Leyendas del Calcio: Gianfranco Zola

Leyendas del Calcio: Gianfranco Zola

El destino de Gianfranco Zola, estaba predestinado a ser muy grande. Jugar al lado de Maradona, aunque fuese solo por una temporada, le dotó de muchas cualidades y de muchos secretos, que supo adquirir del "Pelusa".

Zola. pasó como un ídolo en todos los equipos en los que militó. Empezó su carrera profesional, en todo un Napoles, que acaba de conseguir el Scudetto de la mano de Maradona. Con el dios argentino, disputó una temporada, que le hizo aprender y a copiar muchas de las caracteristicas que Diego, retenía en su juego.

Los dos pequeñitos, con mucha fuerza y con una endiablada velocidad, volvieron a hacer campeón al Napoles, que pasó del extasis al hundimiento en muy poco tiempo, debido en parte a la sanción a la que fue sometido Maradona por un positivo.

Fue el momento en el que Zola se hizo con el liderato del equipo y empezó a forjar su leyenda, que fue mucho mas fuerte en Italia, a pesar de cuajar un gran rendimiento y ser considerado un ídolo en Stamford Bridge, donde disputó siete temporadas la máximo nivel, llegando a ser premiado con la Orden del Imperio Británico, otorgada por Isabel II.

En Londres, llegó a conquistar a toda la Premier, alzándose con el premio a mejor jugador del campeonato en su primer año y a conseguir 80 goles en mas de 300 partidos. Muchos pensaron que a sus 30 años, había emigrado a la Premier en busca de un retiro dorado, pero la verdad fue que Zola siguió siendo uno de los mejores jugadores de Europa.

Se adaptó a un futbol tan fuerte y físico, como es el inglés, a la perfección y su llegada sirvió para que los "blues" empezaran a mirar el mercado europeo. Primero se mantuvo a las órdenes de Gullit y posteriormente de su gran amigo Vialli. Sus últimas campañas en Londres, estuvieron supervisadas por Claudio Ranieri.

Con la camiseta del Chelsea, conquistó una Recopa, dos FA Cups y dos Copas de la Liga, llegando a ser el líder y auténtica estrella de los "blues", que lo homenajearon, en su particular Salon de la Fama.

Pero sin menospreciar su etapa en Inglaterra, Zola consiguió tocar el cielo con el Parma, club que lo fichó en la temporada 93, procedente del Napoles. En aquella época, el Parma tenía un equipazo, en el que se encontraban Cannavaro, Buffon, Thuram, Asprilla o Dino Baggio.

Con los parmesanos, completó cuatro temporadas de ensueño, en las que el equipo, se colocaba temporada tras temporada en competiciones europeas. Con la aportación de Zola, el club ganó en competividad y en fama, lo que le valió para proclamarse campeón de la Copa de la uefa y de una Supercopa de Europa. Su marcha a Inglaterra en el 96, solo se hizo por las inquietudes que tenía el fantasista italiano, por probar en un nuevo campeonato.

Pero cuando supo, que la hora para retirarse se estaba acercando, Zola, decidió volver al Calcio, para dejar sus últimas pinceladas. Se enroló en las filas del Cagliari y tras conseguir subir al equipo a la Serie A, se retiró la temporada siguiente, dejando a su equipo, claro está en primera y salvado. Con la selección italiana completço 35 partidos anotando 10 goles y compartiendo una delantero de ensueño con Ravanelli,Signori o Vialli.

Zola puso fin al futbol a los 38 años, una edad muy elevada, que solo está al alcance de los mas grandes para continuar en la élite y Zola lo era. A pesar de que sus condiciones y sus cualidades, le hacían ser mediapunta, como los auténticos 10 del futbol, Zola, jugaba algo mas adelantado, pero sin ser un delantero nato.

En su pierna derecha, tenía un guante, que le hacían colocar el balón, donde se lo propusiese. Sus lanzamientos a balón parado, eran casi imposibles para detener a los ojos de cualquier portero. Sus pases, su visión de juego y sus regates impredecibles e imprevisibles, alegraron muchas tardes de fútbol tanto en el país de la bota, como en la Premier. La historia del Calcio, tiene entre sus predilectos a "Magic Box", como le apodaron en Inglaterra, Gianfranco Zola señores, todo un auténtico especialista.