Los focos se apagaron en Foxborough

Los focos se apagaron en Foxborough

New England fue incapaz de encontrarse con su eficaz juego aéreo

Patriots
7 6
Saints

FOXBOROUGH - Poco o nada queda por destacar en un encuentro que solamente tuvo un cuarto y medio de acción real entre los dos equipos, favoritos para coronarse a final de temporada en New Orleans, en un Foxborough que vibró pese al pobre espectáculo ofrecido por sus protagonistas.

Los Patriots se alzaron con la victoria final gracias a una solitaria anotación de Britt Davis, dejando los dos goles de campo de los Saints en insuficientes de cara al marcador final. Los cartones se situaron 6-7 y nadie los poner en actividad de nuevo.
 
New England fue incapaz de mover el balón con la eficacia reconocida. Su juego aéreo pasó desapercibido, con el propio Tom Brady sobre el campo. El quarterback solamente completó cuatro de siete intentonas para avanzar 30 yardas en las dos series ofensivas que participó. En dos de ellas, buscó al veterano receptor Brandon Lloyd, en espera de poder mostrar al gran público las sensaciones que han dejado en los entrenamientos, pero no pudo conectar ningún pase largo.
 
No fueron mejores las actuaciones de Brian Hoyer o Ryan Mallet. Si bien es cierto que, la única anotación del encuentro llegó con un pase de Hoyer al receptor Britt Davis de tres yardas, el juego desplegado por el segundo mariscal de New England se mostró impreciso, falto de rodaje y muy desacertado de cara a la elección. Poco atrevido en pases largos, los que llegaron acabaron en tierra de nadie, Hoyer no supo moverse ni encontrarse con sus receptores.
 
Por su parte, Ryan Mallet, llamado a ser el futuro de la franquicia, se fue del juego viéndose demasiado verde para cargar la ofensiva de los Patriots. Interceptado, perdido y bloqueado, el egresado de Arkansas no dio luces para tener algo en lo que creer a corto plazo. Su brazo, potente, no encontraba recepción a sus balones, caídos en desgracia o bloqueados en primera intentona.
 
A destacar de New England pudo ser el juego por tierra. La marcha de Green-Ellis tocó la fibra de la ofensiva Patriota, yéndose uno de los seguros a nivel terrestre más importantes de la liga. La presión caía sobre los hombros de Ridley y Vereen, que no defraudaron en sus actuaciones. Seguridad, elecciones de carrera y velocidad, fueron los componentes del juego de ambos corredores. Ridley se espera inicie como titular en septiembre.
 
No fue más destacable la línea ofensiva. Un par de errores rompieron el ritmo del juego, tal vez aupados por el pobre hacer de los oficiales sustitutos. Brady recibió un duro golpe por el lado ciego tras intentar llevar más allá su última jugada. Nate Solder se vio superado por Will Smith, que sackeo al estelar mariscal provocando un balón suelto que finalizaría con el primer gol de campo del partido.
 
La ofensiva de los Saints no dejó mucho para la galería. Drew Brees apenas vio acción en dos series, de apenas seis jugadas en total. Completó uno de sus cuatro intentos y pudo avanzar solamente cuatro yardas.
 
Destacable también es la lesión del linebacker de los Patriots, Dane Fletcher, que se perderá lo que resta de 2012 y posiblemente la postemporada, en caso de que New England llegase a ella.
 
La siguiente jornada veremos a New Orleans ante los Jaguars, mientras que los Patriots se verán las caras con los Eagles de Philadelphia.