NFL Quarterback Ranking: American Football Conference

Por algo son los jugadores más decisivos del football, cada vez más. Por algo en sus manos se esconde el timón que hace que un equipo se encarame hasta la gloria o se hunda en la intrascendencia. Solo unos pocos hombres consiguen llegar, y aún menos son los que alcanzan el triunfo. Estamos ante una generación excepcional de quarterbacks en la época en la que sus pases se convierten en cimientos de la victoria.

NFL Quarterback Ranking: American Football Conference
Tom Brady y Roethlisberger copan los dos primeros lugares del ranking de Vavel.

Ya ha llegado la hora, comienza la NFL y en VAVEL la seguiremos de principio a fin. Para empezar, damos nuestro particular kickoff con nuestro ranking de todos los quarterbacks titulares de la liga. 

Por algo son los jugadores más decisivos del football, cada vez más. Por algo en sus manos se esconde el timón que hace que un equipo se encarame hasta la gloria o se hunda en la intrascendencia. Solo unos pocos hombres consiguen llegar, y aún menos son los que alcanzan el triunfo. Estamos ante una generación excepcional de quarterbacks en la época en la que sus pases se convierten en cimientos de la victoria. 
 
En las siguientes líneas, analizamos los quarterbacks que iniciarán la temporada como titulares en los equipos de la American Football Conference. Una intensa regular season aguarda. Después, sólo quedarán los mejores. Entretanto, los novatos intentarán destacar y, como todos los años, surgirá alguna sorpresa de entre la nada que romperá todas las quinielas. Aquí tienen la nuestra:
 
 
 
 
 
 
Tom Brady
 
13 años en la élite, 5 viajes al Super Bowl, con tres victorias y dos Super Bowl MVP. Considerado uno de los mejores quarterbacks de todos los tiempos, cerró la pasada campaña con un viaje a un Super Bowl que de nuevo, tuvo en frente a la que está siendo su bestia negra en los últimos años: Eli Manning y sus New York Giants. Despidió 2011 sin ser su mejor año, aunque rompiendo el récord de yardas en una temporada junto a Drew Brees y Matt Stafford, con 5,235 y 39 touchdowns para un rating de 105.6.
 
Poco o  nada tiene que demostrar el quarterback de New England en los años que le queden, pero, por derecho propio, está considerado el mejor en su puesto de la Conferencia Americana. 
 
Espera cerrar su carrera con broche de oro, un viaje al menos, a un nuevo Super Bowl cerrando con su cuarto anillo y su tercer Super Bowl MVP ¿Es el año? sin duda, Brady está en su recta final, donde quizás las estadísticas comenzarán a inflarse para encarar sus últimos años en la élite del football.
 
Tom Brady sigue indiscutido en un puesto que no abandonó salvo el año de su lesión. 
 
             
 
Ben Roethlisberger
 
Tres viajes al Super Bowl con dos anillos en su poder. Big Ben no destaca por ser un quarterback que brille en lo indidivual, pues sus estadísticas año a año suelen estar lejos de quienes marcan la élite en el football. Pero si por algo puede destacar el egresado de Miami (Ohio) es por ser, quizás, el quarterback más difícil de llevar al suelo en toda la NFL.
 
Big Ben finaliza cada temporada con más golpes de lo que puede finalizar un mariscal cualquiera en la liga, por ello las lesiones comienzan a tomar protagonismo en su carrera, que ya entra en su novena campaña en la NFL. Seguridad con y sin balón, es algo por lo que destaca el grande de Lima (Ohio). Por ello, Roethlisberger tiene que figurar, siempre, entre los tres primeros de la Conferencia Americana.
 
Disputó su juego de postemporada ante los Broncos lesionado, pese a ello, mantuvo con vida a los Steelers hasta llegar al OT. Big Ben es un portento físico con un toque de talento que le mantiene como uno de los mejores mariscales de la NFL.             
 
                       
 
Joe Flacco
 
Quizás muchos argumenten la solidez defensiva de la que hacen gala los Ravens, que les aupa anualmente a su conocido viaje a postemporada. Algo por lo cual, tenemos un Joe Flacco quizás demasiado infravalorado para lo que realmente consigue con la franquicia de Baltimore. 
 
Lejos de números de élite, Joe pasa por ser un mariscal que cruza grandes actuaciones con partidos demasiado grises para un jugador que debe ser el líder de una ofensiva que no produce lo esperado por aire, si por tierra. Se le pide más a un Flacco que a sus 27 añoss no acaba de dar el paso definitivo, pero los viajes de los Ravens a postemporada, han sido también gracias al aporte del egresado de Delaware.
 
