Peyton Manning no aprende a ponerse el despertador y vuelve a caer

Peyton Manning no aprende a ponerse el despertador y vuelve a caer

De nuevo, un mal inicio de partido lastró a unos Denver Broncos de Peyton Manning que suman una nueva derrota, quedándose con balance de 1-2. Los Houston Texans de Matt Schaub aprovecharon los regalos de los locales y, en una gran primera mitad con estéticas anotaciones, los Texans amarraron un partido que a punto estuvieron de dejar remontar en el último cuarto, con el intento desesperado de Manning. Al final, la remontada fue frustrada y los Texans siguen con su pleno de victorias.

Broncos
25 31
Texans

DENVER - Los Denver Broncos (1-2) se merecieron la victoria en el tramo final del encuentro, y probablemente si el partido hubiese durado cinco minutos más hubiesen conseguido una épica remontada. No fue así. Pagaron su aparente ausencia en los tres primeros cuartos y, finalmente, cayeron.

Lo que sucedió fue que Peyton Manning parece llegar a los partidos en el tercer cuarto. Ya le pasó al veterano y mítico quarterback la pasada semana ante los Falcons, pero pese a sus años en el oficio, el mayor de los Manning tropezó dos veces en la misma piedra.

Después de un inicio para olvidar, el quarterback de los Denver Broncos se puso los machos y bajó al campo para, en poco tiempo, rozar el milagro. Manning acabó con 26 completos en 52 intentos para 330 yardas y dos touchdowns, quedándose a las puertas de la victoria. De momento, sus Broncos solo han logrado una esta temporada.

Quienes aprovecharon los regalos de los Denver Broncos fueron los Houston Texans (3-0) de Matt Schaub, que comenzó arrasando, sin apenas oposición, y ello le sirvió de renta durante todo el partido. Schaub guio perfectamente a su equipo en la primera mitad y todos los touchdowns de los Texans llegaron por aire, de su mano. Así, Matt Schaub concluyó con cuatro touchdowns en sus 17 pases completos de 30 intentos para 290 yardas.

Matt Schaub consigue renta suficiente con tres touchdowns, dos de bella factura

La primera mitad la pintaron los Texans completamente de su azul. Houston hizo buenos todos los errores locales y, aunque estuvo contra las cuerdas y al borde del descalabro en el último cuarto, irse al descanso con un 21-11 favorable les ayudó. La anotación más espectacular la realizó Andre Johnson, al recibir un pase de Schaub que recorrió el cielo de Denver hasta llegar a él, solo a las puertas de la endzone

Más tarde, antes del descanso, Arian Foster también pondría su granito de arena al despegue de los Texans en el marcador conectando con una asistencia de su quarterback para tres yardas y touchdown.

No menos espectacular que la jugada de Andre Johnson en el primer período sería el tercer touchdown de Houston Texans. Matt Schaub acabó de dibujar su perfecto primer tiempo con un precioso pase que recorrió 52 yardas hasta llegar a Kevin Walker, que solo tuvo que firmar el acta de sentencia.

Tras el descanso, Manning se mete de lleno en el partido

La reacción de Manning llegó muy tarde. Demasiado, aunque digan que nunca es tarde si la dicha es buena. Él solito, todo veteranía se lo intentó guisar y cocinar, pero la situación era demasiado adversa como para solucionarla fácilmente.

Para el mayor de la familia Manning, nada es imposible y lo intentaría hasta el final. Su brazo fue imparable en el último cuarto y, tras forzar su equipo un fumble al inicio del mismo, empezó el intento de reconquista.

Y, al igual que sucedió en la primera parte pero a la inversa, la defensiva de Houston Texans empezó a titubear y conceder cada vez más situaciones favorables para la remontada de los Broncos. Las penalizaciones sobre la defensa tejana eran incesantes, y en más de una ocasión se producían en puntos claves. Más de un cuarto down forzado se convirtió en un primer down. Con envolutra y lacito.

Entre los agujeros que por doquier dejaba la errática defensa visitante, coberturas muy deficientes y una línea ofensiva dejando desprotegido a Schaub, las condiciones eran fértiles para que Manning sembrara y cosechara.

Los Broncos, a la heroica con Manning sin margen de error

Cuando más presión tenía Manning, en un tercer down al borde de la endzone, la suerte se colocó de su lado. Su pase fue defectuoso y un primer receptor no lo atrapó, pero el rechace fue hacia atrás, donde estaba esperando Eric Decker, atento, para atrapar, dar siete puntos a Denver y alas a un estadio que se venía arriba con el emocionante final. No hay nada mejor que estar en el lugar adecuado en el momento justo, debió pensar Decker.

Pero todo se vendría abajo en la siguiente jugada, cuando los Texans consiguieron un primer down decisivo a falta de dos minutos, cuando el cuarto down y la consecuente entrega de pelota ya les acechaban. Sin embargo, Schaub aguantó el tirón y echó por tierra las ilusiones de los Broncos.

En una última acción desesperada, Manning se aferraría a un clavo ardiendo en veinte segundos. Cierto que nada es imposible y por emoción no quedó, pero en una jugada y con setenta yardas por recorrer, los Houston Texans pudieron salvaguardar la victoria. El 25-31 quedó inamovible en el marcador y Peyton no pudo sumar su segunda victoria.

Sin tiempo suficiente

De momento, la “era Manning” se ha abierto en los Denver Broncos con una victoria por dos derrotas y, aunque el veterano quarterback convence en las fases finales del juego, con una tranquilidad propia solo de su experiencia y clase, su equipo entra demasiado tarde en el partido. Ya pasó la pasada semana ante Arizona Cardinals, con el peor inicio como profesional de Peyton –tres intercepciones en sus tres primeros drives- y en esta última, si bien no fue tan dramático, la reacción volvió a llegar tarde tras un inicio dubitativo.

Los Denver Broncos (1-2) lucharán por volver a igualar su balance la semana que viene ante los Oakland Raiders, que vencieron esta semana a los Pittsburgh Steelers, único rival derrotado por los Broncos, en un apretado partido.

Por su parte, los Houston Texans se afianzan cada día más como favoritos para las fechas marcadas en rojo del calendario de los fans de la NFL. Un 3-0, balance perfecto hasta ahora, les avala. Si bien flojearon en los últimos minutos del partido y pudieron perder, la renta conseguida en el inicio les valió para tener final feliz. La próxima semana, Matt Schaub y compañía enfrentarán a los Tennessee Titans, que consiguieron su primera victoria ante Detroit Lions en un partido épico que acabó 44-41.