MotoGP 2011: El retorno del rey australiano, Casey Stoner

Ya ha acabado el año y con él una temporada que será difícil olvidar. El retorno de unos y la marcha de otros es el resumen, con pocas palabras, de esta temporada.

MotoGP 2011: El retorno del rey australiano, Casey Stoner
crash.net// Salida de MotoGP en el Gran Premio de Catalunya

Este 2011 ha dado para mucho en la categoría reina del mundial de motociclismo; hay momentos buenos, momentos regulares y momentos muy malos, de esos que aun nadie es capaz de creerse y que espera despertarse un día volviendo a la normalidad, tal y como estaba la vida antes del 23 de octubre. Porque en esa fecha nos dejó uno de los grandes de este deporte, el que apuntaba maneras para ser el sucesor en el corazón de Italia de su gran amigo Valentino Rossi.

“Ora vai e isegna agli angeli come si impenna”

Estas cosas suceden de repente, sin que nadie haya podido leer el guión previamente, sin que ninguno pudiese haber adivinado que ese día terminaría con un piloto menos en la parrilla, con uno excepcional, que iba aprendiendo de la mano de los mejores y arrepintiéndose de sus errores. Marco, el del pelo indomable, se fue, como todo el mundo ya ha dicho, haciendo lo que más amaba en el mundo, que era el montar en moto. Se sumó a una muy larga lista de pilotos que es preferible no recordar, porque es rememorar el dolor de privarse de ver las que podrían haber sido grandísimas carreras si ellos no hubiesen faltado.

Pero se fue y a la vez ha dejado la ya tan conocida sensación de que correr en moto no es un juego de niños, que es un deporte en el que la vida de cada uno de ellos entra en peligro sólo por ganar carreras y dar espectáculo. Y, ante todo, dejó su huella imborrable de chico bonachón y natural, que daba el máximo en la pista luchando por lo que quería: ganar subido a una moto.

El indomable australiano

Si este año también será recordado es por ese carácter fuerte que ha demostrado tener Casey Stoner, tanto en la pista como fuera de ella. Ya lo sacó parcialmente en la temporada 2007, pero este año, eso de pertenecer al equipo más fuerte del paddock le ha hecho concederse licencias hasta ahora inauditas: broncas al resto de pilotos, codazos, ironías… Todo un carácter que sobre el asfalto se ha traducido en un ritmo imbatible carrera tras carrera.

Cuando se supo su fichaje por Honda, asaltaron algunas dudas: En su primera temporada ya había corrido con una moto de la marca japonesa y sus resultados ni fueron muy notables ni fueron muy malos. Pero fue subirse en los primeros test en Valencia a la Honda y empezar a marcar buenos tiempos, y ese rendimiento le acompañaría durante toda la temporada desde la primera carrera, que ganó, eso sí, con dificultades; Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo no se lo iban a poner tan fácil.

Sin embargo, en las dos siguientes carreras las cosas se le complicarían más de lo esperado al australiano: una caída en Jerez (debido a un choque con Rossi) y un tercer puesto en Estoril le hacían perder el liderato frente al rival más directo, Lorenzo.

Como un ave fénix, Stoner renació de sus cenizas y encadenó tres victorias seguidas (Le Mans, Montmeló y Silverstone) que le auparon como el favorito y le devolvieron a la primera posición en la clasificación general. Ya tenía el mundial medio encarrilado.

Sólo faltaba afianzarlo, saber esperar y tener paciencia. Ya con su mente puesta en los puntos, esta temporada ha sabido ser segundo y tercero cuando veía que sus rivales eran más fuertes, sin arriesgar demasiado. Aunque aun necesitaba un golpe maestro para terminar de rematar el mundial; lo conseguía en Laguna Seca, cuando casi al final de carrera, comenzó a aumentar el ritmo y superar a sus dos obstáculos de cara a ganar: de nuevo, Pedrosa y Lorenzo. Ahí demostró ser un verdadero campeón, esperando pacientemente su momento y superando de forma magistral a Pedrosa en la entrada del sacacorchos.

