha comenzado imprimiendo mucha velocidad en los primeros minutos. Los lituanos se servían de buenas circulaciones de balón, bloqueos y continuaciones para ir sumando y no dejarle tan fácil a USA llevar la voz cantante. Pero, por su parte, Estados Unidos ya empezaba a ir a lo suyo y abría la primera brecha en el electrónico (4-12). Aún así, la intensidad defensiva de los lituanos crecía por momentos, y de esta manera conseguían que los americanos no efectuasen con demasiada comodidad sus ataques; Lituania se aprovechaba de esto para reducir la distancia en el marcador (18-20). 

Se sucedía un intercambio de canastas en el que por suerte para los lituanos, Estados Unidos no estaba tan acertado desde el tiro exterior – a excepción de Carmelo Anthony (2/3 en triples) - como lo estuvo ante Nigeria.

En el segundo periodo, USA ya comenzaba a subir el porcentaje de tiro, sobre todo con Durant y Anthony en pista. Volvía a producirse, entonces, otra brecha a favor de Estados Unidos en el electrónico (27-39 min.13).

Pero Lituania seguía manteniéndose, reducía la diferencia y con su actitud defensiva conseguía que no solo Estados Unidos no despegase del todo, sino que Lituania se acercara cada vez más (42-47). El juego en equipo de los de Kestutis Kemzura era el factor determinante para ir a tan solo a cinco puntos (50-55) a falta de un minuto para finalizar la primera parte. Con Jasikevicius, como director de orquesta, Kleiza y Pocius se encargaban de rematar la faena y no cesar en seguir sumando para acabar la primera parte a cuatro puntos (51-55) frente al equipo que hace apenas dos días batió todos los récords.  

Estados Unidos a punto de llevarse un susto

En la segunda mitad, Lituania conseguía ponerse por delante con cinco puntos consecutivos (56-55). Pero Estados Unidos, que se empezaba a ver con el agua al cuello, comenzaba a correr y anotaba ocho puntos seguidos que le daban un nuevo respiro. Aún así, la defensa americana todavía dejaba mucho que desear y parecía que los yankees seguían descansando tras la gesta contra Nigeria, algo que no le venía nada mal a los lituanos. 

De nuevo, un mate de Jankunas volvía a poner el marcador a tablas a menos de tres minutos para acabar el tercer cuarto (67-67). Estados Unidos empezaba a acusar la presión tanto desde la línea de tiros libres -ya que no conseguía maquillar el escaso porcentaje de la primera parte (15/25 hasta el momento)- como desde la de 6,75. 

En el último periodo, a pesar de que los norteamericanos salieran con más fuerza, Lituania no se venía abajo y seguía con ganas de dar el campanazo en estos Juegos Olímpicos.

Kleiza y Pocius seguían llevando la voz cantante del equipo lituano, y a pesar de que USA se alejara en el electrónico, éstos se encargaban de volver a hacer que su equipo recortara las distancias. Así, con un nuevo triple de Kleiza, Lituania conseguía volver a ponerse por delante (82-80).

De nuevo, llegaba el intercambio de canastas a falta de cinco minutos para finalizar el encuentro. La intensidad defensiva de los lituanos volvía a crecer, siendo conscientes de que era el momento del todo por el todo. Pero los nervios pesaban más, y mientras que Lituania empezaba a perder balones, Lebron James se echaba el equipo a las espaldas anotando siete de los últimos diez puntos. De esta manera, poco le quedaba hacer al equipo lituano que, a pesar de intentarlo hasta el final, los puntos de James han sido vitales para evitar que el susto de Estados Unidos se terminara convirtiendo en una pesadilla.