Serial 10 años de MotoGP: 2003, Rossi conserva la corona con Sete al acecho

2003 fue la segunda temporada de MotoGP. Las 990cc ya copaban la totalidad de la parrilla, en un año en el que el nombre de Valentino Rossi volvió a brillar con luz propia. Sete Gibernau se convirtió en su principal amenaza después de una gran temporada por parte del español. Lo peor: el adiós a Daijiro Kato.

Serial 10 años de MotoGP: 2003, Rossi conserva la corona con Sete al acecho
Serial 10 años de MotoGP: 2003, Rossi conserva la corona con Sete al acecho

El segundo campeonato de la era MotoGP daría comienzo el 6 de abril de 2003 en el circuito de Suzuka. Programado a 16 carreras, sería la primera ocasión de ver a la parrilla completa con las motos de cuatro tiempos. No obstante, hasta el GP de Francia eso no sería así, ya que el equipo Proton KR comenzaría el campeonato con una moto de 500cc. Esta segunda temporada de MotoGP sería más espectacular que la primera. La figura de Sete Gibernau emergía con fuerza, aunque no fue suficiente para parar a un Valentino Rossi con el que ofreció grandes batallas. Todo en una temporada que empezó de la peor manera, despidiendo a un gran piloto: Daijiro Kato.

Hasta siempre, Daijiro

Era la tercera vuelta de la primera carrera del año, cuando Daijiro Kato chocaba contra el muro de la chicane del circuito de Suzuka. El impacto, terrible; y la moto, destrozada. Aquella carrera fue ganada por Rossi, pero poco importó aquello. Daijiro era evacuado en helicóptero y quedaba en coma tras su accidente. Dos semanas después, la luz de este campeón japonés se apagaría para siempre en el hospital de Yokkaichi.

Kato disputaba su segunda temporada en la categoría reina, en la que contaba con material oficial de Honda dentro del Gresini Team. Estaba llamado a ser uno de los principales nombres de MotoGP, máxime después de su brillante actuación en 2001 en 250cc, en la que ganó el campeonato tras una auténtica exhibición y 11 victorias, dejando ahí el récord de victorias de la categoría tras un año de ensueño. El piloto japonés perdía la vida en el circuito que le vio darse a conocer en 1996 con su primer podio, y al año siguiente con su primera victoria. Su primera temporada completa en el Mundial de 250cc sería el año 2000, siendo campeón en la temporada siguiente. Sin duda una gran pérdida para el motociclismo, que despedía a un piloto de tan sólo 26 años.

En el GP de Sudáfrica, el primero sin Daijiro, su compañero de equipo por aquel entonces, Sete Gibernau, le brindaba su primera victoria en MotoGP. El 74 en el mono, la mirada hacia el cielo, y el recuerdo eterno de un gran piloto. Gibernau hacía así el mejor homenaje posible a un campeón que perdía la vida haciendo realidad su sueño de ser piloto.

Rossi vs. Sete: El inicio del duelo

Tras heredar el material oficial de la moto de Kato, Sete Gibernau se plantaba como principal rival de Rossi en la lucha por el título, algo que confirmó tras su victoria en Sudáfrica, la que sería la primera victoria española en MotoGP. Después de este Gran Premio, Sete se iba al suelo en Jerez, en una carrera ganada por Rossi con total autoridad. Pero llegó Le Mans, una carrera que constó de dos mangas debido a la lluvia. En ella, Gibernau y Rossi se disputaron la victoria hasta la última curva, pero Valentino se pasó de frenada al tratar de adelantar a Sete, y éste ganó su segunda carrera de la temporada. Después llegaría un cómodo triunfo de Rossi en Mugello y la primera victoria de Ducati en Montmeló a manos de Capirossi, en una carrera en la cual Valentino se saldría de pista, lo que le haría perder todas las opciones de victoria. Tras ello, el italiano hizo una remontada espectacular que no pudo culminar en victoria, pero que reafirmó su liderato en el Mundial, ya que acabó por delante de Sete. El español retomaría la lucha por las victorias en la carrera siguiente, en Assen, donde se impuso con total autoridad sobre Biaggi y Rossi en una carrera marcada por la lluvia. Dos semanas después, se cerraba la primera mitad de temporada con la victoria de Biaggi en Donington Park tras la penalización de diez segundos a Rossi por adelantar con bandera amarilla. 8 carreras y Rossi “sólo” había ganado tres (peor bagaje si lo comparamos con la temporada anterior, donde había ganado siete a esas alturas). Algo estaba cambiando en MotoGP.

