Becca Mann vuela sobre Orlando

La nadadora, de sólo 15 años, se hizo con la victoria de forma aplastante en los 400 estilos femeninos. Missy Franklin sólo pudo ganar una de las dos pruebas en las que nadó. Ryan Lochte se quedó sin victoria. Dana Vollmer no tuvo problemas para ganar su prueba favorita, los 100 mariposa.

Becca Mann vuela sobre Orlando
Becca Mann posa con Samantha Arevallo y Kylie Stewart tras la final de los 400 estilos | Foto: @swimmingworld

Se presentó el día interesantísimo, como suele ocurrir. Los Grand Prix sirven para mantener el ritmo competitivo y para seguir los progresos logrados por un gran número de nadadores jóvenes, no en vano la mayoría de los competidores no supera los 18 años de edad, y algunos, como es el caso de Becca Mann -15 añitos sólo- ni se acercan. Y no sólo dan la oportunidad a los más jóvenes nadadores estadounidenses, sino también a muchos latinoamericanos, así como a deportistas consagrados de otros países, llámense Robbie Renwick o Yannick Lebherz.

Prueba por prueba el nivel fue excelente desde primera hora, con casi todos los favoritos cumpliendo. En la primera de las pruebas, los 200 libres, Missy Franklin se hizo con la victoria en las eliminatorias matinales y en la posterior final nocturna, con un tiempo de 57.67. El segundo puesto fue para Samantha Cheverton y el tercero se lo quedó la jovencísima Becca Mann. No tuvo rival Missy, que dominó la prueba sacando más de un cuerpo de ventaja a sus rivales desde el primer viraje. Como dato curioso, la media de edad en la final femenina fue de 17,75 años.

En categoría masculina, los 200 libres ocasionaron la primera sorpresa, y es que Lochte fue cuarto, siendo superado durante toda la prueba por Lebherz y Dwyer, además de por Hurley en los metros finales. Fue una final con mucho nivel, de la que se quedó fuera el británico Robbie Renwick, quien tuvo una actuación bastante discreta en la final de consolación.

La final de los 100 braza femeninos fue igualadísima hasta el final. Se terminó imponiendo la jamaicana Alia Atkinson por muy poco (1:58.01). La final masculina estuvo dominada por el brasileño Felipe Lima, quien consiguió derrotar al favorito, Mike Alexandrov, por apenas cuatro centésimas, marcando un tiempo de 1:00.86. No hay que olvidar que Alexandrov es compañero de equipo en los USC Trojans de la NCAA de estrellas mundiales como Vladimir Morozov, Colupaev o Katinka Hosszu. Su marca hoy fue de

Al igual que en la final masculina de los 200 libres, en la femenina de los 100 mariposa nos encontramos con tres muy buenas nadadoras: Dana Vollmer –récord del mundo en esa distancia y campeona olímpica en Londres-, Jeanette Ottesen y Missy Franklin. Como era de esperar ganó Vollmer, en 58.91. Missy Franklin fue cuarta, lo que demuestra que tiene mucho que trabajar en mariposa. Mientras tanto, en una de las pruebas en la que se proclamó campeón en el Mundial de piscina corta de Estambul, Ryan Lochte, el más rápido en las eliminatorias, fue segundo a más de un segundo de distancia del ganador, Tyler McGill (53.38).

Los 400 estilos pierden mucho cuando Lochte no participa. Tyler Clary y Conor Dwyer eran favoritos, pese a que Dwyer fuera tercero en las eliminatorias, gracias en parte al magnífico papel de Brandon Flynn, de sólo 18 años. En la final ganó Tyler Clary, pero a punto estuvo de tirar por la borda la victoria en los últimos metros. La final femenina tenía ganadora desde el momento en que Becca Mann le metió 13 segundos de ventaja a la segunda clasificada de las eliminatorias matinales. Por la noche, Becca no pudo mantener la distancia, que se redujo a “sólo” nueve segundos. Su tiempo fue de 4:41.24.

Mañana veremos los 200 mariposa, los 50 libres, 100 espalda, 400 libres y 200 braza. Becca Mann nadará los 200 mariposa y los 400 libres. A Missy Franklin la tendremos en los 100 espalda y 50 libres, y a Ryan Lochte en los 100 espalda. También tendremos la oportunidad de ver a Anthony Ervin en el 50, a Jeanette Oteson en mariposa y a Conor Dwyer y Tyler Clary. Sin embargo se notarán las bajas de Nathan Adrian y Matt Grevers, cuyas ausencias harán posible ver a otros nadadores hacerse con la victoria.