El fantasma de Canterville: Sólo un instante

El fantasma de Canterville: Sólo un instante
Cartel de la función de 2003

La Gala de la Cultura Fallera ha llegado de nuevo, y esta vez, viene acompañada de multitud de espectros que vagarán sin rumbo por toda la sala. ¿La razón? El Fantasma de Canterville, la obra de Oscar Wilde convertida en musical es la obra elegida para amenizar la entrega de premios, y un año más, el Teatro Principal de Valencia será el encargado de acoger a todo el equipo de actores, bailarines, técnicos y, por supuesto, nominados el día 8 de enero.

EL fantasma de Cibrian-Mahler –que así es como se renombró a la obra en 2003 tras una demanda de plagio a sus creadores- cuenta la historia de una familia de “nuevos ricos” americanos, los Otis, que se mudan a un castillo en Canterville, Inglaterra. Dicho castillo pertenece a una generación de marqueses, los Canterville, y su actual dueño, superado por las deudas que tiene que afrontar, se ve obligado a vender su propiedad para empezar una nueva vida, no sin antes advertir a los nuevos inquilinos de que allí todavía vive un antepasado suyo, el fantasma de Sir Simon de Canterville.

En esta obra los personajes se dividen en vivos y muertos. Mientras que los vivos son personajes estrafalarios, creídos y bordes, los fantasmas son almas en pena que luchan por encontrar a la doncella que derrame lágrimas por El Fantasma para conseguir romper el hechizo que se conjuró hace 300 años, y así conseguir que todos los espectros descansen en paz, tal y como lo describe la profecía.

Cuando una dulce joven logre brotar una oración de los labios del pecador, cuando una niña deje correr su llanto y el almendro estéril dé fruto, cuando la silenciosa campana de la iglesia anuncie la muerte del fantasma, entonces toda la casa recobrará su tranquilidad y la paz volverá a Canterville.

El grupo de horteras –porque no tienen otro nombre- que forman los americanos, llevan un vestuario lleno de color y sinsentido intentando ir a la moda con el mayor número de prendas caras y los fantasmas llevan trajes de época en tonos claros, con grandes pelucas y largas telas. La ambientación que se utiliza de decorado son las instalaciones del castillo.

En la nueva adaptación que podremos ver el día 8 de enero en Valencia (única función), aparecen nuevos elementos que difieren del musical original, como son, por ejemplo, el cuadro habitado por dos fantasmas que sirve de portal hacia el edén de los fantasmas o la aparición de nuevos personajes, ya que ahora la familia Otis está integrada por Nicolás Otis y Petunia, los dos padres; la hija de éstos y protagonista de la historia Virginia y una gran multitud de otros hijos, haciendo un total de más de 15 miembros.

Un equipo de más de 40 bailarines interpretarán durante aproximadamente dos horas esta famosa historia de Oscar Wilde, en la que el amor sobrepasará las fronteras de la vida y la muerte, buen ejemplo de ellos son los temas Sólo un instante y Bienvenida a nuestro edén. Pero también existen momentos extraños y absurdos como Susto o La mancha, ocasiones en que la familia de americanos utiliza diversos productos para mofarse de los espectros.

Este musical sólo se pudo ver en Argentina durante los años 2003 y 2008 en Buenos Aires, y más tarde, en la gira que se hizo en todo el país.

El mundo fallero debe estar contento de poder disfrutar de esta reconocida obra que tanto éxito tuvo en su momento y de la que se han filmado diversas adaptaciones cinematográficas. El fantasma de Canterville paseará por todo el teatro buscando a la doncella que consiga darle la paz. ¿Lo conseguirá?