Texans golpeó fuerte a Ravens

Dos de los mejores equipos de la AFC se vieron las caras en Houston, donde el local dominó completamente el partido y, de mano de Matt Schaub, le ofreció una paliza brutal al disminuido Baltimore.

Ravens
13 43
Texans
Texans golpeó fuerte a Ravens
Matt Schaub, mariscal de campo de Texans (Imágenes: AP).

Fue uno de los partidos más esperados de la semana 7 de la NFL. Las mejores defensivas de la Liga se verían las caras y muchos preveían un anticipo del campeonato de la Conferencia Americana. Sin embargo, las bajas en la defensiva de Baltimore fueron vitales para que Schaub se luzca nuevamente.

No hay dudas de que ambos equipos son grandes protagonistas de la NFL, sobre todo porque la postemporada es parte de la vida de ambos. Houston está al frente de la división Sur y Baltimore sigue en la cima de la Norte. Además, este partido surgía como una buena prueba para el juego aéreo de Flacco ante una defensiva poderosa.

Ravens venía de un ajustado triunfo sobre Dallas y Texans de su primera derrota ante Packers. Por lo tanto, en el Reliant Stadium aún había sombras del gran partido de Aaron Rodgers. El inicio pareció alentador para la visita, pero el encuentro se complicó inmediatamente para Baltimore. Un seafty tras un tackle a Joe Flacco en su end zone fue la primera anotación de Texans. Luego, tres series ofensivas mortales de Matt Schaub fueron demasiado para el debilitado equipo defensivo violeta.

El trabajo del quarterback de Houston crece semana a semana, al igual que las corridas de Arian Foster, un jugador clave en el esquema de ataque por su fuerza y destreza. En el medio tiempo la historia estaba concluida con un marcador irremontable y una realidad elocuente: Texans avanzaba y anotaba, mientras que Flacco no podía relucir su nuevo desempeño como certero pasador. Para colmo, fue interceptado en dos ocasiones en momentos vitales.

Houston es un equipo muy vigoroso y que promete llegar lejos en postemporada. El año pasado sufrió la lesión de Schaub faltando pocas jornadas para el cierre de la temporada regular. Si nada similar ocurre, Texans podría soñar con el juego del 3 de febrero en el Mercedes-Benz Superdome…