NFL Quarterback Ranking: National Football Conference

Por algo son los jugadores más decisivos del football, cada vez más. Por algo en sus manos se esconde el timón que hace que un equipo se encarame hasta la gloria o se hunda en la intrascendencia. Solo unos pocos hombres consiguen llegar, y aún menos son los que alcanzan el triunfo. Estamos ante una generación excepcional de quarterbacks en la época en la que sus pases se convierten en cimientos de la victoria.

NFL Quarterback Ranking: National Football Conference
Drew Brees (izq.) y Aaron Rodgers (der.) son la segunda y primera posición de este ranking VAVEL de la NFC.

Ya ha llegado la hora, comienza la NFL y en VAVEL la seguiremos de principio a fin. Para empezar, damos nuestro particular kickoff con nuestro ranking de todos los quarterbacks titulares de la liga.

Por algo son los jugadores más decisivos del football, cada vez más. Por algo en sus manos se esconde el timón que hace que un equipo se encarame hasta la gloria o se hunda en la intrascendencia. Solo unos pocos hombres consiguen llegar, y aún menos son los que alcanzan el triunfo. Estamos ante una generación excepcional de quarterbacks en la época en la que sus pases se convierten en cimientos de la victoria.

En las siguientes líneas, analizamos los quarterbacks que iniciarán la temporada como titulares en los equipos de la National Football Conference. Una intensa regular season aguarda. Después, sólo quedarán los mejores. Entretanto, los novatos intentarán destacar y, como todos los años, surgirá alguna sorpresa de entre la nada que romperá todas las quinielas. Aquí tienen la nuestra:

1. Aaron Rodgers (Green Bay Packers)

Está en actual Olimpo de los quarterbacks de la NFL y es de los contadísimos jugadores que puede mover a un equipo sin ayuda de nadie más. Aaron Rodgers pertenece a esa casta de jugadores que cambia un partido en cualquier momento y sabe dominar a la perfección su equipo. Consagrado totalmente con el título de hace dos campañas, ha hecho olvidar en muy poco tiempo la figura del mítico Brett Favre en Green Bay, del que fue suplente en sus primeros años hasta que su marcha le dio la alternativa. La temporada pasada, Rodgers se quedó muy cerca de repetir hazaña pero la postemporada quedó como asignatura pendiente para este año. Así pues, su objetivo no puede ser otro que el de llegar al juego por el campeonato. Con su gran juego de pase, decisivo y esencial para el ataque de los Packers, Aaron Rodgers es un líder nato que quiere volver a llamar a las puertas de la gloria.

  

2. Drew Brees (New Orleans Saints)

Año complicado el que afrontará Drew Brees en los Saints. De él y sus capacidades de dominar la ofensiva nadie duda, pero el resto del equipo es un mar de dudas. Después de una offseason marcada y salpicada por la polémica en la franquicia de New Orleans por el escándalo de las primas por violencia a su defensa en temporadas anteriores,  Brees queda con un equipo mermado y confuso. Además, su propia situación personal no fue fácil, ya que a punto estuvo de salir del equipo tras dificultades en alcanzar un acuerdo de renovación de contrato. Finalmente, después de volver a firmar con los Saints un acuerdo por más de 100 millones, el quarterback intentará llevar a playoffs a unos New Orleans Saints que, pese a todo, están obligados a fijarse ese objetivo. El calendario es complicado, pero bajo el liderazgo de Brees todo es posible. Ya lo ha demostrado, está en los escalones más altos de la liga. Los Saints tienen suerte de contar con él un año más.

      

3. Matt Stafford (Detroit Lions)

El quarterback de tercer año ya ha logrado llevar a una franquicia débil como era la de los Lions a playoffs. Junto a Calvin Johnson -a.k.a. Megatron- ha formado una sociedad de élite en la que logra que Detroit ponga sus miras en las cotas más altas de la NFL. Si le respetan las lesiones, Stafford ha demostrado tener entereza para llevar una ofensiva profesional y, si sus más de 5.000 yardas de pase no lo certifican, pocas cosas más lo pueden hacer. Ese inmenso registro, siendo uno de los únicos cuatro quarterbacks en la historia de la NFL que ha logrado rebasar las 5.000 yardas, le ha permitido entrar en un limitado club y alzar su voz bien alto para decir que puede hacer grandes cosas en la NFL. Su objetivo principal ha de ser volver a meter a los Lions en playoffs. A partir de ahí, si se puede rugir con más fuerza, todo será bienvenido por el egresado de Georgia. Aunque quizá le falte algún año de maduración más para hacer realmente grandes cosas.

