Mark Sánchez autodestruye las opciones de playoff de los Jets

Los New York Jets (6-8) perdieron ante los Tennessee Titans (5-9) en Nashville y echaron por tierra las pocas aspiraciones que tenían de poder disputar los playoffs de la NFL. Mark Sánchez lanzó cuatro intercepciones y provocó un fumble en la última jugada del partido para acabar con la esperanza de su equipo. El quarterback hispano tocó fondo en un duelo en el que se le vio desmotivado, cansado moralmente y comandando a un equipo que por momentos pareció no jugarse nada. Nada se jugaban tampoco los Titans, ya eliminados, pero ganaron en un último Monday Night Football que careció de emoción y fue insípido para el espectador.

Mark Sánchez autodestruye las opciones de playoff de los Jets
Titans
14
10
Jets
Mark Sánchez puede haber puesto fin a un ciclo en los Jets (Foto: Getty Images)

 NASHVILLE, Tennessee - Los New York Jets quedaron eliminados de toda posibilidad de playoffs de la manera más irónica posible, con Mark Sánchez ejemplificando metafóricamente lo que ha sido la temporada 2012 de los Jets.

El quarterback de ascendencia hispana provocó hasta cinco turnovers, el último cuando su equipo tenía balón para remontar en la 25 de Tennessee a falta de 40 segundos. Ahí, tras un mal punt de los Titans, con 14-10 en contra pero con la oportunidad inmejorable para redimirse y ganar el encuentro para mantener vivos a sus Jets, Mark Sánchez recibió el balón en su primer snap y, como su temporada, se le escapó de las manos, cayéndosele en fumble recuperado por los Titans.

El partido había acabado ahí y con ese balón suelto las ínfimas aspiraciones de la Gang Green. Mark Sánchez solo puso el triste punto y final a un año convulso en el que los Jets nunca han parecido un equipo. El quarterback acabó el choque con 13 de 28 completos para un touchdown pero cuatro intercepciones, además del último fumble. No ganaba para desgracias un jugador visiblemente desmotivado y sin espíritu de liderazgo sobre su ofensiva. Le quedan dos semanas para acabar la pesadilla.

Chris Johsnon marcó las diferencias

En el bando contrario, los Titans salieron victoriosos sin jugarse nada pero mostrando una imagen más sólida que la de su adversario. Aunque tampoco hiciesen nada del otro mundo para llevarse el gato al agua, Chris Johnson se encargó de marcar la diferencia y decidió el partido. Suyo fue el touchdown que le dio ventaja a Tennessee. No fue un touchdown cualquiera, el running back había corrido 94 yardas para llegar a la end zone.

En total y aparte del touchdown, Chris Johnson corrió para 122 yardas en lo que fue el complemento perfecto a su quarterback Jake Locker, que se mostró serio durante todo el partido. Locker completó un partido sin intercepciones, con 13 de 22 para 149 yardas y, para redondear el MNF, el segundo touchdown de los Titans, mediante carrera.

Partido insípido

El que fue el último Monday Night Football de la temporada 2012 comenzó con tintes de intrascendencia. Sí, los Jets todavía soñaban con algo, pero parecían igual de inertes que sus rivales. Con esas y tras muchos ataques frustrados, el primer cuarto acabó con 3-0 favorable a los Jets, que anotaron un field goal gracias a Nick Folk.

Antes había surgido la primera polémica del día, cuando fue anulado un touchdown de Mark Sánchez hacia Jeff Cumberland al considerar los árbitros que el balón había tocado tierra en la recepción.

Sea como fuere, el partido avanzó y ya en el segundo cuarto Chris Johnson hizo su aparición estelar, que pilló por sorpresa a una defensiva superada a lo largo y ancho del césped de Tennessee. Una carrera estratosférica llevó a Johnson hacia el touchdown que empezó a romper un duelo demasiado estático.

Sánchez se hunde sin motivación

A partir de ahí los Jets se tuvieron que estirar por obligación, debían buscar la victoria aunque fuera por inercia. Mark Sánchez no estuvo a la altura y empezó a lanzar intercepciones de todos los colores y a cada cual más frustrante para sus compañeros.

Durante el partido, sorprendió que Rex Ryan utilizara a Tim Tebow para un drive entero. No obstante, el quarterback exgator no completó el único pase que intentó –optó por carreras en un par de jugadas en las que no encontró pase- y solo ganó 15 yardas en su actuación global. Tras demasiado tiempo fuera de los emparrillados, hasta a él le resultaría extraño permanecer en el campo más de un snap.

A Sánchez le picó el orgullo y envió un pase a las diagonales que atrapó Jeff Cumberland, esta vez sin penalizaciones. Pese a todo, los Jets estaban por delante y quedaba poco más de un cuarto por disputarse.

Pero Locker contestó rápidamente en un rápido drive. El quarterback decidió correr y esquivando rivales llegó al touchdown. No se movería más el marcador y ganarían los Titans por 14-10.

Aún le quedaría tiempo a Mark Sánchez para ser interceptado dos veces más y, pese a todo, tener balón para ganar el partido. Era un todo o nada con 40 segundos por disputarse. Pero cuando una temporada es una espiral de desgracias, difícilmente se puede revertir la situación. A Sánchez se le escapó el ovoide en el primer snap y tocó fondo. Ahí acabaron todas las posibilidades de que la temporada de los Jets, turbulenta como pocas, pudiera seguir con una llama de ilusión. Fin del juego y probablemente fin de una etapa en los New York Jets.