Ni cinco intercepciones privan a Matt Ryan de una nueva victoria

Los Arizona Cardinals (4-6) tuvieron ocasiones de sobra para ganar el partido pero el quarterback Ryan Lindley, que saltó al emparrillado en el segundo cuarto, no supo aprovechar los regalos que hicieron los Atlanta Falcons (9-1) en forma de turnovers. Un touchdown terrestre en el último cuarto decidió un partido igualado que pudo decantarse hacia los dos lados y que dejó, entre otras cosas, la decisión en Arizona de sentar a su quarterback titular John Skelton.

Ni cinco intercepciones privan a Matt Ryan de una nueva victoria
Falcons
23
19
Cardinals
Ryan Lindley debutó en un choque parejo ante el equipo puntero de la NFL (Foto: AP)

ATLANTA – Los Falcons ganaron a los Cardinals a pesar de las cinco intercepciones que lanzó Matt Ryan en la tarde del domingo.

El quarterback de los Atlanta Falcons tuvo un horroroso partido individual  -acabó con unos números de 28 de 46 para 301 empañados por sus cero touchdowns y cinco intercepciones- y sus errores bien le podrían haber costado el partido a su equipo, pero al final un touchdown de Michael Turner a seis minutos de la conclusión le dio el partido a los Falcons, que sumaron la novena victoria.

Antes de ello, los Falcons sólo anotaron mediante tres field goals y un touchdown de retorno de fumble de Jonathan Babineaux. No fue, ni mucho menos, un partido brillante de la ofensiva que sólo ha perdido un partido esta temporada. Se salvaron del segundo pinchazo consecutivo en una campaña que, hasta hace poco, parecía perfecta. Se acercan los playoffs y los Falcons parecen relajarse en exceso.

Skelton, al banquillo al poco de comenzar el duelo

Tampoco fue un mar de tranquilidad la ofensiva de Arizona. El entrenador de los Cardinals, Ken Whisenhunt, decidió cambiar de rumbo drásticamente apenas comenzado el partido sustituyendo al quarterback titular John Skelton por el suplente y rookie Ryan Lindley. Y no lo hizo del todo mal Lindley, decentemente, pero en un partido con muchos regalos fue incapaz –sería su particular novatada- de cerrar el choque.

Lindley tuvo unos números de 9 de 20 completos, quedándose en apenas 64 yardas, sin touchdowns ni intercepciones. Fue un secundario en su propia ofensiva, que atacó principalmente por tierra. El líder en los Cardinals fue el corredor Stephens-Howling, que corrió para 122 yardas en 22 intentonas, anotando el primer touchdown del partido, único de su equipo.

Poca acción en la segunda mitad y urgencias en el último cuarto

El resto de puntos de los de los de Whisenhunt llegaron con field goals de Jay Feely, que anotó los cuatro que tuvo. No fueron suficientes para conseguir una victoria que se antojaba vital para las aspiraciones de los del desierto. Arizona sigue en caída libre y, en el día más propicio para vencer, ante un rival de postín –al menos, eso dice la clasificación- tampoco lo hizo.

En un cuarto down clave en el último período, Lindley se la jugó –no le valían los tres puntos- y su lanzamiento no lo cazó Larry Fitzgerald por centímetros. Hubiera sido 1st & Goal en decisivo. El receptor tuvo el ovoide entre las manos, pero al perder el equilibrio se le escapó y, con él, la victoria de los Cardinals.

Tras no conseguir cambiar la aciaga racha negativa que ya les lleva a las seis derrotas consecutivas, los Arizona Cardinals (4-6) se enfrentarán la semana doce a los St. Louis Rams en lo que será un auténtico match ball que decidirá muchas de sus opciones de postemporada.

Los Atlanta Falcons (9-1) continúan plácidamente con su temporada y los playoffs están más que asegurados para ellos. La semana que viene viajarán a California para enfrentarse a los Buccaneers, en lo que será una semana más a descontar de su calendario hasta postemporada.