Antonio Esteva: "El Mundial de 2006 marcó un antes y un después en la comunicación en España"

Antonio Esteva: "El Mundial de 2006 marcó un antes y un después en la comunicación en España"
Antonio Esteva: "El Mundial de 2006 marcó un antes y un después en la comunicación en España"

Antonio Esteva Valiño (Madrid, 27 de abril de 1975) es la cara conocida de los partidos que se emiten en abierto en la Sexta. Desde pequeño, puso música a su vida con su amor fiel e incondicional por la radio, la cual escuchaba gracias a los viajes por todo el mundo de su abuelo. En una familia de músicos y médicos, Antonio Esteva optó por el Periodismo, su vocación desde que narraba partidos de baloncesto mientras jugaba en su infancia con sus amigos del barrio. La polivalencia es un rasgo que marca su trayectoría periodística al probar en diferentes soportes como radio y televisión. Su objetivo es transmitir la fotografía del momento y contar las historias de los protagonistas, independientemente de que sea una final de un Mundial o un campeonato de alevines. Antonio Esteva es consciente de la situación actual que atraviesa el Periodismo pero identifica que el camino a seguir debe ser el trabajo y el esfuerzo, las bases que abren una puerta para la profesión. Un periodista con una gran planta, una potente voz y una mirada que derrocha complicidad. 

PREGUNTA: Sus inicios se remontan al Carrusel Deportivo. ¿Qué recuerdos de la radio tiene de su infancia?

RESPUESTA: Siempre me acompaña. Soy un oyente compulsivo, me encanta la radio. Me levanto con la radio y me acuesto con la radio. Es una gran escuela y yo creo que es la madre de gran parte del periodismo. En televisión, en prensa y en internet se acortan muchas cosas. La radio es el arjé de todo. A la hora de narrar, yo creo que la radio tiene una ventaja con respecto a la televisión, que al no estar viendo el partido tienes un elemento evocador para el oyente y es una ventaja para el que lo está contando. El peso de la voz tiene más relevancia que en otros medios que se ve en la imagen.

Respecto a mis principios, eché el currículum donde pude. No estás para rechazar muchas cosas. Pero sí que mi primera idea era la radio. Yo soy muy aficionado a la radio desde muy niño porque escuchaba los noticieros, los magazines…con mis abuelos en la cocina. Todavía recuerdo de mi infancia esa sillita blanca en la cocina de mi abuela y escuchando esa radio antigua que aún conservamos en la familia. Los domingos por la mañana me levantaba y me pasaba a la cama de mi abuelo y escuchaba una radio negra que había traído de sus viajes en barco por el mundo y aún no se veían en España. Y así crecí. Yo me metí en esto para contar las historias protagonizadas por otros, no para ser el protagonista de ellas.

P: ¿En qué periodista o programa se fijaba cuando era pequeño?

R: Yo soy muy autodidacta, pero aprendo y sigo aprendiendo de muchos profesionales. De quien me gusta algo, intento emularlo. Te va enseñando el camino y te vas identificando con esas personas. Matías Prats padre, Matías Prats hijo por la forma de llegar al espectador, las narraciones que llegaban desde el extranjero, los argentinos por ejemplo, y a la hora de tratar la información me fijo mucho en la cultura anglosajona, esa neutralidad y esa forma de contar atemperada los eventos deportivos y fabricar historias y reportajes con esos personajes que se crean a través de esos medios, me parece la mejor fórmula. Narraba partidos de chapa de pequeño. Incluso me decían mis compañeros de barrio cuando jugábamos al fútbol o al baloncesto que jugando estaba cantando la jugada en directo mientras estábamos metidos en el ajo.

Los domingos me levantaba y me pasaba a la cama de mi abuelo a escuchar la radio

P: ¿Por qué eligió Periodismo?

R: El Periodismo es vocacional. Tenía otras opciones. En casa hay familia que se dedica a la medicina, a la música y a otras disciplinas del arte. También todo eso me está sirviendo para que lo importe en periodismo. Me he metido para contar las historias de los demás, para hacer una fotografía de la realidad y transmitirla al espectador.

P: Fórmula 1, Motos acrobáticas, fútbol, baloncesto…Un periodista multidisciplinar. ¿Qué le queda por probar o que le gustaría probar?

