Los Colts despiden a Jim Caldwell

Jim Caldwell abrió esta campaña como su tercera al frente de la franquicia de los Potros, una campaña en la cual tuvo que lidiar con la lesión de Peyton Manning desde el inicio al final y las criticas que fueron cayendo sobre su persona y las maneras de gestionar las rotaciones entre Painter y Orlovski.

Los Colts despiden a Jim Caldwell
Caldwell deja Indianapolis con récord en sesión regular de 26-22, y 2-2 en postemporada, al frente de los Potros de Indiana.

Un golpe que pese a la desastrosa campaña que realizaron los Colts de Indianapolis, pocos se esperaban vivir en Indiana. El cese de Jim Caldwell llega a la franquicia como algo irremediable, y sobre todo, la forma con la cual dejar las culpas dentro del equipo en la cabeza más visible.

Jim Caldwell abrió esta campaña como su tercera al frente de la franquicia de los Potros, una campaña en la cual tuvo que lidiar con la lesión de Peyton Manning desde el inicio al final y las criticas que fueron cayendo sobre su persona y las maneras de gestionar las rotaciones entre Painter y Orlovski.
 
Pese a la marca de 2-14, no se preveía que el despido de Caldwell llegase esta campaña, inclusive de había comentado por los aledaños del Lucas Oil Stadium, que el propio Jim podría permanecer al frente de los Colts otra campaña más, ya con Manning al frente de nuevo, y con la más que previsible llegada de Andrew Luck. Con las salidas de Chris Polian, general manager, y Bill Polian, vicepresidente de operaciones, todo parecía indicar que Irsay había dado fin a la pequeña purga a la cual había sometido a Indianapolis tras el hundimiento sufrido durante 2011.
 
Jim accedió al puesto de entrenador en jefe en 2009, tomando el lugar de Tony Dungy, que aupó a Indianapolis al Super Bowl XLI, tras el retiro de éste último.
 
2009 fue un gran año para Jim. Conquistó la Super Bowl como coach de quarterbacks, puesto que tuvo desde la campaña 2002 hasta la de 2008, y logró un récord de campaña regular para un entrenador en jefe debutante: 14 triunfos al hilo, y fue el quinto mister en llevar a su equipo al Súper Domingo en su primera campaña. La regular se cerró con 14-2, perdiendo el Super Bowl XLIV ante los New Orleans Saints de Drew Brees.
 
En 2010 cayeron en la ronda de comodines ante los Jets de Mark Sánchez, llegando con récord de 10-6. Caldwell deja Indianapolis con récord en sesión regular de 26-22, y 2-2 en postemporada, al frente de los Potros de Indiana.