Charlie Batch encabeza el descalabro de los Steelers en Cleveland

Los Pittsburgh Steelers (6-5) completaron un partido para olvidar con su tercer quarterback, Charlie Batch, jugando como titular debido a las lesiones de Roethlisberger y Leftwicht. Las circunstancias eran demasiado adversas y uno de los rivales más débiles de la liga les pasó por encima. Los Steelers le dieron el balón a los Cleveland Browns (3-8) en hasta ocho ocasiones y Brandon Weeden y compañía aprovecharon los regalos. Pittsburgh se complica la vida a cinco semanas para el final.

Charlie Batch encabeza el descalabro de los Steelers en Cleveland
Los Browns cazaron hasta ocho veces balones perdidos por los Steelers (Foto: AP)
Browns
20
14
Steelers
Los Browns cazaron hasta ocho veces balones perdidos por los Steelers (Foto: AP)

CLEVELAND - Los Cleveland Browns se llevaron la mayor alegría de su temporada al ganar a unos Pittsburgh Steelers irreconocibles, sin Ben Roethlisberger pero también sin su primer suplente Byron Leftwitch. En esa tesitura, a Pittsburgh le tocó confeccionar un ataque cogido con pinzas, con Charlie Batch -tercer quarterback- como titular.

La máquina steeler nunca funcionó y sus mil y un errores los aprovecharon los Browns para conseguir su tercera victoria del año. Les costó, porque Cleveland sigue siendo Cleveland, pero después de hasta 8 turnovers concedidos por los Steelers, era casi inevitable que el partido acabase en manos locales. Todo el Browns Stadium celebró una victoria tan extraña como circunstancial. Otro día, lo ocurrido en la tarde del domingo no hubiera tenido lugar, pero los astros se alinearon.

Charlie Batch tuvo un día totalmente para olvidar, sin lado positivo en el que mirar. Su papeleta era tremenda y salvarla iba a ser difícil. Se quedó lejos de rendir al nivel exigido en la NFL. Sus 20 completos de 34 intentos para 199 yardas quedaron eclipsados por sus cero touchdowns y tres intercepciones vitales para el ataque brown. Además, los Steelers soltaron el ovoide hasta en 5 fumbles. El veterano jugador difícilmente volverá a ponerse el casco esta campaña, fue un desastre de los Steelers que, además, complica de nuevo las opciones de playoffs.

Black sunday para los "black and yellow"

Brandon Weeden tampoco tuvo un gran día, pero pudo sonreír. Y eso que empezó la tarde siendo interceptado con retorno para touchdown de 53 yardas incluido. Se rehízo lo suficiente como para remar hacia la consecución del partido. Lanzó 17 completos de 26 intentos para 158 yardas, con un touchdown por la intercepción nombrada.

El quarterback rookie se retiró con molestias en la cabeza en los últimos minutos y Colt McCoy disputó los postreros drives.

El running back novato Trent Richardson anotó el último touchdown -definitivo para la victoria- en el tercer cuarto y corrió para 85 yardas en total. Chris Rainey había igualado las fuerzas antes del descanso pero los Steelers, inoperantes y desconocidos, fueron incapaces de reaccionar con sus continuas pérdidas de balón.

La semana trece los Pittsburgh Steelers tendrán un difícil duelo contra los líderes de su división, los Baltimore Ravens, en un domingo que decidirá gran parte de las opciones de la franquicia de cara a postemporada. Lo realmente preocupante es que no se sabe si Big Ben estará finalmente disponible. De no ser así, otro encuentro como el de Cleveland sería nefasto para ellos.

Por su parte, los Cleveland Browns seguirán jugándose el honor frente a unos Oakland Raiders que tienen su mismo bagaje.