El 'método Talese': "Más calle y menos escritorio"

El 'método Talese': "Más calle y menos escritorio"

El escritor y cronista Gay Talese, uno de los padres del periodismo en el siglo XX, maneja un estilo de vida que a lo largo de su carrera le ha permitido llegar al pedestal de la "prensa literaria".

Aunque el mundo hispano no ha sido testigo directo de la siembra de su último legado -pues sus más recientes obras nunca fueron traducidas a nuestra lengua- a Talese se le conoce en todo el mundo como el ejemplo vivo del periodismo bien contado. "Narrar historias", eso hizo y eso hace Gay Talese, el padre del nuevo periodismo.

Las historias más increíbles las encontró de niño en la sastrería de su padre. Para el pequeño Gay todo cliente que entrase a la tienda debía aguantarse sus preguntas. Cualquiera que pudiera hablar le resultaba como un libro entero sin leer. Ya en su adolescencia sabía que los zapatos no eran lo suyo, que la prensa estaba mal y que a ésta le hacía falta un 'inyectazo' de clase; quizá una pizca de identidad.

"Viví la Segunda Guerra Mundial a través de las ansiedades de un sastre", cuenta Talese al referirse a su infancia, a la guerra y a su padre. Italiano de sangre residente en Norteamérica, Gay habla de la guerra como si hablase de un cuento. Confiesa haber vivido el paralelo de ser ciudadano y sentirse intruso, siendo tan sólo un niño.

"Sobre un sastre, un zapatero o un conductor de bus.." Así nacieron sus historias, en la cotidianidad. Apunta que para crear hay que verse a un espejo. Que la escritura será primordial siempre y cuando la curiosidad invada al autor y éste nunca olvide la importancia de la delineación y la investigación para "contar" una noticia.

Pero más que creativo es un estilista de pies a cabeza, un hombre de rutina y secretos que expone como veterano de mil batallas al que él mismo denomina el "otro nuevo periodismo", esa ola que no resulta perjudicial pero puede llegar a serlo. Más calle y menos escritorio, eso debe demandar la prensa de hoy, retomar la vieja escuela del mejor periodismo del siglo pasado. "Salir a la calle es salir a buscar historias, esa es la única forma de hacer periodismo", resalta.

Un método

"Soy un fastidioso exponente de la no ficción, un reportero que no quiere cambiar nombres, que no quiere hacer personajes". Quizá uno de sus más recordados apuntes, donde reflexiona sobre la sinceridad y lealtad a la vocación que lo acompañaron en cada día de su vida. Su método, resumido en diez "mandamientos", describe al detalle lo que fue el buen ejercicio de su oficio.

Pasión y vocación. En la escuela, Talese ya hacía lo que le gustaba: fue corresponsal del Atlantic City Daily cubriendo temas estudiantiles, además de cubrir la sección deportiva para el periódico de su escuela.

Oídos alertas. En la sastrería de su padre oyó de primera mano el testimonio de Garet Garret, miembro de la mesa editorial de The New York Times, cuando sostenía una charla cualquiera con otro desconocido. Escondido, Gay elaboró un informe de todo lo que Garrett mencionaba acerca de Aldoph Ochs, -en ese entonces dueño del periódico- y lo que su influencia política representaba en uno de los medios más importantes del mundo. Fruto de su trabajo, escribió Kingdom and the Power, publicado en 1969.

Imagine, no mienta. Sostiene que sin modificar los hechos una noticia será literaria y veraz. Todo consiste en darle un color, ambientarla y describirla para ubicar de cierta manera al lector, entonces será legible para todos los públicos.

Obsesionarse con un tema, adquirir la rutina de la escritura, investigar lo necesario y ser punzante a la hora de entrevistar. Eso es lo que profetiza Talese. "Escribo una frase muchas veces. Cuando siento que quedó bien, paso a la siguiente. Y luego a la siguiente, hasta que haya completado un párrafo. Después sigo el mismo proceso con varios párrafos hasta completar unas tres o cuatro páginas en papel amarillo a rayas. Cuando he hecho ésto, las paso a limpio en mi máquina de escribir y vuelvo a leerlas", expone.