Loeb vence en Francia y consigue su noveno título

El francés se corona en su ciudad natal y consigue su noveno título mundial. Segundo terminó Latvala y tercero Mikko Hirvonen.

Loeb vence en Francia y consigue su noveno título
Loeb vence en Francia y consigue su noveno título

Sebastien Loeb sigue aumentando y acrecentando su leyenda en el mundial de rallies. El mejor piloto de la historia del WRC ha conseguido un nuevo hito al coronarse por novena vez como campeón del mundo. Lo ha hecho además venciendo en "su" casa, en el Rally de Francia delante de todos los suyos, quienes han festejado por todo lo alto el que puede ser el último título en la especialidad del piloto de Citroën. El año que viene la participación de Loeb será testimonial, ya que se espera que tan solo esté presente en tres pruebas del calendario. 

El día de competición empezaba con un Loeb comandando de manera sobria la general. Dani Sordo por su parte buscaba recuperar posiciones en el primer tramo del día (Vignoble), si bien era un buen Neuville quien marcaría el tiempo más rápido, seguido del piloto español quien perdió algo más de cuatro segundos. Loeb se alejaba a 16 segundos, si bien solo cedía tres respecto a Latvala y seis respecto a Hirvonen, sus principales rivales. 

Similar situación se planteaba en el tramo 18, segundo del día (Bischwiller - Gries), donde de nuevo Neuville lograba el scratch, tres segundos por delante de Dani Sordo que ascendía a la quinta plaza, por detrás del propio Neuville. Loeb marcaba un tiempo discreto, aunque lo suficientemente rápido como para que Latvala e Hirvonen no lograsen rascar ninguna décima. Otra vez Neuville marcaría el mejor crono en la tercera especial Haguenau, mientras Dani Sordo se veía obligado a abandonar tras romper la dirección asisitida de su MINI. 

Con las posiciones bastante claras los últimos tramos carecieron de emoción, con un Loeb solvente que llegaba sin muchos apuros al último tramo, logrando así la victoria en el Rally de Francia y por consiguiente su noveno título mundial. Segundo fue finalmente Latvala, quien no tuvo problemas para defenderse de un Hirvonen que tuvo que conformarse con la tercera plaza. Algo más interesante se presentó la lucha por el cuarto puesto, que finalmente consiguió un excelente Neuville aventajando en casi diez segundos a Ostberg.