A los Browns se les va a quedar corta la temporada

Los Cleveland Browns (5-8) consiguieron su quinta victoria de la temporada, la tercera consecutiva, y han cogido el pulso del 2012 cuando éste está acabando. Van a llegar tarde a la fiesta de los playoffs, pero igualmente Weeden, Richardson -dos touchdowns del running back ante los Chiefs- y compañía se irán con un buen sabor de boca de una temporada que fue negra en su comienzo. Los Kansas City Chiefs (2-11), por su parte, sumaron una nueva derrota en su travesía por el desierto de su desgraciado año.

A los Browns se les va a quedar corta la temporada
Trent Richardson anotó dos touchdowns para sentenciar a los Chiefs (Foto: Rick Osentoski // AP)
Browns
30
7
Chiefs
Trent Richardson anotó dos touchdowns para sentenciar a los Chiefs (Foto: Rick Osentoski // AP)

CLEVELAND - Los Cleveland Browns lograron su tercera victoria consecutiva, esta vez ante Kansas City Chiefs, y se colocaron en 5-8 después de un partido que tuvo un inicio fulgurante, con grandes jugadas individuales en el primer tiempo y un gran Trent Richardson que sentenció con dos touchdowns para los Browns.

Esta racha de tres partidos seguidos ganando es la mayor en los Browns desde 2009, que a su modo se van dando alegrías.

Da la sensación de que a los Browns se les va a hacer corta la temporada, y que su inesperado intento de despegue ha pillado cerrada la pista del aeropuerto. Tras un fatal comienzo de Regular Season -cinco derrotas al hilo-, Cleveland ha ido conjuntándose como equipo y, aunque a veces con pinzas, ha conseguido mantenerse con vida -cierto que es poca- a tres semanas del final. Han llegado tarde a una fiesta en la que nadie les esperaba. Su labor es igualmente encomiable.

Brandon Weeden completó un gran partido con buenos números, sin intercepciones y con 217 yardas de pase en 17 completos de 30 intentos. No tuvo anotaciones, pero de eso se encargaría su compañero Trent Richardson. Pese a que no ha sido elegido entre los tres candidatos a Offensive Rookie of the Year, el número tres del pasado Draft demostró que no pierde comba y es letal en la red zone. Dos touchdowns de una yarda sirvieron para darle la puntilla a los Chiefs.

Dos grandes jugadas avivaron el choque

Por los Kansas City Chiefs (2-11), que llegaban tras ganar su segundo encuentro de la temporada, lo más destacado fue irónicamente la primera jugada del partido, que les sirvió para adelantarse en el marcador cuando muchos fans todavía no habían llegado al Browns Stadium. Fue Jamaal Charles el protagonista cuando, en la primera jugada tras el kick off, cogió el balón para no soltarlo hasta la end zone, en una jugada brutal que pilló a la defensiva brown durmiendo. Sin preámbulos y al grano, los Browns se veían obligados a remontar desde el comienzo.

Mención aparte al gran partido global de Charles, que consiguió 165 yardas por tierra a parte de su anotación.

Por su parte, Brady Quinn regresó a números discretos tras su brillante actuación de la semana pasada y dejó la sensación de que aquello fue un espejismo. Tampoco ayudó mucho el resto de su ataque, pero acabó con 159 yardas en sus 10 de 21 completos, sin touchdowns y sí con una intercepción.

Tras conseguir un field goal en el primer cuarto, los locales iban a tomar el juego con la segunda big play del día. Si los Chiefs habían anotado un touchdown de 80 yardas, los equipos especiales de los Browns no iban a dejar que la franquicia de Ohio fuera menos. Travis Benjamin se vistió de crack para retornar 93 yardas, con el consiguiente touchdown y, de paso, entrar en la historia de los Browns: es el mayor retorno de punt de la historia de los actuales Browns.

Richardson marca las diferencias en la segunda mitad

Curiosamente esa fue la primera acción del segundo período. El partido tuvo sus puntos de inflexión ahí, en los zarpazos en frío. Tras el punt return de Cleveland, el partido bajó en intensidad y se equilibró. Los Chiefs no pudieron remontar y acabaron cediendo tras el descanso, cuando Trent Richardson anotó sus dos touchdown. 

Dos field goals más del veterano Phil Dawson redondearon la tarde para los de Pat Shurmur, que hicieron que la hinchada se fuera con una sonrisa a casa y se pueda despedir con un buen sabor de boca -y también con alguna que otra esperanza de cara al futuro- de la temporada 2012. La semana que viene intentarán mantener viva la tenue llama de cara a postemporada, pero para ello deben ganar obligatoriamente a unos Washington Redskins que también necesitan la victoria.

Mientras, los Kansas City Chiefs cumplirán el expediente ante los Oakland Raiders en un encuentro intrascendente. Los Chiefs dejarán así que pase una semana más de su temporada horribilis. Cuanto antes llegue enero, mejor.