R: Lo que me venga. No tengo la sensación de que esté incumpliendo un sueño, todo lo contrario. Soy una persona que me rijo por pequeños momentosde felicidad en lo profesional, y disfruto tanto haciendo un partido de infantiles como un partido de una final de un mundial de fútbol. Si tuviera que elegir, me encantaría seguir haciendo fútbol. En una cancha de fútbol se concentra la vida en 90 minutos.  La información en general me gusta. Para ser periodista deportivo primero has de ser periodista. Las herramientas que usas en el periodismo deportivo se entroncan en una fuente de periodismo general. Entonces, si no estoy haciendo otras cosas, es porque me apasiona el deporte. Pero sí es cierto que los que me conocen me lo dicen: soy un librito de conocimiento general. Me encanta la historia. De pequeño me apasionaba los atlas de geografía e históricos. Muchas veces importo ese tipo de conocimientos para hacer metáforas con el fútbol porque yo creo que tiene mucho de épica.

P¿Radio o televisión?

R: Papá o mamá. La televisión me lo ha dado todo. En televisión podemos hacer virguerías. Me encanta transmitir el estilo que tenemos en la Sexta. Me gusta hacer ese tipo de juegos. La Sexta nos ha dado la posibilidad de hacer el mejor producto en más de 4 horas en prime time. Sigo haciendo radio, aunque sea a través de colaboraciones y si tuviera que elegir, no sé qué hacer. Algún día volveré a narrar partidos en radio, a ayudar o a colaborar. En campos de Tercera o donde me dejen.

Me he metido para contar las historias de los demás, para hacer una fotografía de la realidad y transmitirla al espectador

P: Llega en 2006 a la Sexta y su labor es narrar los partidos previos al de las 22.00 horas. ¿Cómo recuerda su aterrizaje?

R: Fue como el de todos mis compañeros, con mucha ilusión, muy complejo porque nosotros dábamos un Mundial de Fútbol sin haber montado una televisión y esto es literal. No había ni una mesa ni una silla ni un ordenador. No había infraestructuras. Montar una cadena de televisión pero montarlo en un dial con 12 horas al día solo con fútbol. Los primeros que llegamos lo recuerdan con mucha cariño, muchas horas de sacrificio. Una experiencia muy bonita. Me siento un privilegiado habiendo contado conmigo. Ese esfuerzo y esa ilusión es la base que hizo que la Sexta diera el Mundial como lo dio. Marcó un antes y un después en la comunicación de este país. Es como cuando te trasladas a una casa, te mudas, y dices “dónde pongo la cocina, dónde pongo el salón”. Ahora toca disfrutar.

P: De su paso por la Sexta, ¿con qué experiencia se queda?

R: Con la experiencia vital. Con el cariño de la gente, del público. Soy una persona muy emocional. Sin esa química no es posible que salga adelante lo que sale en esta televisión. Por lo menos en lo que me compete, no sería posible. Aquí se suple la falta de medios con mucho esfuerzo, dedicación y talento. Tenemos mucho respecto al producto y queremos darlo de la mejor forma posible. De ver como peleamos entre semana, que no solamente es el fin de semana. Es un trabajo de 24 horas al día, 7 días a la semana. Anoche iba de camino a casa y en el coche se te van ocurriendo cosas, llamas a tus compañeros. Eso es con lo que me quedo, esa experiencia.

En una cancha de fútbol se concentra la vida en 90 minutos

P: "La vida puede ser maravillosa”. ¿Qué recuerda de Andrés Montes?

R: Me quedo esas experiencias que te decía atrás. Como compañero fue un shock para todos. No estaba con nosotros cuando sucedió lo peor, pero la verdad es que me quedo con esos años, ese Mundial loco en Alemania, donde en 33 días tuvimos que narrar 25 partidos y todo el equipo que estábamos desplazados, que éramos Salinas, Virginia (productora), Jorge (conductor), Andrés y yo, vivimos muchas experiencias. Éramos comoPhileas Fogg, nos faltó usar el barco. Visitamos Colonia 4 veces para hacer los partidos y yo no recuerdo la catedral de Colonia. Esas risas, esos momentos de complicidad…. Con todo eso me quedo. Y con la frase de “hay que vender el tranvía”. Le daba igual vender un partido de liga regular a algún partido que no les interesa ni a los propios jugadores de la NBA y te lo vendía a las 3 de la mañana. Nos enganchaba. Esa jerga tan particular que él utilizaba, incluso en su vida personal.

