La defensa da a España la victoria ante Francia

La selección española de baloncesto luchará por las medallas de los Juegos Olímpicos de Londres después de vencer a Francia por 59-66 en un mal partido aunque sí emocionante, de ambas selecciones. Los de Scariolo se llevaron el encuentro gracias a una gran defensa en el último cuarto, en la que recibieron solamente seis puntos. La imagen del partido quedó dañada por las antideportivas de Turiaf y, sobre todo, la de Batum, que pudo ser descalificante.

La defensa da a España la victoria ante Francia
Marc Gasol celebra una canasta en el último minuto
Francia
59 66
España

El partido llegaba sobrecalentado tanto por la prensa francesa –‘Le Figaro’ acusaba a España de “violar la carta olímpica” al, supuestamente, dejarse perder contra Brasil- como por el rumor de que Francia habría querido recurrir al COI el partido, por, en principio, la misma razón. Además, en la preparación Rudy había tenido sus más y sus menos con Gelabale, lo mismo que Ibaka con Pietrus.

 España hacía una piña justo antes de empezar, conjurándose para ganar el partido. Y un error de Turiaf, que taponó sin querer un triple de Navarro que no entraba, le dio la primera ventaja a los de Scariolo. Pero Diaw contestaba en el otro lado para igualar el partido. Las defensas se imponían, y ambos entrenadores parecían entender que el partido se ganaba atrás. Francia se ponía por delante con dos tiros libres convertidos por Batum, pero Gasol empataba el partido forzandso además la segunda falta de Turiaf, que abandonaba el campo.

La defensa española, que había empezado mejor, empezaba a ser la de partidos anteriores, y Diaw, con un triple y una asistencia, lanzaba a Francia a su máxima en el marcador (12-7 min 5). La defensa que Vincent Collet había planteado sobre los hermanos Gasol ponía en problemas a España, que abusaba demasiado del triple y anotaba casi solamente desde el tiro libre. Y aunque Parker encadenaba dos ataques anotados, Pau recibía por primera vez en el poste y conseguía la canasta, y con una penetración reducía la diferencia hasta los tres puntos (18-15 min 9). Diaw y Parker, los mejores de Francia se gustaban para poner la máxima en el marcador (22-15), pero España no se amilanó y cerró el cuarto con un espectacular alley oop de Sergio Rodríguez a Rudy.

El espectáculo de Diaw no cesó, y llegaba a la decena de puntos tras una canasta en la cara de Ibaka. Los ‘bleus’ estaban demostrando que defendiendo con intensidad ganarían el partido, al contrario que España, que permitía tirar a los franceses desde el triple y desde dentro de la zona, circunstancia que aprovechaba Francia para poner el 29-21 en el marcador. Y, aunque Rudy tiraba de casta para reducir diferencias, la defensa española seguía brillando por su ausencia, y Scariolo pedía por primera vez tiempo muerto (32-25).

Sin embargo, la vuelta del tiempo muerto no cambió las cosas, y Pietrus encestaba su segundo triple en poco más de un minuto (35-28). España se atascaba en ataque, sobre todo en estático, y sus puntos venían mayoritariamente de los tiros libres y del contraataque. Sin embargo, eso le permitió llegar al descanso muy cerca en el marcador ya que a los galos también les costaba cada vez más anotar. Así, las dos selecciones se iban a los vestuarios con un 37-34 favorable a Francia.

España aprieta en defensa

La selección española pasó mucho tiempo en el vestuario, y la actitud defensiva que presentaron al principio del tercer cuarto fue totalmente diferente. Así tras más de tres minutos jugados el marcador reflejaba la máxima del partido para España, 37-41. Una canasta imposible de Batum, tirando sin mirar, espoleó a una Francia que volvió a subir muchos niveles en defensa y empataba el partido a 43. Sin embargo, los galos tenían grandes problemas con las faltas y aún quedaba más de un cuarto por jugarse.

Y en ese momento en el que el partido parecía atascado aparecieron dos genios. Primero Navarro con un  triple para adelantar a España. Después Parker entraba a canasta para forzar la falta y conseguir la canasta. Diaw, que anotaba su tercer triple, se iba al banco poco después con tres faltas. España, aunque a tirones, se acercaba al equipo de Collet, y conseguía terminar el cuarto sólo dos puntos por debajo en el marcador (53-51).

El partido, bronco durante los tres primeros envites, no iba a cambiar en el último. Francia se movía mejor en esas escasas anotaciones y con una gran canasta de Batum se alejaba algo en el marcador (57-54). En ese momento el combinado español apretó las tuercas en defensa y, dejando a Francia durante tres posesiones sin anotar, volvió a voltear el marcador con un mate de Llull (57-58 min 35).

La defensa da a España la victoria

En ese marcador se quedó clavado el partido durante  más de tres minutos. Francia no podía franquear la zona impuesta por Scariolo, y España sólo era capaz de agotar sus posesiones tirando desde el triple. el parcial en el cuarto hasta ese momento, que era de 4-7 con dos minutos por jugar, lo rompía Rudy con dos tiros libres para poner el 57-60.

Y en el siguiente ataque, el 5 de España volvía aparecer para poner un tapón providencial a Tony Parker y recuperar la posesión. Los de Scariolo estaban eufóricos y Marc, debajo del tablero, casi sentenciaba el partido con 45 segundos por jugar (57-62).

Después de que Diaw fallase un triple clave, Turiaf  y sobre todo Batum emborronaron un partido que, aunque no brillante, si había sido bonito, con faltas antideportivas sobre Rudy y Navarro respectivamente. Al final, y con el carrusel de los tiros libres, España se llevó el partido por 59-66, y se cita con Rusia en semifinales demostrando una gran mejoría en la faceta defensiva.

 

Francia 59-66 España

Francia: 59 (22+15+16+6)

Seraphin (2), Batum (9), Causeur, Diawara, Traore (2), Parker (15), Bokolo, Pietrus (10), De Colo (2), Diaw (15), Turiaf y Gelabale (4).

España: 66 (17+17+17+15)

Pau Gasol (10), Fernández (9), Rodríguez, Navarro (12), Calderón (5), Reyes (2), Claver, San Emeterio (2), Llull (8), Marc Gasol (14), Ibaka (4) y Sada.

Árbitros: Cristiano Maranho (POR), William Kennedy (USA) y Christos Christodoulou (GRE). Expulsaron a Turiaf (FRA).