        

4. Eli Manning (New York Giants)

La eterna cuestión. ¿Y qué más necesita hacer Eli para ser considerado entre los mejores quarterbacks de la liga? Liderazgo le sobra, y en la opinión de un servidor, ha hecho méritos suficientes para que se le tenga en consideración. Más de la que tiene. Eli no hizo un Super Bowl brillante, aunque se llevara el MVP de la final, pero al fin y al cabo la ganó y además por segunda vez. Una más que su hermano, que al contrario que él sí es mito vivo. En los genes lleva escrita la palabra “ganador”. Lo es indiscutiblemente, pero su juego no es lo decisivo que pudiera ser el de otros quarterbacks de la liga como Rodgers o Brady. Tiene un equipo compensado y eso le beneficia, pero Manning debe dar un paso más en sus decisiones con el balón en la mano para convencer a todos de que realmente su nombre debe quedar en la historia de la liga. Dos Super Bowls ya le avalan, con sendas humillaciones a Tom Brady incluidas. Este año defenderá el título, pero será muy complicado revalidarlo. Los de Coughlin no son favoritos pese a ser los actuales campeones. Aunque, ¿quién sabe? La historia de los Giants está marcada de sorpresas y Eli sabe cómo aguar fiestas.

            

5. Alex Smith (San Francisco 49ers)

Pese a haberse plantado en la final de conferencia el pasado año, pocos son los que apuntan a Alex Smith como artífice de ello. Es más, muchos son los detractores que opinan que, con otro quarterback, los 49ers irían mejor. A Smith le falta algo cuando está sobre el campo, aunque mérito tiene mucho el hecho de que se haya hechos un hueco entre los grandes a base de trabajo, después de ser despreciado por su afición durante años. Tal vez su juego no sea el mejor, pero los 49ers están de nuevo en el mapa de la lucha por el título gracias a él. A seguridad pocos le ganaron a pesar de su pobre defensiva. Y fue él quarterback que menos intercepciones lanzó de toda la liga. Él solito se quedó a un paso, a una prórroga, de llegar a Super Bowl. Todo, contra pronóstico. ¿Entonces, y con tanta crítica de por medio, esta temporada qué esperamos? Sus aspiraciones este año pasan por confirmar que lo del año pasado no fue un golpe de suerte. Smith ha de repetir proeza si quiere calar un poco más en el corazón de Candlestick Park y la NFL.

              

6. Cam Newton (Carolina Panthers)

La gran revelación de la pasada campaña en forma de quarterback. En su año de rookie, Newton, egresado de Auburn, fue la definición casi perfecta de “sensación del año”. El Nº1 del Draft 2011 se ha hecho un hueco muy rápidamente entre los mejores y solo la llegada de los posibles astros Luck y Griffin III puede tapar su espectacular inicio de carrera como profesional. Le avala más de 4.000 yardas en su primer año y haber sido el rookie del año. En su contra juegan la debilidad del equipo que le toca comandar, Carolina Panthers, y la ocasional candidez, por otra parte lógica, de su juego. Cam Newton luchará por equilibrar el balance de victorias y derrotas de los Panthers y, con un poco de suerte, alcanzar los playoffs vía wild card. Hacer más dependerá de cómo se desarrolle la temporada para los Saints y los Falcons, rivales divisionales. Posibilidades de asaltar el tren de los playoffs tiene, aunque no haya comprado muchas papeletas. Mejorando su juego de pase para llegar verdaderamente a ser un élite, en unos años será un fijo en postemporada.