P: En 2009, Andrés Montes se despedía de la cadena con un oro de España en Eurobasket. ¿Dónde estaba cuando supo que sería el narrador de la Liga?

R: Estaba en casa, en pijama, desayunando en el salón con mi mujer. Me llamó Antonio García Ferreras, uno de los periodistas que más admiro, para decírmelo. Habíamos terminado la temporada, aquella Guerra del fútbol. La temporada la terminé yo en el partido de las 22.00 horas. Tiempo más tarde me llamaron para decirme “oye, que el Comité ha dado el visto bueno y queremos que te encargues del partido en abierto. ¿Te parece bien?”. Yo encantado. Intentaré no fallar y contar historias, se llame Liga BBVA o Torneo Infantil Ciudad de León.

P: Kiko Narváez, Enrique Ortego, Dani García Lara o Marcos López han compartido contigo cabina en algún momento. Unos son periodistas, otros no. ¿Es necesaria esta mezcla hoy en día?

R: Creo que en la diversidad está la riqueza. Yo creo que todos han aportado lo suyo al estilo Sexta. Todos formaban parte y de todos he aprendido mucho. Todos tienen algo diferente entre sí y eso es lo bueno. Si haces que todo eso se sume en un cocktail alrededor de lo que quieres contar, que es el fútbol, genial. Hay que darle mucha importancia a lo que realmente es, al partido. Y ellos lo han entendido, que forman parte de este gran espectáculo y que tienen que dar lo mejor en cada momento. Yo siempre empiezo con “bienvenidos” y acabo dando las gracias. Que te elijan hoy en día con tanta variedad tiene mérito y no podemos fallarle.

Sid Lowe es la flema británica del periodismo anglosajón puro y duro. Es un profesional que tiene ese punto de acidez cuando debe tenerlo y sobre todo ese punto cirujano a la hora de tratar la realidad. Dani García Lara es la experiencia del fútbol y el esfuerzo por ser un gran comunicador. Está en constante evolución, en constante aprendizaje y su mejor arma es que se deja aconsejar. Sabe que esto no es un partido de fútbol, sino que hay que contar un partido de fútbol. Enrique Ortego es la voz de la experiencia del fútbol en este país. Es la voz del conocimiento del Real Madrid, es uno de los que mejor conocen esa casa por dentro.Marcos López es la diferencia. Hay una química especial, una forma de entender la vida y el fútbol muy similar. Con Marcos hay muchas similitudes. Su concepción del espectáculo desde dentro, porque él también ha sido futbolista, hace que todo sea mucho más fácil. Sabe elegir las palabras, sabe desgranar y descifrar un partido, de una manera diferente y es por lo que la gente nos elige en casa.

P: Se suele decir que los futbolistas aprenden a regatear en la calle y en las escuelas de fútbol aprenden la táctica y el rigor defensivo. Hablando de Periodismo, ¿ocurre lo mismo?

R: Sí. Periodismo, fútbol y casi todos los ámbitos de la vida. Os tengo que confesar que antes del periodismo me he dedicado a muchísimas más cosas. Y en todas me he sentido a gusto, he sacado algo de aprendizaje. Empecé ayudando en el negocio familiar, estuve en mil trabajos como le pasa a la juventud de mi época, para ayudar en casa y entender lo que era la vida y bueno, de todos he sacado algo. De todo se puede aprender. No se puede llegar como algún compañero que te has cruzado en la vida que con 20 y tantos años él aspira a cubrir la información de un equipo de Primera División. Hay que tener los pies en la tierra y tener humildad. Intentar avanzar e intentar aprender. Y eso es lo que yo me he aplicado. Patear mucha calle, mucho trabajo, mucha redacción. Es la única forma de aprender.

P: El cierre de ADN y Público, becarios que trabajan gratis… ¿Qué radiografía hace del periodismo hoy en día?

