Candidatos al 'Offensive Rookie of the Year'

Un breve repaso a los cuatro grandes candidatos a dicho premio, en sus primeras 13 semanas como profesionales.

Candidatos al 'Offensive Rookie of the Year'
Griffin y Luck son los dos favoritos al título esta temporada (SBNation).

Cuando se habla de Offensive Rookie of the Year, generalmente hablamos de jugadores que, a parte de lo obvio al ser novatos, suelen ganar el premio sin presentar una temporasa positiva en líneas generales, con sus respectivos equipos. Un jugador que destaca en mitad de un equipo naciente, o recién armado, alzándose con el título por sus capacidades demostradas ante la propia liga en su primer año en la misma. Era lo normal.

Si nos centramos en esta temporada, vemos que el patrón sufre un cambio drástico. Drástico, pues los cuatro grandes candidatos mantienen a sus equipos o con récord ganador, o con posibilidades muy abiertas para tomar un lugar en postemporada. Andrew Luck y Russell Wilson, mantienen a los Colts y Seahawks respectivamente, con un pie y medio en postemporada. Sus años de novato están mostrando que la generación 2012 promete ser extraoirdinaria en lo que a mariscales, al menos, se refiere. 
 
Por el otro lado, tenemos a Robert Griffin III y Doug Martin. Redskins y Buccaneers viven al filo del peligro este año, su récord igualado les mantiene a cara de perro por un lugar en postemporada, algo que se antoja difícil, pero no imposible. No cabe duda de que Griffin es el jugador de moda, su forma alegre de jugar, mezclando aire y tierra, contagia a una grada y afición necesitada de alegrías tras muchos años de sin sabores y disgustos. Lo esperado se cumple con el egresado de Baylor. Por parte de Martin, sorpresa y no, el corredor llegó aa las 1,000 yardas hace tres juegos, demostrando que es la esperanza por tierra en el futuro de los Buccaneers, y la realidad en la propia actualidad. Equipo entremezclado, con fe en el futuro y apoyado en el coach Schiano.
 
 
Tampa Bay Buccaneers: Doug Martin, running back.
 
 
Doug Martin, con sus apenas 1'75 metros, llegó procedente de Boise State con la selección global número 31. Los Buccaneers optaron por el corredor de los Broncos para afianzar su juego terrestrepara medio-largo plazo.
 
En sus cuatro años con los Broncos de Boise State, Martin acumuló 43 anotaciones por tierra en sus 660 acarreos para un total de 3,431 yardas. Añadió cuatro anotaciones aéreas con su total de 67 recepciones con un total de 255 yardas. 2008, 2009 y 2011, estuvo participe como retornador de patadas, para un total de 739 yardas en sus 27 retornos, con una anotación. Dicha anotación llegó en 2011 con un retorno de 100 yardas en la Maaco Bowl Las Vegas ante los Sun Devils de Arizona State.
 
Su llegada a la NFL, si bien no 'sorprende' dada su fama en Boise State, no deja de resultar extraoirdinaria. Aunque, más que su llegada, su actual desempeño en Tampa, donde en apenas su primera campaña transcurrida, se convirtió en un ídolo para el equipo y la afición de una franquicia que espera apoyarse en él y Josh Freeman como pilares ofensivos a futuro. Acumula 236 acarreos para un total de 1,106 yardas con nueve anotaciones y un sólo fumble.
 
Su mejor juego llegó ante los Oakland Raiders el pasado 4 de noviembre en el Coliseum de la bahía. Martin llegó a 251 yardas por tierra con cuatro acarreos para anotación en sus 25 carreras totales. Tuvo una escapada para 70 yardas, promedianto 10 yardas por acarreo. Dichos números impusieron récord de franquicia en Tampa Bay. Martin finalizó el juego en Oakland, su ciudad natal, a 45 yardas de igualar el récord de yardas en un partido para un novato, impuesto por Adrian Peterson en 2007 con 296. Lo que si logró Martin fue igualar a Mike Anderson siendo los dos únicos corredores con al menos 250 yardas y cuatro anotaciones en un juego, ambos récords en la historia de la NFL.
 