Llegar al juego por la Conferencia sube a Flacco al tercer puesto, dar ese solicitado paso adelante, podría hacerle subir, uno más.                       
 
                                 
 
Matt Schaub
 
Este año debe ser. Si las lesiones, y su OL, respetan a Matt, Houston debería alcanzar cotas más altas de las conseguidas la pasada campaña. La urgencia comienza a tomar la ciudad espacial, pues, por lesiones o simple mala suerte, los Texans no consiguen cruzar una línea imaginaria que parece estar marcada a fuego en ellos.
 
Si Schaub se mantiene sano toda la temporada, Houston será un contender por el título de Conferencia, nadie duda de ello. Por eso mismo, Matt se sitúa en el cuarto puesto de los mejores quarterbacks de la AFC.
 
Muchas dudas, Matt; Peyton, Peyton; Matt. Al final, aunque finalizando lesionado, su papel en Houston el pasado año le deja por encima del ex Colt.                                 
 
                                          
 
Peyton Manning
 
No es su falta de clase, ha demostrado que al 70% sigue siendo mejor que muchos en la liga, pero un año inactivo y la realidad de su aguante de cara a los golpes que sea capaz de recibir, dejan a Peyton en el quinto lugar de la AFC. Las expectativas con los Broncos este año son muy elevadas, la llegada de Manning deja el tope muy alto para la franquicia de Colorado para 2012. Muchos millones para él, por éxitos a corto plazo.
 
Todo en manos de un Peyton que obviamente, no volverá a ser lo que fue, pero puede dar un leve destello que servirá para estar entre los mejores, al menos, una temporada más.
 
Peyton se queda en el quinto puesto tras un año sin jugar y un regreso rodeado de muchos interrogantes.                                          
 
                                                    
 
Philip Rivers
 
¿Última oportunidad para Rivers? oficialmente los Chargers han entrado en retroceso. Lejos están de ser aquel equipo que atemorizaba cinco años atrás. Hoy son un reflejo de lo que fueron, con un entrenador perdido sin mucho respeto profesional de sus jugadores. Rivers lo paga.
 
Su talento es algo innato, pero por A o por B, no acabó de explotar todas sus cualidades en la liga. Aun tiene tiempo, si pensamos que Manning está en su segunda juventud, o eso nos han querido decir ¿Por qué Rivers no puede sorprender? es difícil, pero la responsabilidad de los Chargers recae sobre un jugador con mucho talento pero al cual pocos esperan.
 
Año a año Philip va cayendo en los rankings, este no pasa por ser diferente.                                                    
 
 
Andy Dalton
 
Exagerado o no, Dalton aupó a sus Bengals a postemporada en su campaña como novato. Hoy por hoy, se sitúa por derecho propio como un quarterback fiable, con una campaña a sus espaldas.
 
Alejado de las estadísticas, Dalton mostró fiabilidad y sangre fría, sumado a un buen entendimiento de la ofensiva de Cincinnati. Confianza de sus compañeros en un quarterback llamado a traer alegrías a la ciudad de Ohio en un futuro no muy lejano. Su pasada temporada lo sitúa en este séptimo puesto, 2012 debe ser el año en el cual se afianza como el mariscal que los Bengals han buscado con él.
 
 
Jake Locker
 
Debe ser su año. Entró poco a poco y sin presión en 2011, pero esta temporada se espera que Locker de el do de pecho para los Titans y se afiance como el quarterback de la franquicia, un quarterback que se asiente en la titularidad y vuelva a traer éxitos a Tennessee tras unos malos años vagando por el desierto.
 
El equipo le acompaña y el es Huskie ha demostrado que no le falta nada para poder ser un hombre importante en la liga.
 
 
Mark Sánchez
 
La caída de los Jets recae sobre un Sánchez que no tuvo su mejor año en 2011, tras sus dos grandiosas primeras temporadas, aupando a los Jets a la final por el campeonato de la AFC. Se esperaba que 2011, fuese el año del Super Bowl, ello no dejó menos que una caída muy dura en la Gang Green.
 
Los problemas internos del equipo tocaron a un Sánchez que debe dar respuesta a todo lo generado sobre él en temporada baja. La llegada de Tebow, que parecía listo para pelearle el puesto, demostró en la pretemporada que no puede estar más seguro como starter que la pasada campaña. No se augura un buen año para los Jets, y desde los altos mandos del equipo, no se pasará otra temporada igual o peor que 2011. Hagan sus apuestas.
 
 
Matt Cassel
 
Su campaña 2010 sorprendió al mundo. 27 pases de anotación, 3,116 yardas y apenas 7 intercepciones, fueron definitivas para que los Chiefs llegasen a postemporada con él a los mandos de la nave. Pero 2011 le tocó año de lesión. Abrió 9 juegos apenas y los Chiefs entraron en un bucle de caídas y lesiones que les alejó de la postemporada, pese a que dieron guerra hasta el final.
 
