Oakland sorprende a Big Ben sobre la bocina

Oakland sorprende a Big Ben sobre la bocina

Los Oakland Raiders vencieron a los Pittsburgh Steelers y ambos equipos se colocan con balance de 1-2 en este comienzo de temporada. Los Raiders vencieron con un drive ganador en la última jugada del partido. Sebastian Janikowski dio la victoria a los californianos con un field goal para romper el empate.

Raiders
34 31
Steelers

OAKLAND - Sebastian Janikowski nunca falla y, cuando tiene balón para ganar, suele ser letal. Ayer no fue excepción.

Con un field goal de útlima jugada, el kicker nacido en Polonia rompió la igualada en el marcador desde 43 yardas. La decepción volvió a sentirse en Pittsburgh, para los que el inicio de temporada está resultando demasiado irregular, con dos derrotas por una victoria. De nuevo, las escandalosas estadísticas de Big Ben no pudieron evitar la derrota en el tiempo reglamentario y, con el gol de campo final, los Steelers quedaron sin reacción.

El choque resultó atractivo para los ojos del espectador y su final dramático ayudará a que quede grabado en la memoria de los aficionados. Desde luego, las victorias que se está dejando Pittsburgh en este comienzo pueden dolerles cuando se decida quién continúa la fiesta tras la temporada regular y quién no.

Carson Palmer sorprendió culminando un buen partido y, sobre todo, el gran drive ganador final que dio lugar al field goal de Janikowski. Palmer acabó el partido con 24 pases completos de 34 intentos para 209 yardas y 3 touchdowns por una intercepción.

En el bando perdedor, a Ben Roethlisberger no le sonrió la fortuna después de haberse trabajado un duro y gran partido por aire. Era la exigencia de que todo el juego de Pittsburgh tuviera que llegar por esa vía. Roethlisberger se fue hasta las 384 yardas, con 36 completos de 49 intentos y cuatro pases de touchdown. Ninguna intercepción. Partido casi perfecto individualmente... pero segunda derrota de la temporada.

Emoción hasta el último segundo

En un buen partido marcado por la extraña apariencia del O.co Coliseum, que apareció con el diamante de béisbol de los Oakland Athletics y una molesta combinación de césped y tierra, fueron los Steelers quienes comenzaron dominando. Desde el primer cuarto hubo acción y golpeos por parte de los dos contrincantes. Big Ben tuvo una doble conexión con el tight end Heath Miller y, con dos pases de 4 yardas para touchdown, Pittsburgh se fue al 14-7 al segundo cuarto. 

El segundo período transcurrió en calma y sin anotaciones hasta que, justo después del two minutes warning, Palmer lanzaría hacia Heyward-Bey para poner una igualada que duraría poco. Antes del descanso, a Pittsburgh le dio tiempo de colocarle bien el balón a Suisham para un field goal para el 17-14.

En la reanudación, la igualdad reinó y se llegó al último cuarto con los dos rivales en pie. Se sabía que la victoria se iba a decidir por milímetros, casi con foto finish. Al final, el mayor protagonismo de los locales en el último cuarto -solo anotaron ellos- les llevó a remontar el partido con un touchdown y dos field goals. El último, como comentábamos, con emoción y drama hasta el último segundo tras el drive que Carson Palmer le dio a la afición de Oakland, que venció a todos unos Steelers.