Ordizia sale campeón en una final vibrante

Los vascos supieron resarcirse del resultado en contra con el que se fueron al descanso de 3-21, y salieron a por todas en la segunda parte para darle la vuelta al electrónico y llevarse el triunfo final. Kroll fue determinante a falta de dos minutos con un drop que dio la victoria a Ordizia.

Ordizia sale campeón en una final vibrante
Los jugadores del Ampo Ordizia celebrando la victoria copera al final del choque. Foto: Marca.com
Ampo Ordizia
30
27
Cetransa Salvador
Ampo Ordizia: Urtzi Abanzabalegi, Juanes Aierbe, Kesomi Lolotonga, Xabier Lerma, Thomas Parker, Joan Tudela, Imanol Iruarniz, Tobias Freeman, Iñaki Suso, Daniel Kroll, Iñaki Puyadena, Aitzol Idiakez, Corey Simpson, Julen Goia y Philip Huxford. También jugaron Miguel del Río, Iker Elorza, Jon Grende y Axier Álvarez.
Cetransa Salvador: Marcial Castro, Daniel Marrón, Javier Miranda, Álvaro Núñez, Víctor Sánchez, Gerardo de la Llana, Jorge Molina, Joe Mamea, Pablo Feijoo, Sale Ibarra, Pedro Rodríguez, Jaike Carter, Matt McDougall, Yousseff Haddar y Cristián Martín. También jugaron David Martín, Alberto Díaz y Manu Serrano.
MARCADOR: Ensayo de Molina, transforma Pedro; 3-7, min. 13: Golpe de castigo transformado por Kroll; 3-14, min. 17: Ensayo de McDougall, transforma Pedro; 3-21, min. 19: Ensayo de Molina, transforma Pedro; 8-21, min. 25: Ensayo de Goia; 15-21, min. 42: Ensayo de Freeman, transforma Kroll; 15-24, min. 48: Golpe de castigo transformado por Pedro; 20-24, min. 58: Ensayo de Freeman; 27-24, min. 65: Ensayo de Lolotonga, transforma Kroll; 27-27, min. 75: Golpe de castigo de Pedro; 30-27, min. 79: Drop de Kroll.
ÁRBITRO: Itziar Díaz (c. madrileño). Auxiliada en las bandas por Joao Mourinha y Paloma Loza. Expulsó temporalmente a Parker y Lerma.
INCIDENCIAS: Final de la Copa del Rey de rugby celebrada en el estadio municipal Nueva Balastera de Palencia ante unos 7.500 espectadores. Se escucharon algunos pitidos mientras sonaba por megafonía el himno de España.

El Ampo Ordizia se ha adjudicado este mediodía la Copa del Rey tras derrotar (30-27), en una final bella y vibrante celebrada en Palencia, al Cetransa El Salvador, conjunto que llegó a contar con una ventaja a su favor de 3-21 en el primer tiempo. El equipo vallisoletano realizó veinte primeros minutos esperanzadores en los que labró una importante ventaja, aunque bien es cierto que el cuadro vasco no cejó en su empeño de darle la vuelta al electrónico. Hubo incertidumbre hasta el final con el empate a 27 a falta de cinco minutos para la conclusión, pero Kroll anotó un drop que otorgó a Ordizia su primer título.

Ya al principio, al bloque vasco le costaba mucho abortar la potencia de la delantera franjinegra, que consiguió en los primeros minutos de la contienda acumular completamente la posesión del oval. Bajo esta fórmula llegó el primer ensayo para El Salvador. Molina posó el balón tras la marca después de que el Ordizia no supiese parar la fuerza de la melé vallisoletana. Pedro no falló la transformación y el partido prosiguió instalado en las mismas consignas. Las fases estáticas eran de los chamizos y a los vascos les quemaba el oval entre sus manos.

No obstante, redujeron distancias con un golpe de castigo complicado que Daniel Kroll acertó a pasar entre los palos. Una magulladura que no hizo otra cosa que enrabietar al Cetransa El Salvador, que también combinaba con avidez y dinamismo su juego de delantera con el de tres cuartos. Seguido a ello, El Cetransa sumó dos nuevos ensayos antes del minuto veinte de partido. Entonces, Ordizia despertó. Puso a trabajar a su línea de tres cuartos para desgastar a la retaguardia franjinegra acumulando varias fases hasta que, a los 25 minutos, Julen Goia, recortó distancias con un ensayo cuya escorada transformación erró Kroll.

Tras el tiempo de asueto fue el Ordizia el que saltó al terreno de juego con vigor y competencia. Decisión que le llevó a anotar otro ensayo tras un eslalon de Freeman, quien, junto con la transformación de Kroll, acercaba a su equipo hacia la remontada. Pero no hubo tanta continuidad en su juego, en parte merced a la expulsión temporal de Parker, por parte del Ordizia, la cual limitó su profundidad pese a que su apuesta era mover el oval. De este modo, el encuentro empezó a ensuciarse, perdiendo así espectáculo. En medio de este desconcierto, y con Ordizia con quince jugadores, Freeman volvió a imponer su potencia y se deshizo de varios oponentes para lograr un nuevo ensayo que ponía más asequible voltear el marcador a los vascos.

Una nueva expulsión temporal, esta vez de Lerma, no mermó su ataque y Lolatonga certificó que la zaga vallisoletana había perdido parte de su contundencia inicial, pues logró un ensayo que les ponía por vez primera por delante en el electrónico y a menos de quince minutos para la conclusión del partido (27-24).

El Cetransa El Salvador, por medio de Pedro, anotó un golpe de castigo que puso las tablas en el marcador y toda la incertidumbre posible para los últimos cinco minutos del duelo. En ese momento, el Ordizia incidió con sus tres cuartos mientras que los chamizos se mostraron consistentes, aunque lo que no pudo parar fue un drop que se jugó Kroll a dos minutos del final. Puso un 30-27 en el marcador que ya fue definitivo en los últimos minutos.

Finalmente, dicha jugada supuso un triunfo memorable para Ordizia, que es el primer título nacional para sus vitrinas, el cual fue celebrado con pasión por sus cerca de 3.000 aficionados que se desplazaron a Palencia.