Martin entró por derecho propio en la pelea por un ORoY para el cuál él mismo no se contabilizaba a inicio de temporada. En estos momentos Martin es uno de los corredores más dominantes de la Conferencia Nacional, y sin duda, el más prolífico de la NFC South, que mantiene a los Buccaneers segundos tras los campeones Atlanta Falcons.
 
Seattle Seahawks: Russell Wilson, quarterback.
 
 
Durante la tercera ronda, los Seahawks eligieron tomar con el pick 75 al quarterback de los Wisconsin Badgers, Russel Wilson. El menudo pasador llegó al estado De Washington como el tercer quarterback del equipo dispuesto a discutir el puesto de número uno con Tarvaris Jackson, que saldría del equipo, y la adquisición estrella en temporada baja de los de Seattle, Matt Flynn como agente libre. Su 1'80 de estatura no era un buen augurio de cara al draft, por ello cayó hasta la tercera ronda, cuando Seattle optó por él.
 
Quizás decir que optó esté mal, ya que el propio Pete Carroll indicó que la idea de tomar a Wilson en el draft estaba fija en el staff de los Seahawks desde antes de iniciar el mismo en Nueva York.
 
Su etapa en college inició en North Carolina State en el año 2008 donde acumuló 275 pases intentados para 150 completos y 1955 yardas aéreas. Lanzó 17 anotaciones a las diagonales para ser interceptado una vez con un rating total de 133.9.
 
Wilson cerró sus tres campañas en North Carolina con 8,545 yardas totales para un total de 76 anotaciones, sumando 26 intercepciones. No tuvo que esperar mucho para ver su gran año frente a él. Russell fue transferido a los Badgers de la Universidad de Wisconsin, donde disfrutó de su mejor campaña como jugador colegial con un porcentaje de completos del 72% para un total de 3,175 yardas con 33 anotaciones y solamente cuatro balones interceptados. Su rating total rozó los 200, quedándose en 191.8. 
 
Dado su tamaño, Wilson demostró en su etapa en la NCAAF que también sabe acarrerar el balón, ello es para un total de 1,421 yardas en sus 441 intentonas de carrera. De la misma forma sumó 23 anotaciones por tierra.
 
Russell Wilson llegó a la liga demasiado tapado por los estelares Andrew Luck y Robert Griffin III, de los que hablaremos a continuación. Si desempeño en los Seahawks, sin levantar demasiada arena, supera el notable al tener a Seattle con marca 7-5 y peleando por un comodín de la Conferencia Nacional. El quarterback pasó para 2,344 yardas y 19 touchdowns, para ser interceptado únicamente ocho veces. Mantiene un % de pase del 63.4 y un quarterback rating del 95.2, siendo de los más altos de la temporada.
 
El pasador de Seattle ha tenido en seis de los 12 partidos disputados hasta ahora un rating de 100 puntos o más, siendo de 80 o más en otros tres y únicamente tres partidos con un rating menor a 70. Su mejor partido como profesional lo tuvo en el CenturyLink Field ante los New England Patriots, cuando finalizó el juego con un rating de 133.7, tres anotaciones y 293 yardas en sus 27 intentos de pase con un total de 16 completos. 
 
Indianapolis Colts: Andrew Luck, quarterback.
 
 
Número uno del draft, mejor prospecto colegial desde John Elway. Andrew Luck es uno de esos mariscales colegiales que salen cada muchos años, se habla que desde Peyton Manning, un número uno no prometía lo que el egresado de Stanford lleva en sus venas. Luck aterrizó en unos Colts post Peyton, con la dura carga de hacer olvidar los tiempos del '18' por años venideros, mejores. Su primera temporada está siendo una demostración de que el talento no es incompatible con ser novato.
 
Su paso por Stanford fue catalogado como una lección de clase juego a juego, acumulando en sus tres años 9,430 yardas, 82 pases a las diagonales y 23 intercepciones., no teniendo en ninguna de sus tres campañas un rating menor a 140 puntos.
 