R: Como la de la situación en España, en Europa y en el mundo. Está todo muy mal. En mi época tampoco estaba mejor. Había menos medios, por lo tanto menos oportunidad. Quizás tampoco había tanta gente que le gustara esto. Te voy a contar una anécdota: ayudando a mis tíos en su frutería, una mañana había un médico tomando la tensión en la puerta del mercado. Me acerqué y le pregunté: “¿Estás tomando la tensión? ¿Por qué?”. Me contestó: “Ya soy doctor y no encuentro trabajo y quiero seguir ejerciendo mi profesión aunque sea en la calle”. Y estaba tomando la tensión a las personas que quisieran en la puerta de un mercado. Son cosas que te abren los ojos. Me pareció tan injusto que después de tantos años, tanto esfuerzo y tanto trabajo estuviera en la calle por su voluntad ayudando a la gente. A veces perdemos la perspectiva del peso específico y de la gratificación. Lo mismo pasa con el Periodismo actual. Entiendo que a un becario se le haya que pagar y los ERES son muy duros para todos. Me gustaría que todos viviéramos en un mundo feliz y todos con trabajo. Todos hemos hecho muchos trabajos gratis, pero eso no significa que no tengas una recompensa. Has de saber que estás en el camino y si te gratifica de alguna otra forma que no sea económica, pues perfecto, pero si tampoco te gratifica en eso, tendrás que dejarlo. A mí en muchos sitios no me pagaban pero saqué algo, abrí la cabeza y me abrieron la puerta.

Me contestó: “Ya soy doctor y no encuentro trabajo y quiero seguir ejerciendo mi profesión aunque sea en la calle”

P: ¿Hasta qué punto un medio de comunicación queda al margen en cuanto a los intereses publicitarios?

R: En nuestro caso somos una cadena privada y necesitamos de publicidad para subsistir. Si me hablas desde el punto de vista editorial y de contenidos, a mí nadie me ha dicho tienes qué contar esto porque nos interesa esta historia o tema de publicidad. La única  “publicidad” que sí me veo obligado en primera persona es a autopromocionar la cadena. Es un acto solidario, de respeto y de compañerismo, necesario para esta casa que no tenemos una radio ni un periódico. Lo mínimo que podemos hacer entre los compañeros de esta casa es darnos paso unos a otros y que vengan a ver el trabajo de nuestros compañeros.

P: En una entrevista para VAVEL, Miguel Ángel Román, narrador de Gol TV, afirmó: "No estaría mal que bajáramos el volumen de la polémica alrededor del deporte".Punto Pelota, programa en el cual usted es colaborador, es un ejemplo de esa polémica. ¿Casa con los valores del periodismo?

R: Las raíces del periodismo no las debemos abandonar: rigor, contrastar información, pensar que el protagonista es el evento que tú estás contando y que tú eres el transmisor. Y más allá de eso, los valores del periodismo es algo muy grandilocuente, queda muy bien, pero en este mundo es muy complicado saber dónde está la escisión. Respecto a la polémica, si lo ve la gente y les gusta...A la gente le hace feliz. Si me preguntas en lo personal, no es cuestión de que me guste a mí. Yo tengo mis propias ideas y defiendo mi estilo, que no es el que lleva la mayoría, pero me siento cómodo, me tratan bien y me cuidan. Estoy muy a gusto.

 P: Iturralde González acusa a La Sexta del cierre de su cuenta en twitter. En una entrevista en RNE dijo: "El periodismo deportivo está cada vez más cercano al 'Sálvame' y a 'La Noria'.

R: No estoy de acuerdo. La profesión periodística y el deporte es un crisol de estilos y a lo mejor Iturralde se refería a un determinado sector de la prensa deportiva que no acierto a ver. Respecto a cerrar su cuenta de twitter, quien la cierra es él. A mí también me han proferido muchos insultos, muchas críticas y he estado tentado a cerrarla. Cada uno es libre de ejercer su profesión y tiene sus foros. Yo me hice twitter para estar más cerca de la gente, que quiere criticar y no entiende y el por qué, y para los que nos siguen y nos piden cosas. A partir de ahí, es un hilo de comunicación más.

P: El intercambio de golpes entre Juan Carlos Rivero y Juanma Castaño, el lio de acusaciones entre COPE y SER… ¿Existe respeto entre compañeros de profesión en Periodismo?

R: Como en todo. Lo que pasa es que la diferencia es que en el periodismo todo se ve. Hoy en día, algo de esta profesión, la comunicación, quiere ser el centro de atención. En nuestro caso, todo lo que hacemos se ve. Otra historia: vas a comprar el pan y escuchas a la gente criticarte. Yo no me imagino a un médico que le digan: “pues el otro día operaste mal”. No me sirve lo de te expones a eso. No. Te expones a tu trabajo pero no expones tu vida ni tu persona. Respeto debe existir, pero no todo el mundo se respeta.