El título se le terminaba por escapa al mallorquín y se le allanaba el camino a Stoner, que podía estar relajado y a la espera de proclamarse campeón matemáticamente, cuyo acontecimiento sería en su casa, Phillip Island, o mejor dicho, "Casey’s Land". Debido a una caída en el warm-up, Lorenzo sufría un desgarro en uno de sus dedos que le impidió disputar el Gran Premio, por lo que se le ponía en bandeja el título a Stoner.

Diez victorias, dieciséis podios, doce poles y ocho vueltas rápidas son los números de esta temporada del campeón paciente y peleón, que ha vuelto a lo más alto recogiendo el testigo de su ídolo y gran campeón por excelencia "Mick" Doohan.

El leve descenso del campeón

Esta temporada 2011 no ha sido tan agradable como lo fue el 2010 para Jorge Lorenzo. Entre caídas, problemas en la moto y que los números conseguidos por Honda llegan a asustar, este año ha estado lleno de baches para Lorenzo, que no ha podido revalidar su título.

Los números ya indican que no ha sido su mejor temporada: tan sólo tres victorias, en Jerez, Mugello y en el circuito de San Marino (ahora con el nombre de Marco Simoncelli). Dos poles al comienzo de temporada y un final de temporada sin disputar debido al desgarro en el dedo.

Si el año comenzaba bien, con la victoria en el circuito andaluz y colocándose líder en la general, una caída bajo el aguacero de Silverstone le complicaba la lucha con Stoner. Y desde Laguna Seca, o incluso antes, ya era consciente del dominio absoluto de su rival australiano, conformándose en muchas ocasiones con estar en el podio.

Termina este 2011 con la rehabilitación en su mano izquierda, a la espera de coger la Yamaha en los próximos tests en Sepang.

Los escuderos de Honda

Una parte del éxito de Stoner se lo debe a dos compañeros que han hecho una moto ganadora a lo largo de cuatro años y que por fin esta temporada han conseguido que la Honda vuelva al lugar que ha ocupado durante muchos años en el pasado: en el número uno.

Todas las temporadas, los pronósticos de todos los aficionados y los medios de comunicación, entre otros, comienzan con un Dani Pedrosa como apuesta segura a la hora de llevarse el mundial. Y nunca acaba por cuajar, aunque siempre tiene principios o finales de temporadas brillantes. En este 2011, Dani ha sufrido una caída en Le Mans que le fracturó la clavícula, alejándole de toda posibilidad de llevarse la corona y perdiéndose posteriormente tres carreras. Tras un octavo puesto en Italia aún con dolores en dicha zona, se quitó todo mal sabor de boca con la victoria de Alemania, en donde ya lleva cinco victorias, dos de ellas consecutivas.

Para despedirse del año, su última victoria fue especial: Motegi, la casa de Honda, y en donde además consiguió el podio número cuatrocientos para el motociclismo español.

Pero nada de esto le ha servido al español para adelantar a su compañero Andrea Dovizioso en la lucha por ser el tercer mejor clasificado, siendo el mejor resultado del italiano en lo que lleva en la categoría reina. Una progresión lenta pero segura que al final ha acabado con su fichaje por el Yamaha Tech 3, pero que le ha servido para despedirse de Honda con muy buenas vibraciones. Un piloto modesto y nada resultón en cuanto a victorias en MotoGP pero que en esta temporada ha cosechado hasta siete podios, muchas veces impidiendo a las Yamaha acercarse a su vecino en el box, Casey Stoner.

