Los Detroit Lions rompen su maleficio un mes después

Los Detroit Lions lograron una balsámica victoria ante unos Philadelphia Eagles que desperdiciaron una ventaja de diez puntos y acabaron perdiendo en la prórroga. Michael Vick dispuso de la primera posesión en el overtime pero no la aprovechó y Jason Hanson no falló con el field goal decisivo. Los Lions recuperan la sonrisa después de más de un mes sin conocer victoria. Y es que desde que ganaran en la primera semana a los Rams, Matt Stafford y compañía se habían visto envueltos en una crisis de resultados que no esperaban al inicio de la temporada. Detroit puede haber empezado a ver la luz.

Eagles
23 26
Lions
Los Detroit Lions rompen su maleficio un mes después
El defensive tackle de los Lions Nick Fairley logró un decisivo sack sobre Vick en la prórroga. (Foto: AP)

PHILADELPHIA - Los Detroit Lions recuperaron la sonrisa en su duelo de la semana seis ante los Philadelphia Eagles. 

Los Lions forzaron la prórroga con un último cuarto revitalizante y en el overtime, un errático Michael Vick desperdició el coin toss vencido para que los visitantes lograran el field goal decisivo.

Michael Vick anduvo errático en los compases finales del partido y permitió que dos sacks arruinaran la tarde-noche del Lincoln Financial Field. Vick fue Vick -esa es, a la vez, su principal virtud y su problema fundamental- y a una correcta primera mitad de juego le sucedió un final decepcionante. El quarterback de los Eagles acabó con 2 intercepciones en el apartado negativo, aunque también dio 2 touchdowns y completó 28 de 46 para 311. La de cal y la de arena en el mismo partido.

Matt Stafford volvió a saborear una victoria después de lo que está siendo un difícil inicio de temporada. Tres derrotas consecutivas (con semana de descanso la pasada semana) llevaban el nerviosismo a Detroit. Más de un mes después de su única y última victoria, los Lions volvieron a la buena senda. Stafford completó un buen partido, con 22 completos de 45 para 311 yardas, con un touchdown por una intercepción.

Hibernación hasta el último período

El partido se mantuvo en calma hasta el último cuarto. En un duelo defensivo, ambos ataques se refugiaron en trincheras de las que rara vez salieron. Solo Philadelphia logró anotar un touchdown en los tres primeros períodos. Sería Vick con un drive de 79 yardas el que acabara pasando a LeSean McCoy para 2 yardas y siete puntos. Al fin de los tres primeros cuartos, el marcador estaba 13-6 favorable a los locales. Philadelphia dominaba, pero como acostumbra a hacer este año, no remataba la faena y dejaba vivo a su rival. Lo acabaría pagando.

En un último cuarto radicalmente distinto, ambas ofensivas se animarían para llegar a un final que no pudo ser más ajustado de lo que fue. A un primer touchdown del despertado Stafford, que corrió para una yarda, le siguió el touchdown de más yardaje de la noche. Michael Vick vio un agujero abismal en la defensiva lion y un pase claro, de media distancia, hacia Jeremy Maclin, que se encargó de correr sin oposición hasta la endzone de Detroit. 

Matt Stafford remonta y logra la ansiada victoria

Stafford contestó con un fugaz drive para poner el segundo touchdown visitante de la noche con un pase de 17 yardas para Nate Burleson. Un último drive en el tiempo reglamentario le pudo dar la victoria a los Lions, pero se quedaron en la orilla. En la yarda 1 de los Eagles.

Matt Stafford tuvo dos claras oportunidades de lograr el touchdown ganador pero finalmente todo quedó en un gol de campo que, al menos, sirvió para forzar la prórroga que serviría para completar la remontada y otorgar una victoria balsámica a los Eagles. Otro gol de campo de Jason Hanson -con 4 de 4 en la tarde del domingo- finiquitó  tras los errores de Vick en su única posesión en el overtime.

En la semana siete, los Detroit Lions visitarán a los Chicago Bears en un importante duelo divisional de la NFC Norte. Los de Jim Schwartz comienzan a reparar su inicio de pesadilla y se sitúan ahora con balance de 2-3.

Los Philadelphia Eagles suman su segunda derrota consecutiva y siguen abonados a los partidos de marcador ajustado. Quizá el problema sea precisamente que, cuando se juega con fuego o lanzando una moneda al aire -a veces lo segundo literalmente-, la miel no pasa de rozar los labios. Se queda ahí. Los Eagles, ahora con balance de 3-3, descansarán la semana próxima.