La profesión periodística y el deporte es un crisol de estilos

P: Ramón Trecet, en una entrevista para Jot Down, dijo: “Un periodista vale hoy su número de followers”. ¿Twitter es una herramienta o un arma de doble filo?

R: Las dos cosas. Es una herramienta si sabes utilizarla. Pero también es un arma de doble filo. Twitter es una base de información. Pero hay que contrastar que aparece en twitter. Es un mundo endogámico. Twitter debería ser una herramienta más de comunicación dentro de la comunicación, no la única herramienta de comunicación.

P: ¿Existe el periodismo de calidad alejado de las grandes inversiones?

R: Supongo que sí. Yo he formado parte de grupos de periodismo de calidad alejados de grandes inversiones y hemos hecho trabajos que al público le han gustado. Si hemos tenido una gran respuesta crítica de gente que lleva muchos años en la profesión. Por ejemplo hay iniciativas como VAVEL u otras páginas webs que son medios minoritarios en los que yo me fijo todavía porque hay cosas que me interesan y que me gustaría extrapolar o importar. Eso ha existido siempre y me alegraría que existiera siempre. Si no se retroalimenta, no es divertido. Al espectador le tienes que mover, evolucionar con él de la mano, que haya gente como vosotros que hace otro tipo de periodismo, sin medios pero intentando llegar hacia la calidad me parece bien.

Yo no me imagino a un médico que le digan: “pues el otro día operaste mal”.

P: ¿Debería negociarse el precio del fútbol?

R: No es unitario, se basa en la subasta. Al ser una subasta, cada ocasión que tiene que renovarse es distinta. Yo no sé si es caro o barato, lo que si te puedo decir es que el fútbol en abierto en este país cada vez lo ve más gente, eso es señal de que le gusta la apuesta. Si compensa o no compensa, eso lo tiene que decir la gente que maneja los números y las finanzas de un ente televisivo. El otro modelo, la televisión de pago, solo se puede sostener si también hay un número de abonados, un ingreso o un capital aportado por la empresa para sufragar esa inversión.

P: Fútbol Club Barcelona. ¿Estamos ante el mejor equipo de la historia del fútbol?

R: Yo he visto mucho fútbol y me gusta ver mucho fútbol, como a mucha gente, y lo que te puedo decir es que para mí es uno de los mejores, sin duda. No te puedo decir si es el mejor porque, por su estilo, o llevando su estilo a cabo, es el mejor. Ese estilo de tenencia de la pelota, de toque, desde luego ahí es el mejor. Digamos que es el aprovechamiento básico de sus pilares. Es la madurez absoluta de su propio estilo de juego desde hace muchos años. Ellos apostaron hace muchísimos años por un modelo y, hasta que eso ha cristalizado, ha llevado tiempo, muchos fracasos y mucha constancia. Al final, esa tenacidad y ese seguir por el sendero es lo que ha ocasionado que estemos ante la excelencia máxima de su estilo de juego. Y ahí es el número uno de la historia del fútbol. Hay otros, con otro estilo de escuela que también es perfectamente válida y que también es perfectamente aceptable por el público. Hay gente a la que no le gusta el estilo del Barça. A mí, me encanta. Pero también hay otros estilos: más directos, más conservador, más frontal… Dependiendo del estilo que te guste, habrá equipos y selecciones de leyenda que te habrá parecido, en tú opinión, “la mejor selección, o equipo, de la historia”. Y para mí, el Barcelona está entre los mejores. De lo que yo he visto recientemente, el mejor.

El Barça, con esa tenacidad y ese seguir por el sendero, ha conseguido que estemos ante la excelencia máxima de su estilo de juego

P: ¿Con qué figura histórica compararía a Guardiola? ¿Y a Mourinho?

R: Los dos son grandes pensadores, eso está claro. Guardiola se autoproclama “ladrón de ideas”, yo en parte también lo soy. Importa muchos estilos de otras disciplinas y muchas ideas que las plasman en el fútbol. Mourinho es la esencia del fútbol, aunque no haya sido futbolista de élite. Es el estratega. Es una especie de pensador, de General dentro del campo. Es capaz de manejar absolutamente todo lo que ocurre en el campo y fuera del campo. Maneja muy bien los tiempos y los discursos. Son dos líderes y lo podrían haber sido en cualquier otra disciplina, más allá del fútbol.

