El Quesos Entrepinares conquista la Liga Renfe

El VRAC Quesos Entrepinares logró su tercer título de Liga al imponerse a Ampo Ordizia por 27-10 en la final celebrada este sábado en los campos del Pepe Rojo de Valladolid. Los queseros lograron sobreponerse a un buen inicio de partido de los ordiziarras y, en una completa segunda mitad, sentenciaron el encuentro con las marcas de Waenga, Molina y Muller.

El Quesos Entrepinares conquista la Liga Renfe
El ala quesero Mini se escapa del intento de placaje de un jugador del Ordizia. Foto: César Minguela.
VRAC Quesos Entrepinares
27
10
Ampo Ordizia
VRAC Quesos Entrepinares: Damián Montorfano, Steve Barnes, Alberto Blanco, ignacio Molina, Aníbal Bonan, Adam Newton, Glen Rolls, Álvaro Abril, Manuel Sevillano "Urullo", Daniel Waenga, Sergio Fernández "Mini", Diego Gorosito, Alez Gutiérrez Muller, Chuchi Llanos y Nacho Gutiérrez Muller. También jugaron Juan Carlos Pico, Francisco Blanco, López Francos y Ribot.
Ampo Ordizia: Urtzi Abanzabalegi, Joanes Aierbe, Kesomi Lolotonga, Miguel Ángel del Río, Thomas Parker, Xabier Lerma, Joan Tudela, Tobias Freeman, Iñaki Suso, Daniel Kroll, Iñaki Puyadena, Corey Simpson, Julen Goia, Iker Elorza y Philip Huxford. También jugaron Iruarriz, Grende, Álvarez, Hearne, Luluaga, Idiakez y Mugica.
MARCADOR: 0-3, min. 5: golpe de castigo transformado por Daniel Kroll; 5-3, min. 24: Ensayo de Waenga; 12-3, min. 32: Ensayo de Nacho Gutiérrez Muller, transforma Waenga; 12-10, min. 50: Ensayo de Huxford, transforma Kroll; 17-10, min. 55: Ensayo de Waenga; 22-10, min. 64: Ensayo de Ignacio Molina; 27-10, min. 78: Ensayo de Alex Gutiérrez Muller.
ÁRBITRO: Steve Lee (Inglaterra).
INCIDENCIAS: Final de la División de Honor celebrada en el Pepe Rojo ante unos 6.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Kote Olaizola, candidato a la presidencia de la FER recientemente fallecido.

El encuentro comenzó con un intercambio de patadas y de nervios propios de una final de estas características. En un intento de percutir del VRAC, cortado por un golpe de castigo cometido por Rolls, Kroll no desaprovechó la ocasión y estableció la primera ventaja del choque a favor del cuadro vasco. Al Quesos Entrepinares le costaba encontrar su juego ante la animosa presión de los vascos, lo que le forzó a cometer otro golpe de castigo que, esta vez sí, Kroll falló.

Con ello, el Ordizia se aplicaba con dureza en estos compases iniciales lo que e impedía la progresión del conjunto azulón que, poco a poco, empezaba a entonarse y a dibujar su juego vistoso. Así, Barnes a punto estuvo de posar el oval en una buena contra quesera pero falló en el último momento. En estas, el conjunto local se aplicó con dureza en la contención, lo que propició que Dan Waenga cazase un oval en medio del campo y, con su superioridad en el regate, se fajase de varios adversarios hasta posar el oval ante el éxtasis de la grada que veía como su equipo anotaba el primer ensayo en el choque.

De seguido, Nacho Muller y la posterior transformación de Waenga, establecieron un 12-3 que no se movió antes del descanso. De modo que, todo estaba por decidir y la emoción estaba por todo lo alto.

En la reanudación, los urdiñas se lanzaron a por la remontada desarrollando su juego en la veintidós quesera y obligando a los de ‘Canas’ a fajarse con disciplina y avidez para no verse superados. Al final, la insistencia visitante fue premiada con un ensayo que igualaba la contienda a falta de treinta minutos para su conclusión. Mucha mordiente en la contienda. 

A pesar de ello, el VRAC espabiló enseguida y jugó a la mano hasta que Waenga encontró, de nuevo, una fisura por la que colarse y aumentar la exigua renta azulona. Su patada golpeó en el palo y el parcial se estableció en 17-10. Tras esto, Ampo flojeó con el golpe recibido en forma de ensayo que dio alas al conjunto quesero. De este modo, Ignacio Molina ensayó a falta de quince minutos, acercando la victoria final.

Ya al final, el bloque vasco pasó a acaparar la posesión del oval y a buscar con su juego a la mano el ensayo que le permitiese creer en la remontada. No obstante, el reloj corría inexorablemente y los jugadores rojillos no conseguían deshacerse de los expeditivos marcajes queseros que acabarían facilitando el último ensayo de Alex Gutiérrez Muller dando el triunfo a los locales.

En definitiva, el bloque de Fernando de la Fuente se coronó como campeón de División de Honor completando una temporada brillante en donde ha sido superior a todos los equipos de la Liga Renfe, y es el justo ganador. En cambio, el cuadro de Araña no ha podido conseguir el ansiado doblete que se proponían tras haber ganado la Copa del Rey hace unas semanas. Aun así, los vascos eran conscientes de que ganar al VRAC en su campo y en la final iba a ser una difícil tarea.