                  

7. Tony Romo (Dallas Cowboys)

Se le está pasando el arroz a Tony Romo y con 32 años sigue sin hacer nada excepcional en Dallas pese a que muchos esperan todavía grande cosas de él. En su día undrafted, detacable mérito tiene llegar donde ha llegado, pero este año es punto de inflexión en su carrera. Si las lesiones le dejan trabajar, un quarterback constante en su empeño y con un pase infalible, puede guiar a playoffs a los Cowboys. La pasada campaña, Romo se quedó a las puertas de la postemporada tras un partido a vida o muerte en la última jornada de la regular ante New York Giants, finalmente campeones. Tony Romo tiene una de las últimas oportunidades de llevar al equipo de América hacia una gran final. Talento no le falta, pero los años no pasan en balde para nadie y su ocaso está cerca.

                    

8. Sam Bradford (St.Louis Rams)

Uno de los más ilusionantes y en muy poco tiempo. Desde que aterrizara en St.Louis como primera elección global de 2010, Sam Bradford ha evolucionado considerablemente en su juego y su mentalidad. Pero sin equipo a sus espaldas, él no puede hacerlo todo. Solo dos victorias consiguió Bradford el pasado año, y en St.Louis han de buscar cómo protegerle mejor. Con madurez más bien impropia para un jugador tan joven, Bradford afronta una temporada clave en su carrera. Debe remar más fuerte que nunca para levantar a los Rams de su letargo. Potencial tiene y seriedad también, solo le falta darse un empujón estando más concentrado en sus pases, sobre todo hablando en términos de rapidez. De una pizca de pillería dependerán parte de las opciones de Rams, aunque sobre el papel deberían quedarse lejos de postemporada. No se le puede exigir tampoco eso a Sam Bradford.

                        

9. Michael Vick (Philadelphia Eagles)

Sin estar en un estado físico correcto para aguantar toda la temporada, Michael Vick debe ayudar a los Eagles a alcanzar postemporada, algo que se resistió el pasado año, y después lograr vencer un partido en ello, cosa que no sucede desde 2008. Su problema, como decíamos, es el estado físico en que se pueda encontrar y la falta del liderazgo que le encasilla en el apartado de “eternas promesas”. Su ausencia en determinados partidos le puede restar opciones a Philadelphia. Si no consigue destacar, la credibilidad del proyecto Vick debería acabar en los Eagles.

                          

10. Jay Cutler (Chicago Bears)

Los Chicago Bears estaban causando sensación y parecía que iban directos hacía algo muy grande la pasada temporada… hasta que Jay Cutler se rompió. Hasta ahí, curiosamente hasta ese momento, duró la buena racha de los Bears. Acabaron incluso fuera de postemporada. No fue casualidad. Y es que si a Cutler le respetan las lesiones este año, todo hace indicar que su equipo es claro aspirante a postemporada. Lucharle el título divisional a los Packers de Rodgers es a priori una quimera, pero llevar a Chicago a playoffs gracias una wild card es factible. Es un quarterback de sobradas garantías, si su salud se lo permite.

                              

11. Matt Ryan (Atlanta Falcons)

Ganar un partido de playoffs es el principal reto de un Matt Ryan que lleva demasiados años fallando en postemporada. Regular durante la temporada y eficiente en su juego, Ryan ha de compenetrarse más con sus compañeros de ataque si quiere hacer algo esta temporada. Objetivo innegociable ha de ser alcanzar postemporada, pero es una tarea complicada. Un servidor no apostaría por ello.

                                

12. John Skelton (Arizona Cardinals)

John Skelton afrontará su primera temporada como starter en los Arizona Cardinals. Después de ser seleccionado en la quinta ronda del Draft 2010, Skelton se encuentra ante una gran oportunidad que más le vale aprovechar. En decadencia, los Cardinals han encontrado en Skelton algo de ilusión. Fue gracias a la lesión de Kevin Kolb cuando, a mitad de temporada, se encontró con la titularidad y, de siete partidos jugados, logró la victoria en cinco. La clave es destaparse definitivamente como quarterback decisivo. Ya hizo méritos la temporada pasada, en la que hizo que Arizona acabara 8-8. Este año, el balance positivo debe ser su objetivo y, quién sabe, incluso los playoffs podrían quedar a tiro. Aunque, entre todas esas, primero debe asentarse en la titularidad, que tampoco será tarea fácil.

