A los Redskins no les hace falta Griffin III para arrasar a Tampa Bay

En el estreno de Billy Cundiff como kicker de los Washington Redskins, el equipo capitolino consiguió un abultado resultado contra Tampa Bay Buccaneers en el último partido de preseason. Cundiff, cortado por los Ravens esta misma semana y fichado por Washington a las pocas horas, tuvo un buen comienzo, con tres field goals entre palos de cuatro intentos. Robert Griffin IIi y dejó a un Cousins que no estuvo mal ante el pobre combinado buccaneer.

A los Redskins no les hace falta Griffin III para arrasar a Tampa Bay
Kirk Cousins lanzó 222 yardas aunque no dio ningún pase de touchdown.
Redskins
30
3
Buccaneers
Kirk Cousins lanzó 222 yardas aunque no dio ningún pase de touchdown.

LANDOVER, Maryland - Los Washington Redskins acabaron arrollando a los Tampa Bay Buccaneers en el que fue el último partido de pretemporada para ambos equipos.

30-3 fue el distanciado marcador final de un partido que, pese a la buena victoria de Redskins haga pensar lo contrario, no disputó la estrella en ciernes Robert Griffin III.

En cambio, quien sí se vistió de redskin y lo hizo por primera vez fue el kicker Billy Cundiff.

Después de ser cortado por los Ravens hace un par de días, tras dejar una amarga huella en forma de field goal fallado en el último suspiro en la pasada final de conferencia ante New England Patriots y que acabó con las posibilidades de Super Bowl de los de Baltimore, el pateador fue acogido por los Redskins apenas unas horas después.

Y pasados un par de días más, debutaría con la casaca capitolina. Nada mal lo hizo el kicker crucificado en Ravens, culminando una aceptable actuación de tres field goals anotados de cuatro intentados –falló el más lejano, desde 43 yardas-.

Cousins no es una mala alternativa a Griffin III

Quien tampoco lo hizo mal fue el sustituto del, como decíamos, ausente Griffin III. Los Redskins reservaron a su quarterback titular, que ha generado la expectación necesaria para que todo el mundo espere a verlo en acción en temporada regular, y dieron minutos al suplente. Kirk Cousins aprovechó su tiempo, sabía que era la última vez que dispondría de tanto tiempo sobre el emparrillado y no se puso nervioso en exceso.

El quarterback, también rookie y ex Michigan State, lanzó para 222 yardas y completó 15 pases de 27 intentos. Su único error grave fue una intercepción. Ninguno de sus pases fue para touchdown, pero aun así el rookie dio una buena impresión, aunque bien es cierto que fue ante unos Tampa Bay desalmados, sin nada por lo que luchar. Obvio, por otra parte, era pretemporada y todos aguardan a la semana que viene para desenfundar sus armas. Sea como fuere, la sensación que dio Cousins fue la de ser un suplente fiable en caso de que el mediático RGIII tenga problemas durante la temporada.

Todo esto ocurrió en un partido en el que el ya mencionado Billy Cundiff comenzó con ganas de impresionar y se exhibió con tres field goals en su primera media hora en los Washington Redskins. En el primer cuarto, el kicker pateó entre palos sus dos oportunidades y, a falta de touchdowns, hicieron buena la ventaja no dejando pasar a una ofensiva paupérrima en Tampa Bay. Los Buccaneers, de la mano del quarterback Brett Ratliff, solo alcanzaron a avanzar 38 yardas al descanso. Cuanto menos, para hacérselo mirar de cara a la próxima semana, aunque no jugasen los titulares.

Los Buccaneers apenas pasearon su sombra por el FedEx Field

El primer touchdown del partido llegó en el segundo cuarto gracias a un acarreo de una yarda por parte de Evan Royster. El corredor de los Redskins tampoco tuvo una mala noche y completó 44 yardas en 10 carreras. No se le quería quedar atrás Roy Helu, que abrió las anotaciones de la segunda mitad con un touchdown mediante buena carrera de 15 yardas.

Hasta entonces, 23-0 para los Redskins en su FedEx Field, que disfrutaba antes de que empiece la guerra, cuando se encuentren con la prueba de fuego que supone enfrentarse a los New Orleans Saints de Brees en la primera jornada, el próximo día 9 de septiembre.

Tampa Bay Buccaneers solo pudieron anotar con un field goal de Forbath en el tercer cuarto, tiempo en que acabó con un nuevo touchdown de Helu que acabaría de dibujar el 30-3 final. Los Buccaneers se marchan de pretemporada sin buenas sensaciones, con un balance equitativo de 2-2, pero con la noticia positiva de que, al menos, esto ha sido pretemporada. Queda una intensa –aunque corta, como siempre en la NFL- temporada por delante.