Su adaptación a la NFL no parece haberle costado demasiado el actual '12' de los Indianapolis Colts. Su tamaño, fuera e inteligencia, le dan una capacidad distinta a otros novatos. Luck es tiene la fortaleza mental para no venirse abajo tras un mal inicio de juego, logrando aupar al equipo a la victoria en la segunda parte, como se pudo ver ante los Detroit Lions días atrás en el Ford Field. Una de las habilidades que más en falta parece añorar y busca con ahinco recuperar, son sus dotes para 'manipular' a los profundos con sus ojos y movimientos, algo que parece no hacer efectivo con sus 16 intercepciones. De todas formas, Luck mantiene a los Colts como segundos en la Sur de la Americana tras Texans, con récord de 8-4 peleando por un lugar en el comodìn, y muy remotamente, por el liderato divisional.
 
Sus manos han enviado 17 pases a las diagonales para lograr un total de 3,596 yardas para un rating de 76.1.  El pasador logró en la semana 9 el récord de yardas para un quarterback novato en un juego, con 433 superando las 432 de Cam Newton en 2011.
 
Su favoritismo al Offensive Rookie of the Year, es algo con lo que se contaba a inicio de temporada, lo que sorprende es el actual momento que viven los Colts con sus manos al frente de una ofensiva fresca, que convina veteranía y juventud. Su seriedad a la hora de moverse fuera de la bolsa de protección, la serenidad con la que mantiene la vista fija enviando el pase sin caerse por un fallo, refleja la madurez de un jugador llamado a ser el buque insignia de los nuevos 'Potros'. La tarea es difícil, pero Luck ya está dando un primer paso tras romper registros e ilusiones realistas en su primer año.
 
Washington Redskins: Robert Griffin III, quarterback.
 
 
El ganador del Heisman en 2011 hizo su aparición en la NFL como segunda elección global del draft en 2012, solamente tras Andrew Luck. El quarterback llegó a la capital federal dispuesto a revivir la llama de una franquicia apagada y sumida en década y media de fracasos hilados sumados a una desilusión galopante que no devolvía la fe a una generación que creció sin saborear éxitos en una de los grandes equipos de la NFL. Pero era tiempo de RGIII.
 
En los Bears de la Universidad de Baylor, Griffin II cerró su participación de cuatro campañas con 10,071 yardas para 78 anotaciones y únicamente 17 intercepciones. Su cuerpo, si bien alto pero fibroso, le sirve para ser un gran corredor. Prueba de ello son los 32 touchdowns terrestres que anotó en los Bears con sus 2,199 yardas totales.
 
Su llegada a la liga venía precedida por el alto precio que los Redskins pagaron por su nuevo quarterback: primera y segunda selección en 2012 y dos selecciones de segunda vuelta adicionales, todo ello como pago a St. Louis por su segundo lugar en aquel draft. A toro pasado, al menos llegando a este nivel, las críticas que se hicieron a Snyder por aquel trato, no han vuelto a salir. Su quarterback se ha convertido en una auténtica estrella mediática dentro de una liga con una competencia terrorífica en dicho puesto.
 
Su distinción le hace único. RGIII mantiene rating de 104.4 pasando para un total de 2,660 yardas con 17 anotaciones aéras. En cuanto a pérdidas de balón, ha sido interceptado en cuatro ocasiones y dado diez fumbles, pérdidas éstas últimas, que nacen de su predilección por la carrera en muchas ocasiones, tiene 714 yardas esta campaña más seis anotaciones por dicho medio. Las proyecciones le mantienen por encima de las 1,000 yardas al finalizar la campaña, lo que podría combinar para un total de 4,500, de colofón a final de temporada.
 
Los Redskins se encuentran en la pelea por la NFC Este y un lugar en postemporada, igualados con Dallas y a un juego de los New York Giants, actuales campeones divisionales y del Súper Domingo. RGIII es uno de los culpables de la actual situación que viven los de Washington D.C y el prometedor e ilusionante futuro que le espera a la franqucia de las manos de un jugador distinto, único en su especie