Philadelphia se abona a las victorias por la mínima

Uno de los clásicos de la NFL se quedó en casa de los Eagles, que ganaron a los Giants gracias a que Lawrence Tynes falló un field goal desde 54 yardas en el último suspiro.

Philadelphia se abona a las victorias por la mínima
Tynes tuvo en sus botas la victoria de los Giants en un field goal sobre el reloj. Su disparo se quedó corto. (Foto: Washington Post)
Eagles
19
17
Giants
Tynes tuvo en sus botas la victoria de los Giants en un field goal sobre el reloj. Su disparo se quedó corto. (Foto: Washington Post)

PHILADELPHIA - El Monday Night Football se saldó con dramatismo y en el último suspiro, cuando el escocés Lawrence Tynes marró el field goal que potencialmente le daba la victoria a los Giants.

Respiró toda Philadelphia en y en particular Michael Vick, que parece estar abonado a las victorias pírricas esta temporada. La de ayer, en una de las rivalidades clásicas de la NFL.

El balance de los Eagles es de 3-1, pero de las tres victorias, dos fueron por tan solo un punto de diferencia y esta por dos. Además, la victoria ante New York Giants se fraguó a base de field goals, de tres en tres, y solo transformaron un touchdown.

Sea como fuere, Michael Vick llegó a las 241 yardas de pase en 19 completos de 30 intentos, eficiente y cumplidor. El quarterback está encontrando una inusual regularidad apoyada, sobre todo, en las victorias que está consiguiendo su equipo.

Los New York Giants fueron los grandes damnificados de la noche, y aunque tuvieron el partido en sus manos, finalmente se les fue. Los neoyorquinos pasan a aumentar la nómina de equipos favoritos que están pinchando más de lo debido en este inicio de temporada. Su balance, de 2-2, les hace estar en el mismo club que candidatos como New England Patriots o Green Bay Packers. La iguldad está siendo la nota dominante en este inicio de campaña en la NFL.

Inicio lento

Eli Manning superó las 300 yardas para quedarse en 309 en 24 de 42 y 2 touchdowns, pero eso no le valió para ganar. Quizá reaccionó demasiado tarde. Las dos escuadras tardaron en despertar y, a cara o cruz, les tocó sonreír a los Eagles.

El comienzo del encuentro fue lento y sin movimiento. Era una guerra de trincheras, con falta de decisión y punts que se sucedían de bando a bando. Y eso, hasta bien entrado el segundo cuarto, cuando por fin Vick decidió imprimirle algo de emoción a un estadio que la pedía a gritos.

Michael actuó constante en un drive a falta de tres minutos para el descanso y, finalmente, visualizó un gran pase hacia DeSean Jackson, solo en la endzone para darle los primeros puntos a Philadelphia.

Fue entonces cuando Eli Manning se libró de las garras de Morfeo para, como si se hubiera duchado con agua fría, aparecer con la mente clara y, en un rápido drive, llegar a la red zone de los Eagles. Lamentablemente para él, la defensa local le frenó a tiempo y New York solo pudo sumar de tres. Descanso con un 7-3 que, a parte de dejar el resultado abierto, también daba mucho margen de mejora a los contendientes.

Todo para la segunda mitad

En la reanudación, la intensidad en ataque sería mucho mayor. Llegaron dos touchdowns de los Giants en la segunda mitad, en sendos pases de Manning a Víctor Cruz y Bear Pascoe.

Pero si los Giants avanzaron con dos grandes pasos, los Eagles habían dado pasitos de hormiguita pero que les sirvieron para recorrer la misma distancia. Así, con cuatro field goals convertidos por Alex Henery –el de mayor distancia desde 48 yardas-, se llego´a los últimos segundos con Philadelphia Eagles por delante 19-17.

Y así se quedaría, nadie lo alteraría más. Tuvo Tynes la victoria en una última acción que todo lo decidía, pero su lanzamiento se quedó corto por apenas metros. Los Giants se quedaron a 54 yardas de la victoria y el duelo entre dos rivales acérrimos se quedó en Philadelphia.

La semana cinco, New York Giants intentarán volver a la senda de la victoria ante los Cleveland Browns, aún sin ganar un solo partido. Mientras, los Eagles se las verán con los Pittsburgh Steelers por su cuarta victoria.