                                    

13. Christian Ponder (Minnesotta Vikings)

El patito feo de la división NFC Norte, con tres equipazos como son Packers, Lions y Bears por delante, estará dirigido por Christian Ponder. El quarterback tratará de navegar contra viento y marea para luchar por algo esta temporada. Pese a su juventud, Ponder no es un mal líder y su juego de pase es de buen nivel, pero poco se puede hacer con un equipo cogido con alfileres para no caerse. Quizá Matt Kalil sea su particular agua de mayo para esta temporada y su seguridad puede verse altamente aumentada. No es momento todavía de jugar con los mayores, pero sí para preparar silenciosamente las bases para un futuro mejor y foguearse. Veremos cómo se desarrolla su temporada particular. Es un interesante misterio por resolver.

                                      

14. Josh Freeman (Tampa Bay Buccaneers)

No es él un quarterback que tenga la confianza en sí mismo como para llevar a Tampa Bay hacia una temporada grande, aunque esta temporada le hayan confeccionado un equipo a la altura de las circunstancias. Yendo cada vez a menos en sus tres años en competición –el año pasado fue su peor-, el mariscal de los Bucanneers afronta su cuarta temporada en la NFL dirigiendo al, probablemente, equipo más débil de la NFC Sur pese a las novedades. Si las nuevas adquisiciones en la parcela defensiva dan resultado, Freeman podría tener más seguridad a la hora de lanzar, ganando algún partido más. Pero, a la hora de la verdad, sus aspiraciones son las de mejorar el papel hecho la temporada anterior, cuando los Buccaneers acabaron con 4-12. Josh Freeman está agotando sus balas demasiado pronto, y le quedan pocas.

                                          

15. Robert Griffin III (Washington Redskins)

Protagonista estrella del verano, con toda América esperando a ver cómo se desenvuelve en su primer año como profesional y al mismo tiempo comparándolo con el nº1 del Draft Andrew Luck, Robert Griffin III comienza la temporada con la ilusión del novato y sabiendo que tiene una vida por delante. La expectación que ha creado en Washington la llegada del Nº2 del Draft se debe traducir en una primera temporada, al menos, de rápida adaptación. En ello influirá mucho su mentalidad. Una vez en la NFL, el éxito de Griffin III tendrá mucho que ver con si sale más o menos centrado, en la forma en la que asumirá la fama y el tren de vida de los profesionales. Teóricamente, no debe luchar por entrar en playoffs y siquiera se espera que alcance record positivo a final de temporada regular. Su deber este año debe ser, como decíamos, acoplarse lo mejor posible a la guerra de la NFL. El año que viene, probablemente esté bastante más arriba en este ranking.

                                            

16. Russell Wilson (Seattle Seahawks)

Ha sido la gran sorpresa de la preseason en los Seahawks. Russell Wilson ha pillado a todos a contrapié. Al que más, sobra decirlo, a un Matt Flynn que llegaba a Seattle dispuesto a aprovechar la primera gran oportunidad de su carrera como titular -después de pasar años a la lúgubre sombra de Aaron Rodgers-. Al final, Wilson, tercera ronda de este pasado Draft pero desde el principio objetivo claro de la franquicia, se ha hecho con el puesto de starter para la primera jornada. Como le caracteriza, Wilson parece haber sido el más listo de la clase en estas semanas de training camp y pretemporada. Ya en su etapa universitaria la inteligencia era su principal valor: llegó a Wisconsin el año pasado y a las pocas semanas ya era capitán. También en el juego es un quarterback avispado, que se mueve bien en la bolsa y cuenta con buen pase. En su contra puede tornarse la catapulta que le ha lanzado a la primera línea de batalla. Quizá sea demasiado pronto para ser titular en la NFL. Jugar desde el primer minuto ya es un reto para él. Falta resolver la incógnita de cómo funciona durante la temporada.