El duelo Rossi-Gibernau volvería en Sachsenring y Brno, alcanzando su punto más álgido. La regularidad de Rossi le había dado una buena ventaja al frente del Mundial (34 puntos antes de llegar a Alemania), pero Sete no estaba dispuesto a rendirse. Ambos regalaron una emocionante carrera en Sachsenring, en la que Gibernau fue más inteligente, trazando mejor la última curva e imponiéndose a Rossi. El italiano le devolvería la moneda en la siguiente carrera, disputada en Brno. Valentino adelantaría al español en la última vuelta, ganando por tan sólo 42 milésimas en otra llegada de infarto. La lucha se mantenía entre ambos, pero un último empujón de Rossi le acercaría al título.

El último golpe de riñón de Rossi llegaría a partir de Estoril. Allí, Valentino conseguiría la victoria con un amplio margen sobre Biaggi, y ampliaba su ventaja al frente del Mundial en 12 puntos, ya que Sete fue cuarto. El italiano volvería a repetir victoria en Brasil en otra carrera incontestable, en la que ganó por delante de Sete. En Japón, Max Biaggi se haría con la victoria por delante de Rossi, mientras Sete sería cuarto. “Il dottore” había acumulado una gran cantidad de puntos en las tres últimas carreras celebradas, y se plantaba en Sepang con 58 puntos de ventaja con respecto a Sete, a falta de tan sólo tres Grandes Premios por disputarse.

Valentino aumenta su reinado: Quinto título, segundo en MotoGP

Valentino Rossi llegaba a Malasia con opciones matemáticas de ser campeón. Simplemente con quedar detrás de Sete ganaría el título, pero Rossi no se conformó. El italiano cazó el intento de escapada de Sete y se hizo con su séptima victoria de la temporada y su quinto Campeonato del Mundo. La trayectoria de Rossi era envidiable, ya que había conseguido cinco campeonatos en sólo ocho años en el Mundial. Se proclamó de nuevo campeón en MotoGP, y en esta ocasión lo hizo a falta de dos carreras por disputarse: Australia y Valencia.

El final de año de Rossi sería excelente. Con el título bajo el brazo, el italiano no se relajó, y cerró la temporada ganando con autoridad las dos últimas carreras. Mención aparte merece la de Phillip Island, en la que fue penalizado con 10 segundos tras adelantar con bandera amarilla en las primeras vueltas, y al ser advertido de la suma de tiempos, comenzó un ritmo diabólico para ganar la carrera por 15.2 segundos de ventaja (5.2 al añadirle la penalización). De esa forma conseguía la octava victoria del año, pero no sería la última; todo ello el mismo día en que Sete Gibernau se aseguraba el subcampeonato. En Valencia, Rossi volvía a imponerse por delante de Sete, finiquitando de nuevo una gran temporada en la que había acabado en el podio en todas las carreras. La de Cheste sería a la postre la última carrera de Rossi con Honda, ya que después de cuatro años con la marca del ala dorada, emprendía un nuevo reto para seguir haciendo historia en MotoGP: ganar con Yamaha.

Detrás del duelo Rossi-Sete: La otra batalla

Y es que hubo más lucha por detrás de Rossi y Gibernau. Otros nombres como Biaggi, Capirossi, Bayliss y Hayden pelearon por ser el tercero en discordia en el campeonato. Biaggi se llevó esta particular batalla, y él y Capirossi fueron los únicos que ganaron carreras además de los dos grandes dominadores del Mundial de MotoGP 2003.

Nicky Hayden debutaba en el Mundial de MotoGP en 2003, proveniente del AMA Superbikes. El estadounidense, pese a ser compañero de Rossi en el equipo oficial de HRC con la potente RC211V, era un piloto joven e inexperto en la categoría en aquella temporada. No obstante, completó una temporada notable, siendo quinto en la general y logrando dos podios en su debut. Quien también debutaba en MotoGP fue Troy Bayliss. El piloto australiano llegaba a la categoría reina con un título en el Mundial de Superbikes en su palmarés, logrado dos temporadas atrás. Desembarcó en MotoGP con Ducati, uno de los nombres más destacados en 2003, y una de las principales novedades del segundo año de la era de las cuatro tiempos.