2012 se presenta confuso, pero con un Casel sano, se espera que vuelva a dar lo mejor de sí mismo, para al menos, repetir campaña. Si su OL le permite y los acompañamientos le soportan, Cassel podría volver tras la caída y alcanzar un wild card con los Chiefs, y dependiendo de como inicie la campaña, poder aspirar a algo más dentro de la Oeste.
 
 
Ryan Fitzpatrick
 
Debe justificar su sueldo. Llamado a ser regular, debe dejar de ser un quarterback de media campaña y centrarse en que las temporadas duran más de ocho juegos. Reforzada su OL, Ryan deberá dar un golpe de efecto y justificar el dinero que apostaron los Bills por un quarterback que no acaba de rendir.
 
Buffalo afronta la temporada con la obligación de, ya no pelear la división, pero si lograr un puesto en los playoffs. Para ello se han reforzado, para ello firmaron el contrato de Fitzpatrick, pero los años han ido pasando y los Bills siguen sin catar una buena temporada en sus paladares.
 
Uno de los tantos todo o nada que se nos presentan en esta NFL, para 2012, a nivel individual.
 
 
Carson Palmer
 
No parece que le espere un año fácil en la bahía a un quarterback lejos de su mejor forma en Cincinnati. El trade que llevó a Palmer a Oakland fue descrito por Hue Jackson como "El mejor de la historia", obviamente, ni mucho menos fue tal cosa. Palmer no demostró que valga para un puesto que cuenta como aspirante en las líneas a su ex compañero en USC, Matt Leinart.
 
Palmer puede estar ante su última oportunidad de ser starter en la NFL, y lo sabe. Consciente, el quarterback ha entrenado toda la temporada baja sabedor de que aupar a Oakland a una buena temporada, traerá doble premio.
 
 
Blaine Gabbert
 
Cae al último puesto dentro de los quarterbacks con uno o más años en la liga, por el simple hecho de estar en uno de los, a priori, peores equipos de la NFL. Gabbert se enfrenta a su año de fuego con más armas de las que tuvo a su disposición la pasada campaña, tanto por aire como por tierra. Quizás el punto débil de Jacksonville sea el propio quarterback y la seguridad que demuestre con el paso de las semanas respecto a su propio trabajo.
 
 
Andrew Luck
 
Llegado de Stanford liderando el draft, no está en la NFL para ser élite desde el primer día. Luck se convirtió en la primera piedra del nuevo proyecto de los Colts en la era post Peyton Manning. Andrew debe y tiene que convertirse con el pasar de las temporadas en líder absoluto de Indianapolis, tomando como herencia el legado de uno de los mejores quarterbacks de la historia.
 
No está entre los primeros, no por falta de talento, simplemente el no haber jugador aun un juego de temporada regular, es un factor muy determinante. Pese a ello, Luck lidera el "ranking" de los novatos, no solamente en la AFC, si no en toda la NFL de cara a la regular de 2012.
 
 
Ryan Tannehill
 
El nuevo cabeza del nuevo proyecto de los Dolphins, redundante si, pero los Dolphins lo son; se prepara para una temporada muy difícil como líder de un equipo desnortado y desarmado para afrontar un 2012 que no se espera de grandes frutos para la ciudad soleada de Florida sobre el emparrillado de la AFC
 
El talento no le falta al ex Texas A&M, el gran problema al que se enfrenta es la paciencia que se pueda tener con su desempeño, de caer en lo pobre, durante las primeras semanas. Paciencia necesita, sumado al tiempo que se le debe dar a quien se espera como el ansiado líder en un papel que tendrá que representar sin demasiada compañía sobre el emparrillado.
 
 
Brandon Weeden
 
Weeden cierra el ranking de quarterbacks de la Americana, y el de novatos. La cruz le cayó al ex Oklahoma State con su llegada a los Cleveland Browns en una temporada llena de dudas en una franquicia que no sabe lo que realmente quiere o a que aspira cada temporada. Le ganó el puesto a Colt McCoy apenas llegó, para eso le tomaron en el draft. Su papel en la pretemporada, fue mucho peor que la del Longhorn respecto a sus papeles cambiados. La temporada para Weeden es una incógnita sin mucho acompañamiento en su ofensiva, y con un futuro que si bien no se sabe cual es, el fracaso tiñe de negro.
 
Es un gran jugador, pero sus 28 años no le hacen un quarterback sobre el cual empezar de cero un proyecto prácticamente virgen.