Greg McElroy triunfa por los Jets en la insipidez

A la decimosegunda, Mark Sánchez fue al banquillo. New York Jets (5-7) y Arizona Cardinals (4-8) disputaron partido en el que reinó el tedio y el sopor. Con sus temporadas acabadas y sin aspiraciones, ninguno de los dos quiso la victoria hasta que alguien con ganas, el tercer quarterback de los Jets Greg McElroy, salió para guiar a los Jets a una victoria pírrica e insulsa. En el último cuarto, McElroy pasó para el único touchdown del partido. Por los Cardinals solo hubo dos field goals.

Greg McElroy triunfa por los Jets en la insipidez
Greg McElroy puso las ganas de ganar en un domingo tedioso (Foto: Getty Images)
Jets
7
6
Cardinals
Greg McElroy puso las ganas de ganar en un domingo tedioso (Foto: Getty Images)

EAST RUTHERFORD, New Jersey - A Mark Sánchez le llegó su San Martín en el encuentro más descafeinado de toda la semana en la NFL y, con toda seguridad, aspirante a peor partido de toda la temporada regular. A todo eso se le añadía la casi total intrascendencia que respiraba el duelo. Combinación letal.

Rex Ryan decidió sentar al quarterback hispano, después de doce semanas y en el tercer cuarto, en favor del tercer mariscal Greg McElroy. Tim Tebow -por lesión- se encontraba inactivo para el choque y, aunque hubiese estado, McElroy significaba savia nueva para unos Jets que estaban en el punto más hondo de su depresión. Al descanso, el resultado era de 3-0 favorable a unos Arizona Cardinals que sólo anotaron mediante dos field goals.

Cuando salió McElroy, de segundo año, llegó y besó el santo. Un touchdown en uno de sus primeros pases le bastó para ganar el partido y ser vitoreado por el MetLife Stadium. No es que culminara una actuación espectacular -su pase de touchdown fue de 1 yardas para Jeff Cumberland-, es que simplemente hizo algo.

Greg McElroy acabó su participación de un cuarto con 5 completos de 7 completos y 29 yardas, pero siendo clave con su anotación para ganar el partido. Hasta su salida, Mark Sánchez había lanzado tres intercepciones -alguna muy meritoria- que, para fortuna de los Jets, el ataque de los Cards no supo aprovechar.

Shonn Greene corrió para 108 yardas, siendo el mejor hombre de los Jets en ataque.

Por los Arizona Cardinals, más tedio. Ryan Lindley inició un partido más y lo hizo para completar solo 10 de 31 intentos para apenas 72 yardas aéreas.

Domingo de perros en el MetLife

El insípido domingo de East Rutherford había llevado la tristeza de juego a ambos equipos, abatidos por sus temporadas en declive y sus frustradas aspiraciones de playoffs. Los Cardinals ya estaban muy lejos de su comienzo arrollador y reflejaban la impotencia de un conjunto que este año llegó a creérselo. Los New York Jets jamás se lo han creído. 

Parecía que ninguno quería ganar y que, de hacerlo, poco le importaba una victoria que adecentara su casillero. Tras los primeros tres puntos de Feely para Arizona, con los que acabó la primera parte, y el touchdown de Jets, el kicker de los Cardinals volvió a reducir distancias pero, en los últimos minutos, los del desierto fueron incapaces de anotar para llevarse la victoria.

Y mientras tanto, cuando al fin ganan los Jets en la temporada en que más "casa de los líos" se está convirtiendo la gang green, Tebow está en casa y Sánchez sentado en el banquillo. Así están siendo los Jets de 2012.