Gracias

Gracias

Hace 7 años, en un escenario similar al de hoy, dos jóvenes chavales escribían uno de los primeros capítulos de una historia cada vez más repleta de páginas. Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo, entonces en 250cc, ocuparon los dos primeros puestos en el GP de la República Checa, dejando claro que el motociclismo español tenía dos estandartes con un futuro cercano y prometedor. No obstante, Dani y Jorge vivían por aquel entonces la época más atormentada en cuanto a rivalidad personal, tanto que llegó a cotas de enemistad.

Los caminos de estos dos campeones se separaron al año siguiente, volviendo a juntarse en 2008. A partir de entonces, más victorias, más dobletes en el podio, más días de gloria para el motociclismo nacional…pero frialdad, mucha frialdad entre los dos principales representantes españoles en el Mundial de motociclismo. Una relación que con el tiempo volvió a su cauce natural, al de dos compañeros de batallas a 300 km/h que se juegan la vida cada vez que salen a esos trazados donde siguen forjando ese sueño que desde niños tuvieron.

Y es que más allá de las enemistades, Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo comprendieron que desde el respeto también se puede rivalizar. Y comenzaron a llevarlo a cabo en un apretón de manos cada vez más sincero, y cada vez más repetido. Entre ambos se encargaron de engrosar el palmarés en la categoría reina, un palmarés que pedía ya a gritos un sucesor para aquel Álex Crivillé que cruzaba a una rueda la meta del circuito de Jacarepagua, en Brasil, proclamándose campeón. Algo que logró Lorenzo dos temporadas atrás, y que bien uno o bien el otro, salvo sorpresa mayúscula, repetirá este año.

83 victorias, 201 podios y 6 títulos mundiales que no merecen ni un ápice de insana rivalidad. Y es que lo logrado entre estos dos pilotos en digno de admiración, y sobre todo de agradecimiento.  Agradecimiento que llega a su máximo nivel después del recital de Brno, de la intensa batalla, de la ansiada llegada de un final de infarto en MotoGP que no se vivía desde hace tres años en Montmeló. El decimonoveno doblete en las dos primeras plazas para un dúo español, algo que hace años era una simple quimera y que Dani y Jorge han convertido en tradición.

Por los Nieto, Herreros, Aspar, Pons, Crivillé…por todos aquellos que comenzaron a marcar el camino de un país que vive con orgullo su época dorada en la historia del motociclismo con estos dos grandes baluartes a la cabeza. Por los momentos que quedan, por los capítulos por escribir, por los ya escritos, por los campeones que vienen fuertes desde abajo con Pedrosa y Lorenzo como referentes. Por lo de hoy, y por adelantado, por lo que pueda deparar lo que resta de este campeonato. Por todo eso; Jorge, Dani, GRACIAS.