Robert Griffin III debuta con victoria en los Redskins

Un insípido partido entre Buffalo Bills y Washington Redskins sirvió para abrir la primera semana de pretemporada en la NFL pero también que el joven quarterback Robert Griffin III debutara como jugador profesional, aunque solo llegara a disputar el primer cuarto de juego. RGIII tan solo completó cuatro pases pero lo hizo para 70 yardas y un touchdown. Un paupérrimo 6-7 final, con tan solo un touchdown y dos field goals en todo el partido, deja fiel reflejo de lo que fue el encuentro que vieron los no muchos fans que se acercaron al Orchard Park de Buffalo.

Robert Griffin III debuta con victoria en los Redskins
RGIII inició como titular y disputó el primer cuarto con unos números decentes, completando un touchdown.
Bills
6
7
Redskins
RGIII inició como titular y disputó el primer cuarto con unos números decentes, completando un touchdown.

BUFFALO - Las ganas de football llegaron a su fin, al menos en parte. Aunque todavía no tenemos el primer plato servido en la mesa, el aficionado al fútbol americano dispone ya de un aperitivo con el que saciar parte de su hambre, tras meses sin catar bocado a una pelota oval.

Después del partido del hall of fame de la pasada semana, la pretemporada comenzaba la primera de sus cuatro semanas. Serían Buffalo Bills y Washington Redskins los más madrugadores de todos y se verían las caras en un Orchard Park que se quedó lejos de gozar de un buen aspecto en las gradas. Así, ante pocos aficionados bills pero con muchos ojos puesto en él, se produciría el debut de uno de los novatos más esperados de esta temporada, Robert Griffin III, elegido con el pick 3 del pasado draft por los Redskins.

Con el mundo del football expectante y, a la vez, con apenas semanas entrenando con los Redskins, el flamante quarterback rookie procedente de Baylor no dejó grandes momentos y pronto dejaría paso a Grossman en el emparrillado. A favor de RGIII juega el hecho de que es muy pronto y la pretemporada no sirve más que para probar, no es momento de hacer valoraciones. Eso ya le llegará dentro de unas cuantas semanas, cuando se enfrente a los partidos en los que las victorias cuentan pero las derrotas pesan.

De momento, sus primeros drives al frente de la ofensiva redskin fueron bien bloqueados por la defensa de los Bills, que veía como el novato entregaba muchas veces la bola a sus corredores sin mayores problemas para ellos. El juego terrestre de los capitolinos no funcionaba y, tras algún buen pase de RGIII, acabó de descubrirse su desconcierto general concediendo un fumble muy cercano a la zona de anotación que, sorprendentemente, Fitzpatrick no supo guiar hasta el touchdown. Conformándose con tres puntos transformados por Lindell, Buffalo rompía la igualada inicial.

Poco tardaría Garçon, quizá el más activo en Washington, en responder con un touchdown innecesariamente acrobático que parecía reflejar la trascendencia que tenía el partido, que no era mucha. Durante el resto de la primera mitad siguieron las pruebas y poca acción directa hubo entre los dos equipos. Robert Griffin III se retiró del campo completando un debut más que decente aunque no brillante, acabando su actuación con 4 completos de 6 intentos para 70 yardas y un touchdown, y Grossman le sustituyó sin hacer, ni muchos menos, mejor papel que él. También disfrutaría Kirk Cousins de un amargo debut antes del intermedio. El rookie, elegido en cuarta ronda del pasado draft y procedente de Michigan State, fue interceptado torpemente a poco de la conclusión del segundo cuarto en la que era su primera jugada vistiendo los colores de Washington.

Ryan Fitzpatrick, en el otro bando del amistoso, tiró de veteranía como quien realiza una tarea rutinaria y se quitó de encima los problemas, con mayor o menor suerte, hasta que entró Thigpen para darle un descanso. La indiferencia y dejadez hasta el descanso llegaría hasta el punto de que Lindell fallara un sencillo field goal para Buffalo. La poca energía de las gradas se contagiaba en el césped, se notaba demasiado que era la primera semana de juego.

No empezó con mejores sensaciones el tercer cuarto, que se inició con otro mal debut en Buffalo. Vince Young se estrenaba como quarterback después de su fichaje como agente libre y lo hacía con un sack. El ex titan finalizó su primer drive sin poder ganar una sola yarda. Kirk Cousins seguía lanzando para los Redskins sin que sus números mejoraran, y los intercambios de punts entre ambos equipos se sucedieron sin que nadie diera un golpe sobre la mesa.

Vince Young tardó mucho en sentirse cómodo sobre el terreno de juego y acumuló incompletos hasta que, al fin, animó el partido con alguna aventura en forma de scrambling de 21 yardas. Fue a la conclusión de esa jugada, ya inmersos en el último cuarto, cuando se produciría la primera anotación de la segunda mitad. Tras lograr llegar hasta la yarda 20 de territorio capitolino, Young, entre fallos y penalizaciones, no pudo arreglárselas para convertir el touchdown. Rian Lindell volvió a salir al campo después de su error anterior para redimirse y anotar tres puntos que podrían servir darle algo de vida al último tramo de un insulso partido de pretemporada.

Con una mínima ventaja de 7-6, Kirk Cousins se desmelenó e intentó resolver por la vía rápida, sin dejar respirar a la defensa del equipo local. Tras un ataque rápido en el que el novato parecía imparable, haberse cruzado el campo en apenas dos pases le resultó estéril a Cousins, que perdería la posesión sin llegar a acercarse incluso a zona de field goal y acabaría el partido con unos paupérrimos números de 9  pases completos de 22 intentados para apenas 74 yardas (sólo 4 más de las que consiguió RGIII con 4 pases) y una intercepción. Young, por su parte, disfrutó igual e íntegramente de los últimos dos cuartos y se quedó en 5 completos de 12 intentos, sin intercepciones pero tampoco anotaciones, con drives tan insulsos como el resto del partido.

Entre más imprecisiones transcurriría el soporífero último cuarto, en el que ambos equipos hicieron evidente que su margen de mejora todavía es amplio. Al final, el 7-6 favorable a Washington se mantendría en el marcador tras vanos intentos de Bills de parar a un Kirk Cousins que, a pesar de todo, logró aguantar el ovalado hasta hacer morir el encuentro Dentro de un mes, otro gallo cantará y los fallos empezarán a ser irreversibles. No valdrán infructíferas horas de pruebas como las de hoy. Ese aperitivo que es la pretemporada tiene que llenar más de lo demostrado esta noche en el Orchard Park.