La sensación de la temporada: Ducati se estrena en MotoGP

La marca con mejor palmarés en el Mundial de Superbikes llegaba a MotoGP en el año 2003 con la revolucionaria Desmosedici creada por la mente privilegiada de Filippo Preziosi. Ducati entraba en la categoría reina con Loris Capirossi y Troy Bayliss a la cabeza. La Desmosedici GP3 no desilusionó en su primer año, de hecho, desde la primera carrera se dejó ver en las primeras posiciones. A lo largo de la temporada, los dos pilotos de Ducati acumularon un total de 9 podios, llegando el 13 de junio en Montmeló la primera victoria de la historia de Ducati en MotoGP a cargo de Loris Capirossi, un momento histórico que llegó en la sexta carrera de la marca italiana.

La temporada de Ducati fue mejor de lo esperado, y el primer año se cerró con nota. Loris Capirossi fue cuarto y Troy Bayliss sexto en la clasificación general. La casa de Borgo Panigale fue la sensación del año 2003, año en el cual empezó a marcar su camino en MotoGP.

La mejor carrera del año: Sachsenring

La lucha entre Sete Gibernau y Valentino Rossi propició interesantes carreras. La de Sachsenring fue la carrera que más representó esa batalla, aunque en aquella ocasión, Rossi se vería  superado por Sete.

La carrera, programada a 30 vueltas, comenzaría con Biaggi en la pole y los dos protagonistas de la carrera más atrás; Rossi salía cuarto, y Sete quinto. Valentino realizaría una gran salida, colocándose primero y tirando del grupo nada más comenzar. A Sete le costaría un poco más recuperar posiciones, pero tras cuatro vueltas ya era segundo, aunque la distancia que le separaba de Rossi superaba los dos segundos. El español comenzó entonces a rodar en un ritmo muy consistente, y aunque Rossi se resistía a ser alcanzado, Sete se acercaba poco a poco. Mientras, por detrás, Biaggi remontaba posiciones después de una mala salida. Max tomó demasiados riesgos y acabó yéndose al suelo, dejando en bandeja la tercera posición para Bayliss. Pasando el ecuador de carrera, Gibernau estaba ya a la estela de Rossi. Tras estar cuatro vueltas detrás de Valentino, Sete se puso primero cuando restaban 10 giros para acabar la carrera. Ahí comenzó la lucha por la victoria, y ambos permanecieron hasta el final de carrera juntos. Pero no fue hasta la última vuelta cuando Rossi decidió pasar a la acción y adelantar a Sete, y lo hizo tras un gran adelantamiento en la bajada del circuito de Sachsenring, a sólo dos curvas del final. Cuando todo parecía indicar que la victoria sería para el italiano, Rossi realizaba una trazada defensiva en la última curva, mientras que Gibernau saldría más rápido de esa curva. El español abrió gas más rápido y se hizo con la victoria con un estrecho margen de 60 milésimas en un final de carrera espectacular. Sete había conseguido imponerse a Rossi en un ‘cuerpo a cuerpo’ vibrante. Completó el podio de la carrera el australiano Troy Bayliss.

Así fue la mejor carrera del año 2003, en la que los dos grandes protagonistas del campeonato lucharon de poder a poder. Un año que fue el segundo de la era de los cuatro tiempos, de MotoGP; en la que como en el año anterior, Valentino Rossi volvió a ser el campeón.

Clasificación del Mundial de MotoGP 2003:

POSICIÓN

PILOTO (PAÍS/Moto)

PUNTOS

1

Valentino Rossi (ITA/Honda)

357

2

Sete Gibernau (ESP/Honda)

277

3

Max Biaggi (ITA/Honda)

228

4

Loris Capirossi (ITA/Ducati)

177

5

Nicky Hayden (USA/Honda)

130

Victorias: Valentino Rossi (9), Sete Gibernau (4), Max Biaggi (2), Loris Capirossi (1)

Podios: Valentino Rossi (16), Sete Gibernau (10), Max Biaggi (9), Loris Capirossi (6), Troy Bayliss (3), Nicky Hayden (2), Makoto Tamada (1), Alex Barros (1)

Poles: Valentino Rossi (9), Loris Capirossi (3), Max Biaggi (3), Sete Gibernau (1)