NFL en español Noticias

Los Jets vuelven a la senda de la victoria tras la prórroga

Los Jets vuelven a la senda de la victoria tras la prórroga

Mark Sánchez consiguió su segunda victoria en un largo partido cuyo desenlace tuvo que esperar hasta bien entrado el overtime. Los Jets perdonaron en varias ocasiones pero Miami Dolphins estuvo más desacertado a la hora de la verdad. Dan Carpenter gozó de la primera bala para matar el choque, pero falló su field goal y los Jets lo aprovecharon para sentenciar en la siguiente posesión.

Dolphins
20 23
Jets

MIAMI- Los New York Jets (2-1) se llevaron en la prórroga un extraño y duro partido en el SunLife Stadium ante los Miami Dolphins (1-2).

Después de su derrota ante los Steelers de la pasada semana, que supuso un paso atrás en el buen inicio del equipo de Rex Ryan, los New Jork Jets han podido vengarse en un partido que no se decidió hasta bien entrada la prórroga.

En un choque plagado de imprecisiones y errores a la hora de entrar a matar, el hispano Mark Sánchez se llevó al gato al agua con unos números de 306 yardas en 21 pases completos de 45 intentos para un touchdown por dos intercepciones.

En el bando contrario, el rookie de Miami Dolphins Ryan Tannehill fue de menos a más en el partido y cuajó una actuación aceptable, haciendo lo que estuvo en su mano para vencer el partido pero pagando la novatada en las yardas finales. El novato acabó con 16 completos de 36 intentonas, para 196 yardas sin anotaciones pero sí con una intercepción.

Los Dolphins comienzan con el control

Inició el partido con un primer cuarto que tan solo contaría con una anotación. En una de sus primeras intervenciones, los Dolphins se plantaron en las inmediaciones del touchdown y fue Daniel Thomas quien, corriendo una yarda, desharía la igualada inicial a favor de los Miami Dolphins.

El segundo cuarto se abrió con Tannehill queriendo ampliar distancias con un buen drive que hizo durar prácticamente la mitad del período. Paciente y con una buena elección de jugadas, el novato nadó para, si bien no morir en la orilla, dejar con más vida a Sánchez para que redujera distancias antes de que llegara el descanso. Así, después de anotar tres puntos mediante gol de campo de 15 yardas, fue el turno de Mark.

Y si pudo avanzar el quarterback hispano hacia una anotación de tres puntos fue porque, en el principio de una larga jugada para recorrer prácticamente todo el campo, Tim Tebow –sí, el mismo- le sacó las castañas del fuego cuando, en la propia 18 y cuarto down, corrió en un fake para conseguir primer down sorpresivamente. Al final de esa jugada, la defensa de Miami consiguió parar a los Jets y los verdes solo pudieron anotar tres puntos. Partido abierto al descanso, control de los locales con 17-10 en el electrónica. Miami debía estar atento si no quería que se le escapara el partido.

New York perdona la vida a los Dolphins

Pero para nada estuvo atento Tannehill cuando comenzó el tercer cuarto. Nada más empezar y bajo presión, intentando sacar el balón desde su propia endzone, al rookie le jugaron una mala pasada los nervios y se equivocó a las primeras de cambio. Su pase fue directo a LaRon Landry que interceptó el balón para los Jets y corrió veinte yardas para llevar el ovoide hacia el 10-10.

No se quedaría ahí el aturdimiento que presentaron los Dolphins tras el descanso. Apenas unos segundos después del error del quarterback local, llegaría otro punto de inflexión. Y es que el partido dio un vuelco en sólo un minuto de tercer cuarto. En la patada de salida, Miami permitió un fumble que recogieron los Jets. El regalo, en la yarda 30, a punto estuvo de costarle un disgusto a Miami. En el último momento y cuando Sánchez buscaba el touchdown, una intercepción de los Dolphins les devolvería el balón. Habían sobrevivido a un inicio lamentable y podían reparar los daños. Tenían esa suerte, el duelo se volvió loco durante sesenta segundos y la suerte se repartió finalmente.

Emoción en la segunda parte

A partir de ahí, los Dolphins se centraron y en ataque fue otra cosa. Cuando consiguieron hilar una buena jugada, los locales entraron hasta la cocina de los Jets. Una gran recepción de Anthony Fasano forzó la cerradura de la casa jet y el running back Jorvorskie Lane, acarreando dos yardas, robó siete puntos más para Miami en la que sería la primera anotación del Lane en su carrera como profesional.

Sucedió que la defensiva de Miami volvió a desconcentrarse y, en un par de jugadas,  Sánchez encontró la llave del avance rápido en un pase hacia Jeremy Kerley para 66 yardas. De nuevo a las puertas del touchdown, los Jets perdonaron y el trabajo quedó en field goal. 17-13 para los Dolphins. Una vez más, los de Joe Philbin podían respirar sin merecerlo del todo. El último cuarto iba a desarrollarse con las espadas en todo lo alto.

Sin embargo, los espadachines entraron en una inofensividad un tanto cobarde. Puede que tuvieran respeto por dar el primer paso, pero lo cierto es que el último cuarto avanzó lleno de indecisiones por parte de ambos conjuntos. Se miraban desde lejos, tenían el ovoide, pero no se tocaban. Así, transcurrieron ocho minutos de juego hasta que alguien rompiese el hielo y diera un golpe casi definitivo.

Serían los Jets mediante Jeremy Kerley quien recibiera un pase de Sánchez para siete yardas y touchdown. Quedaban apenas tres minutos para la reacción dolphin. Gracias a un grave error de Kyle Wilson, cometiendo falta para regalarle un trascendental primer down a Miami, Dan Carpenter pudo empatar a veinte segundos del final y forzar la prórroga en el SunLife Stadium.

Carpenter falla y echa por tierra las ilusiones locales

La moneda le dio la posesión a Mark Sánchez, pero tras un errático drive, el ovoide regresó a los Dolphins, que después de haber esquivado la derrota en varias ocasiones durante el choque, entraron y pudieron matarlo. Tannehill no lo hizo nada mal, pero el balazo de Carpenter no fue mortal y su field goal se fue desviado. Los Jets no se creían que volvían a tener vida. La tenían. A la segunda oportunidad, no perdonarían los Jets en un final dramático.

Nick Folk se dispuso a lanzar, esta vez sí, el gol de campo decisivo en una posición inmejorable. Cuando conectó la patada, vio cómo un hombre defensivo saltaba para taponar el balón. Todo el SunLife Stadium lo celebraba cuando aparecieron los árbitros como villanos. Los árbitros… y el propio Joe Philbin, que se dio un golpe en el pie al pedir tiempo muerto en el último instante antes del lanzamiento. En la reválida, Folk no falló y los Jets se llevaron el partido con intriga.

Los Miami Dolphins quedan tras esta desafortunada derrota con un balance de 1-2 y la próxima semana se desplazarán a Glendale para enfrentarse a los Arizona Cardinals.

Los New York Jets, por su parte, se colocan con un balance a la inversa, de 2-1, y en la semana cuatro recibirán a unos 49ers que cedieron por fin y viajarán al MetLife Stadium para resarcirse de su primera derrota de la temporada.