Desastre en Ducati

Algunos han ido muy bien pero otros, en cambio, han ido peor a medida que pasaban las carreras. Los tiempos bajos y los resultados no muy habituales de la pretemporada y las primeras pruebas de Rossi fueron achacados al dolor que arrastraba de una lesión en el hombro producida en mayo de 2010. En Jerez, el choque contra Stoner, que provocó que ambos se fueran al suelo mientras el italiano rodaba en posiciones delanteras, le imposibilitó subir al podio, terminando quinto. Tuvo que esperar hasta Le Mans para subir al tercer puesto del cajón y comenzó lo que parecía ser el ascenso de la Ducati.

Desafortunadamente, todo se quedó ahí. Los resultados durante el año no han sido los esperados por la fábrica boloñesa y se han encontrado bloqueados ante la dirección que debían tomar a la hora de hacer de la Desmosedici una moto competitiva y manejable por cualquier piloto. Pero nueve campeonatos del mundo pesan mucho en el curriculum de Rossi y nunca hay que descartarlo de cara a la temporada que viene.

Los españoles: sus más y sus menos

Si hablamos de regularidad y fortuna en cuanto a pilotos españoles, fuera de los “cuatro fantásticos”, hay que mencionar a Héctor Barberá. No ha tenido una temporada con grandes números, pero sí se ha podido mantener sobre su Ducati en la mayoría de las carreras, tan sólo perdiéndose tres de las dieciocho carreras y siendo la tercera mejor Ducati.

En cambio, la mala suerte ha caído sobre Álvaro Bautista, que ya desde la primera carrera se fracturaba el fémur de su pierna izquierda, perdiéndose la carrera en Jerez y con lo que conlleva estar una temporada con una lesión de ese tipo. De todas formas, en varias ocasiones ha demostrado que podía estar delante y un quinto puesto con su Suzuki en Gran Bretaña lo corroboran. Precisamente, en muchas de esas ocasiones en las que ha estado a punto de subir al podio, su moto le ha dejado tirado, cerniéndose sobre él la mala suerte que le ha dejado en una decimotercera posición.

Y no se puede terminar este repaso sin hablar de Toni Elías, un piloto luchador que con lo poco que ha tenido esta temporada ha hecho todo lo que ha podido y más. Este 2011, que comenzaba con el título de campeón de Moto2, es un año para el olvido en su buena trayectoria deportiva. Falta de atención, de material, compartir sus motos con otros pilotos… Ése es el resumen del año de Elías, que baja de nuevo de categoría, esperando encontrar esa atención que se merece y que tanto ha echado de menos

“Elbowz”

Así es como se conoce al piloto estadounidense Ben Spies que ha terminado una brillante segunda temporada en MotoGP como compañero de Jorge Lorenzo. Ha hecho gala de ser un piloto constante, que da espectáculo y cuyos resultados se vieron recompensados en Assen, con una victoria aplastante. Termina cerrando el top five de esta temporada

2012

Siempre hay cambios en todas las temporadas, pero el año que está a punto de empezar es especial por varios motivos: En primer lugar, en España se comenzarán a ver las motos desde una cadena distinta, de Televisión Española pasarán a Telecinco, con nuevas caras, aunque también algunas veteranas, como Ángel Nieto o Dennis Noyes. En segundo lugar, se incrementará el número de cilindradas: de 800 cc. a 1000 cc., con el propósito de reducir la electrónica y frenar el gran desarrollo que estaban teniendo las ochocientos hasta este momento. Y en tercer lugar, se introducirán las CRT, una clase de moto con un coste mucho menor a las motos de fábrica y a las "pata negra", que se han ideado para incrementar las posibilidades de los pilotos para subir a MotoGP. Serán motos muy inferiores, que seguramente no podrán luchar por las posiciones de podio, por lo que se podría crear un subcampeonato dentro de la categoría reina, para premiar a aquellos que sean los mejores pilotando estas motos. Aún así, en torno a este tema hay muchos debates abiertos que se despejarán en cuanto comience la temporada 2012, que ya tiene fecha fija: 8 de marzo en el circuito de Qatar.