Guardiola también es otro pensador como Mourinho pero le tira más la idea filosófica, metafísica y poética de este deporte. Es una persona que le gusta tener todo controlado, está obsesionado con su trabajo y en el que tiene que poner toda su pasión y su inventiva. Guardiola yo creo que sería un artista del fútbol, de personaje del Renacimiento como pudo ser Leonardo Da Vinci o incluso Miguel Ángel. Multidisciplinar. Mientras, Mourinho podría ser uno de los grandes pensadores de la antigua Grecia o uno de los generales romanos, que tenía todo controlado en el campo de batalla, incluso el discurso, para mermar al enemigo.

Practican lo que en Estados Unidos se conoce como el “trash talking”, un poco lo que hacía Larry Bird con los rivales. Dentro de la cancha les decía “en la próxima jugada me voy a ir hasta la esquina y delante de tu cara voy a hacer dos amagos y voy a meter el triple”. Y a la siguiente jugada, Larry Bird, cogía la pelota y delante del rival le hacía dos amagos y acababa metiendo el triple. Ese es Mourinho. Son dos ganadores.

Guardiola se autoproclama ladrón de ideas. Mourinho es la esencia del fútbol.

P: De todo el fútbol que ha visto, ¿con qué jugador se queda?

R: Pues mira, te voy a contar otra historia. Alguien me dijo una vez viendo un partido de la selección francesa, “me he desenganchado del fútbol hace años, pero por Zidane voy a seguir viendo partidos”. Por ese jugador, merecía la pena pagar por una entrada. Soy, también, un apasionado de la fuerza que tiene Messi. Me parece impresionante que nadie haya dado con el antídoto “anti-Messi”. Me parece fantástico y bueno para el fútbol. Que tengamos una especie de “Correcaminos”, genial, que nadie sea capaz de pararle y que gracias a él, el equipo esté donde está. Pero, la elegancia que tenía Zidane…

Tengo muchos ídolos además del mundo del fútbol, pero ver jugar a Zidane era otra cosa. Le he visto a pie de campo, le he visto en la grada, le he visto a dos metros, lo he visto en una cabina de retransmisión y lo he visto por televisión. Zidane te transmitía otra cosa. Más allá de lo que era el deporte o el fútbol. Era un espectáculo en sí. Era la armonía, la elegancia. Te parabas a verlo e incluso se te olvidaba que estabas viendo un partido de fútbol o del marcador. Simplemente te transportaba a otro lugar. Sus controles, esa forma de manejar la pelota. Te he citado a dos pero te podía haber citado a muchos más.

Zidane era un espectáculo en sí, la armonía, la elegancia.

P: Mourinho o Guardiola

R: De los dos se puede aprender mucho. A Mourinho le sigo desde que entrenaba al Oporto y a Pep Guardiola, evidentemente, le conocemos todos. Hay otros grandes estrategas en el fútbol europeo, pero por forma de jugar me gusta el estilo de Pep Guardiola. Por forma de competir, me gusta José Mourinho.

P: Messi o Cristiano Ronaldo

R:  Cristiano es un profesional de profesionales. Un especialista de especialistas. Puede ser el mejor, o uno de los mejores, rematadores de cabeza. El mejor, o uno de los mejores, lanzadores de faltas y lo digo ahora que no está pasando un buen momento como lanzador de faltas. Puede ser el mejor, o uno de los mejores dribladores, chutadores desde fuera del área, penaltis, goleadores, killers. O sea, todo lo que tú te puedas imaginar: pasadores, velocista… Tiene tal abanico de posibilidades tácticas que está en todas ellas con una nota altísima. Messi, sin embargo, también hace muchas cosas, pero en las dos o tres que mejor hace, es imparable. Es decir, no hay un futbolista como Messi. Hoy en día no hay nadie como él, haciendo de Messi.

P: Xabi Alonso o Fábregas

R: Yo soy un enamorado del fútbol de Cesc Fábregas. Me gusta su dinamismo, me gusta su lectura del partido, me parece un lugarteniente del entrenador en el campo moderno. Puede ser el volante del siglo XXI. Xabi es un enorme pasador y es un tipo que tiene el fútbol en la cabeza, pero Fábregas tiene el campo en la cabeza. Es capaz de elegir la zona en la que puede hacer más daño y donde puede ser más útil, y emplearse a fondo. Me encanta el fútbol de Cesc. Además, con Fábregas tuve muchas discusiones porque yo era de los que apostaba por su llegada a la Liga española desde hacía mucho tiempo y mucha gente me decía “no, este en España no triunfa. Una cosa es el fútbol inglés y otra el español”.

