Los Atlanta Falcons vuelan en solitario con su invicto

Los Falcons consiguieron la sexta victoria consecutiva y se quedan como único equipo en toda la NFL que todavía no ha perdido ni un solo partido. Ahora, con 6-0, Atlanta tiene gran parte del trabajo de la temporada realizado. En uno de sus peores partidos, Matt Ryan y los suyos lograron salvar la cabeza gracias al desacierto de unos Raiders que no aprovecharon los regalos que Ryan, con hasta tres intercepciones, hizo en la primera mitad. El partido ganó en emoción en los minutos finales, cuando Asante Samuel retornó 79 yardas para touchdown una intercepción de Carson Pamer y éste contrarresto para igualar. Un field goal ganador de Matt Bryant sobre el reloj decantó el partido. Los Falcons siguen en la cima.

Falcons
23 20
Raiders
Los Atlanta Falcons vuelan en solitario con su invicto
Los Falcons resolvieron con apuros un duelo que se les pudo poner muy cuesta arriba (Foto: EFE)

ATLANTA - Los Falcons vuelan libre en la cabeza de la NFL. Tras su victoria ante los Oakland Raiders en el Georgia Dome, continúan imbatibles y ya nadie más puede decir que ha ganado todos los partidos disputados.

Los Houston Texans, que hasta ahora les acompañaban en el viaje de la imbatibilidad pero cayeron ante los Packers, dejan solos al frente de la liga a unos Falcons que, a decir verdad, salvaron el pellejo en un partido que bien pudieron haber perdido. La suerte -¿del campeón?- estuvo finalmente de su parte en el decisivo field goal de Matt Bryant y los Falcons siguen firmando el mejor inicio de la historia de la franquicia.

Más que eso, lo sorprendente fue que los Oakland Raiders dejasen vivo a Matt Ryan después de su nefasto comienzo. El quarterback de los Falcons lanzó hasta tres intercepciones que, de haber sido aprovechadas, le hubiesen dejado señalado como culpable de una más que probable derrota. Con todo, Ryan consiguió la victoria firmando unas estadísticas de 24 completos de 37 intentos para 249 yardas, con un touchdown.

Carson Palmer y su ofensiva no supieron aprovechar ninguno de los regalos que Ryan se empeñó en hacer y, quien perdona, lo paga caro. Palmer acabó el partido con 23 de 33 para 353 yardas, con un touchdown por una intercepción. Curioso fue que en el retorno de esa única intercepción los Falcons se cobraron un touchdown.

Matt Ryan juega con fuego lanzando hasta tres intercepciones

El desarrollo del partido fue accidentado desde el inicio, con Ryan desubicado desde el inicio y lanzando su primera intercepción que Atlanta pagó sólo con tres puntos mediante field goal de Janikowski.

Tirando a la basura las concesiones locales, los Oakland Raiders llegaron al segundo cuarto con solo 0-3 en el marcador y vieron como eran los Falcons los que se adelantaban con un touchdown de Roddy White a pase de 4 yardas de Matt Ryan. El quarterback le vio completamente sólo en la endzone y, con un potente pase, la conexión fue perfecta.

El más activo en el bando raider estaba siendo el receptor Denarius Moore y, de tanto buscar, al final encontró premio. Moore recibió un gran pase de Carson Palmer y, zafándose de hasta cuatro defensores de la secundaria de los Falcons, corrió para 25 yardas y el touchdown más estético del encuentro.

Denarius Moore, protagonista en Oakland 

Fue la única jugada resultante de intercepción que conllevó verdadero petróleo al bando visitante. Y es que el touchdown de Denarius Moore, que acabó el partido con 104 yardas en solo 5 recepciones, llegó apenas un par de jugadas después de que Ryan enviase su último pase interceptado.

Tras irse al descanso con 7-13 en el electrónico, los Oakland Raiders no iban a resistir la embestida del halcón en la segunda mitad. Habían tenido oportunidad de distanciarse en una primera parte horribilis de los Falcons pero les faltó acierto y también dos buenas cucharadas de calidad y confianza.

El corazón de los Falcons latía y el equipo al completo se iba a recomponer, con Ryan reseteándose a sí mismo y encontrando buenas conexiones con White, Julio Jones y Tony González, compenetrándose bien en las recepciones.

Matt Bryant resuelve un final vibrante

En el tercer cuarto, dos field goals de Bryant equilibraron la balanza y pusieron tres puntos por delante a los locales y, en el último y decisivo, llegaría la intercepción de Palmer que Asante Samuel retornó en una triunfal carrera de 79 yardas para levantar al Georgia Dome y poner 20-13. Los errores estaban decidiendo el partido más que los aciertos.

Palmer buscaría la remontada de un duelo que tuvo en sus manos con un fugaz y certero drive final, pero pese a que Oakland empató el partido a falta de 40 segundos con un touchdown de Darren McFadden con carrera de 2 yardas, los Falcons tenían la última palabra.

Matt Ryan cogió el balón y no dejó tiempo para trivialidades. Fue al grano, con pases seguros sobre Tony González que dejaron a Matt Bryant con buena posición de tiro y el reloj llegando al cero. El veterano kicker no falló y los Falcons sonreían en su día más complicado. Las seis victorias consecutivas ya les llevan a lo alto de su división y ahora les dejan encabezando la liga, con vista de halcón sobre los otros 31 equipos de la National Football League.

La próxima semana los intratables Falcons (6-0) gozarán de su semana de descanso y tendrán dos semanas más para disfrutar de su invicto. Por su parte, los Raiders, que se hunden con 1-4 de balance, recibirán en el O.co Coliseum de Oakland a los Jacksonville Jaguars.