Caballos salvajes

La semana 6 de la NFL tuvo un broche de oro. Broncos dio vuelta un partido increíble: en el medio tiempo perdía 24-0 ante Chargers, pero Peyton Manning resurgió y, junto a una furiosa defensiva, doblegaron a un rival ambiguo 35 a 24.

Caballos salvajes
Peyton Manning lideró a Broncos para dar vuelta la historia ante San Diego (AP)

Sin dudas, el encuentro de Monday Nigth Football de la sexta semana era prometedor. Broncos llegaba con altibajos, producto de la reciente inserción de Peyton Manning y de los rivales que enfrentó. A excepción de Raiders, jugó con candidatos a postemporada: Steelers, Falcons, Texans y Patriots, todos ellos comandados por mariscales de trayectoria. El comienzo fue duro, a pesar de las victorias ante Pittsburgh y Oakland. Enfrente, el equipo de San Diego se presentaba en su casa, donde había caído con Atlanta y ganado ante Titans. Evidentemente, no había claridad en establecer el favorito de la noche.

El inicio fue humillante para Broncos porque a Phil Rivers le salieron todas las jugadas posibles, mientras que la ofensiva de Denver careció de fortaleza para avanzar. Además, los equipos especiales de la visita cometieron varios errores prácticamente simultáneos, tras devoluciones que le valieron a Chargers los primeros 17 puntos de la jornada. Asimismo, Rivers y Gates se entendieron a la perfección: con el primer touchdown se convirtieron en la primera dupla de la historia de la NFL en sumar 50 pases de anotación hacia un ala cerrada. Asimismo, Gates quedó a tres  del máximo receptor histórico de la franquicia, Lance Alworth, con 81 TD.

Todo era de San Diego. Broncos no podía hacer avanzar el ovoide hasta la zona de anotación y la defensiva local era una fortaleza. La primera mitad culminó 24 a 0. Con todo, nunca se debe subestimar a un número uno y, mucho menos, creer que el partido está ganado si el quarterback rival es Manning, ya sea Eli o su hermano Peyton. En 25 minutos, la historia se invirtió dramáticamente…

Algo debió suceder en los camarines. Manning salió decidido a cambiar el rumbo de un partido prácticamente perdido. Tal vez, ello fue vital para la resurrección. Como si hubiera empezado otro encuentro, Denver arrolló a San Diego para anotar 5 touchdowns consecutivos, nada de goles de campo.

Chargers debió asustarse, Rivers fue interceptado en 4 ocasiones, algo inédito en su carrera, y el equipo sumó varios balones sueltos perdidos. Para colmo, los equipos especiales de Broncos también revivieron del pésimo primer cuarto y marcaron en dos jugadas diferentes. Manning fue vital para anotar en 3 ocasiones, lanzar 13 de 14 intentos y liderar una ofensiva temible, rememorando sus días  de gloria con Indianápolis.  Para colmo, Peyton alcanzó su triunfo 37 con retorno en el último cuarto e igualó el récord de su ídolo Dan Marino.

Final: Broncos 35 (3-3) - Chargers 24 (3-3).