P: Xavi o Iniesta

R: Yo era un enamorado de pequeño del fútbol de Laudrup y después del de Zidane, así que me quedo con Iniesta.  Xavi ya se le debe un Balón de Oro, como también se les ha debido a otros como Casillas o Raúl. Pero en el caso de Iniesta y Xavi, prefiero a Iniesta. Es una especie de duende que transita sobre el campo y que aparece, ¡zas!, hace magia en un momento determinado. Se para todo.

P: Luis Aragonés o Vicente del Bosque

R: No conozco mucho a Luis Aragonés. Le he hecho algunas entrevistas y he trabajado cerca en algunos eventos. Con Vicente he pasado muchos años en la Ciudad Deportiva. Le veía todos los días, como veía a todos los jugadores del Madrid. Admiro el carácter atemperado que tiene Del Bosque, su forma de llevar un vestuario. Es también de esas personas con las que también he aprendido mucho. Una persona que es capaz de trasladar su filosofía de vida a su filosofía de trabajo y a su ética de trabajo. Vicente trasmite carisma.

P: Fernando Alonso o Michael Schumacher

R: Yo me enganché a la Fórmula 1 con Ayrton Senna. Senna, Alain Prost, esos duelos. Si me dejas, elijo a Ayrton. Si tengo que elegir entre Fernando y Michael, nuestro Fernando Alonso. Pero yo era de Ayrton Senna.

P: Michael Jordan o Magic Johnson

R: Joder, ¡yo era de los Celtics! (risas)

P: Pues añade a Larry Bird

R: Me quedaría con Larry Bird. Hombre, como aficionado. Si me dices “¿quién marcó una época?”, pues es evidente que Michael Jordan es el más grande de todos los tiempos. Dicho por ellos mismos. Tenía una mirada, un deseo en los ojos, una determinación y, también unas facultades atléticas, pero sobre todo, lo que le hacía ganar los partidos, los títulos y marcar una época fue su determinación y su deseo. Su inagotable e insaciable hambre de victorias.

Luego también tenía eso Larry Bird. Bird tenía todo eso y era capaz, como os he contado antes, de desafiar lo indesafiable. De superarse, porque en su vida también tuvo que superarse y eso lo trasladó a la cancha. Era además un buen compañero, huía de protagonismos y hablaba siempre de “nosotros” y “equipo”. También entra en nuestra cultura de “futbolsexta”.

Magic Johnson me parece que era la sonrisa del baloncesto. Los tres han sido esenciales para que admiremos hoy en día la NBA. Por esa época maravillosa. En el caso de Magic, era uno de esos deportistas que mejor ha conectado con el público y también eso es esencial. Para que eso crezca hace falta que el público se involucre y eso lo ha hecho Magic Johnson. Ha sido capaz de disfrutar y hacer disfrutar en una cancha de baloncesto. A mí eso ya me parece elogiable.

P: Pau Gasol o Marc Gasol

R: Yo jugaba de pivot y acabé de ala-pivot, por la altura. De los dos me gustan cosas. Cuando sus compañeros de selección le llamaban a Marc, la “Tanqueta”, me parecía que tenía un potencial y no solo por lo físico. Le veías siempre callado y pensativo. Le veías entrenar tiros, entrenar con los pivots, decías “joder, este se lo está tomando muy en serio”. A mí me parece que Marc es uno de los jugadores que sigue en progresión y que no ha tocado techo. Para la NBA puede ser uno de los mejores pivots de la actualidad.

Pau tiene muchas más cosas. Si se lo propone es una especie, entrecomillas, de pequeño Sabonis. Es capaz de subir la pelota, lanzar triples, tirar ganchos, jugar despaldas y taponar, defender, correr el contraataque…  Lo que más me gusta de Pau, y también le aventaja en años y en experiencia a Marc, es que siempre ha sabido elegir el momento exacto en su carrera deportiva para todo. “Hasta aquí me quedo en el Barça, hasta aquí en Memphis, ahora llego a Lakers, hago esto con Kobe…”. Es muy inteligente. Admiro que ha sabido hacer las cosas con mucha inteligencia.

Entrevista realizada en las instalaciones de Mediapro por Carlos MurilloAdrián Orzáez Víctor Manuel Molina Pozo.