Viñales reina en el cuerpo a cuerpo

Viñales reina en el cuerpo a cuerpo

El piloto catalán se impuso tras una vibrante última vuelta en la que decidió jugar sus cartas y tapar a Cortese para terminar por delante, dando así vía libre a Fenati, a quien le faltaron 20 milésimas para alzarse con la victoria.

Maverick Viñales conquistó el circuito de Mugello y se adjudicó el Gran Premio de Italia tras una apasionante última vuelta en la que aventajó en 20 milésimas a Romano Fenati y en 70 a su principal rival en la lucha por el campeonato, Sandro Cortese, que continúa líder del Mundial pero que ha visto reducida su diferencia a 9 puntos.

La carrera comenzó con una buena salida de varios pilotos, especialmente de Álex Rins Estrella Galicia 0’0), que se puso líder al final de la primera curva para ser adelantado inmediatamente por Efrén Vázquez (JHK Laglisse)  y Zulfami Khairuddin (Avant AirAsia Ajo).

En las primeras vueltas había un bonito duelo entre tres españoles que protagonizaban adelantamiento tras adelantamiento: Rins, Vázquez y Viñales (Bluesens Avintia). Con Khairuddin como líder y Cortese (Red Bull KTM Ajo) tras ellos. Hasta que tres pilotos decidieron que esto cambiase cuando, en una misma frenada, Cortese adelantó cuatro puestos y se puso segundo, Viñales, tercero y Romano Fenati (Team FMI Italia), primero.

Pero a Viñales, piloto con alma de campeón, esto no le parecía suficiente y se alzó al liderato, situándose Cortese tras él, aunque en la recta de meta solía ser Efrén Vázquez el que terminaba líder, pues la velocidad punta de su moto superaba claramente a la del resto. Hasta que en una de estas, todos los pilotos del grupo de cabeza que se había formado poco a poco pasaron a Cortese y Viñales: Fenati, Antonelli (San Carlo Gresini), Efrén Vázquez, Álex Rins y Danny Kent (Red Bull KTM Ajo). En total, siete aspirante para tres posiciones de podio.

Con todo este vaivén de pilotos y el cambio constante de las posiciones en carrera, Viñales atacó en una recta de meta y alcanzó el primer lugar. Así, el piloto de Figueras empezó a tirar y a abrir algo de hueco, hecho que obligó a Cortese a apretar y colocarse segundo para intentar seguir la estela del piloto español. Poco a poco Maverick iba consiguiendo más distancia respecto a sus perseguidores, pero no conseguía marcharse, pues Cortese tiraba desde atrás para intentar alcanzarle. Y con él se llevó a Fenati. No se escapó el piloto catalán de su máximo rival, pero sí que dividió el grupo de arriba dejando atrás a cuatro pilotos que perdieron sus opciones de podio: Vázquez, Rins, Kent y Antonelli.

La carrera se decidiría entre Viñales, Cortese y Fenati, que marcharon en este orden durante varias vueltas. Pero Fenati corría en casa y, entre el apoyo de la grada y sus conocimientos del circuito, no se iba a conformar e intentó pasar a Viñales para ser primero. Lo consiguió, pero en la curva inmediatamente posterior Viñales volvió a liderar. Quedaban tres vueltas y se avecinaba una espectacular batalla por ganar en Mugello.  

Fenati, que no quería mostrar sus cartas al español en la recta de meta, se quedaba con el rebufo de Viñales y aguantaba tras él. Cortese parecía dar como bueno su tercer puesto, siendo consciente de que podía perder más de lo que iba a ganar. Aunque no lo había dicho todo y en la última vuelta pasó al ataque. Realmente, todos pasaron al ataque y lucharon por alzarse con la victoria. La batalla estaba servida.

La locura llegó en la recta de meta. Viñales salió primero de la última curva con sus rivales pegados a la moto. Ya en recta, el catalán permitió a Fenati salirse de la aspiración y se fue a taparle los huecos a su rival, Cortese. Así, en velocidad con Viñales tapando al italiano y Fenati alejado y con vía libre, fue el español el que salió victorioso por 20 milésimas de segundo y consiguió relegar a Cortese a la tercera posición, pero también a escasas 79 milésimas, lo que le permitió recortarle en la general 8 puntos y reducir la diferencia a 9.

Tras estos tres corredores entró en meta el segundo grupo, que fue una lucha constante y del que salió vencedor Niccolo Antonelli, al que parece que el cambio de color del negro al blanco le ha sentado bien, pues quedó en cuarta posición. Quinto fue Danny Kent y sexto y séptimo se situaron los dos españoles del grupo, Efrén Vázquez y Álex Rins respectivamente. El top-10 lo completaron Jakub Kornfeil, octavo; Zulfami Khairuddin, noveno y Héctor Faubel, décimo.

El resto de pilotos españoles tuvieron una actuación algo menos destacada. Adrián Martín terminó décimotercero e Isaac Viñales, décimonoveno. Peor suerte tuvieron Luis Salom y Alberto Moncayo, que tuvieron un lance y ambos terminaron en el suelo y abandonando la carrera. El gaditano acusó a Salom de haber provocado la caída tras atacar “de una forma demasiado agresiva”. También se fueron al suelo y se retiraron Louis Rossi y Miguel Oliveira, éste último tras intentar volver a pista. Arthur Sissis rompió el motor y tuvo que abandonar, al igual que Jonas Folger y Jasper Iwema.

La próxima prueba tendrá lugar a mediados del mes de agosto, el fin de semana del 17,18 y 19, en el circuito de Indianápolis, en los Estados Unidos.