Unos férreos 49ers dejan a cero a los Jets

Unos férreos 49ers dejan a cero a los Jets

Los San Francisco 49ers pasaron el rodillo en su visita al MetLife Stadium. Unos Jets inoperantes dirigidos por un Mark Sánchez sin alma se quedaron con el marcador a cero, asistiendo impertérritos al recital terrestre y defensivo de unos niners que suman su tercera victoria y se quedan con balance de 3-1. En la gang green la preocupación crece y, con ella, las dudas en el puesto de quarterback. El debate Sánchez-Tebow se puede abrir en cualquier momento si la senda sigue siendo la misma que en la noche de ayer. Por el momento, solo queda en día negro.

Jets
34 0
49ers

EAST RUTHERFORD - A cero. Los New York Jets recibieron un duro varapalo en una tarde horribilis para un pobre Mark Sánchez -el hispano apenas llegó a 103 yardas en 13 completos de 29 intentos, sin touchdowns- y toda la gang green. San Francisco les vapuleó sin concesiones, literalmente. Desde 2010, los Jets no se quedaban sin anotar en un partido.

Alex Smith no tuvo un protagonismo destacado y los 49ers insistieron en el juego terrestre, por donde llegaron todos los touchdowns de San Francisco. Smith se quedó en 12 completos de 21 intentos para 143 yardas sin touchdowns ni intercepciones. 

Hasta tres jugadores de San Francisco superaron 50 yardas en carrera y dieron touchdown a los niners.

Los 49ers arrasaron por tierra

Fueron los running backs Frank Gore y Kendall Hunter, con 62 y 56 yardas respectivamente, y el quarterback Colin Kaepernick, ejerciendo a la perfección -y destacando- en labores de scrumbling. En 5 carreras, Kaepernick ganó 50 yardas. Curioso el hecho de que los de Jim Harbaugh llevaran a cabo la ofesniva wildcat precisamente en casa de Tim Tebow. Quizá los 49ers quisieron darle de su propia medicina. Lo consiguieron, y además Tebow asistió sin poder hacer nada.

El otro touchdown de los niners llegaría en forma de retorno de fumble en el último cuarto, cuando los Jets ya estaban desquiciados y la toalla yacía arrojada ya muchos minutos. Carlos Rogers recogió un ovoide que Santonio Holmes había soltado voluntariamente, lesionado en el césped. San Francisco no quiso darse cuenta y Rogers corrió 51 yardas hacia el touchdown.

La otra clave de la victoria de San Francisco por tan abultado resultado fue la defensa niner, que mantuvo a raya en todo momento al ataque de Sánchez y no le dejó maniobrar ni trabajar en terreno llano. 

Santonio Holmes cae lesionado

Para colmo, parece que los Jets perderán más de un partido a Santonio Holmes a causa de esa desafortunada acción que les dejó siete puntos más en contra. El receptor será sometido a pruebas para comprobar el alcance de la lesión, pero lo cierto es que Holmes no volvió al partido.

Pero la desesperación ya comenzó en el MetLife al descanso, cuando los New York Jets ya perdían por 17-0. Ya entonces, Sánchez estaba asfixiado por una defensa que le impidió anotar ni un solo punto. El gesto de decepción era claro en el quarterback. Otro partido mediocre para Sánchez, que vive con el aliento de Tim Tebow en el cogote.

La preocupación es tal que incluso Rex Ryan tuvo que dar la cara después del partido de su quarterback para asegurar que "Sánchez es el quarterback de los Jets, confiamos en él". Aunque ya se sabe que, cuando ratifican a alguien, poco tiempo más puede disfrutar del olor a césped. Sánchez debe ponerse las pilas.

No hay demasiado drama todavía, la sangre todavía puede tardar en llegar al río, pero si urge un lavado de cara la próxima jornada ante los Houston Texans, que mantiene el pleno (4-0). Dura tarea. San Francisco 49ers, por su parte, intentará sumar una nueva victoria la semana cinco ante los Buffalo Bills.