Ramón Lobo: "Cuando los diarios salen a bolsa el objetivo es el beneficio económico"

El periodista hizo su primera aparición pública, desde su despido, en la Universidad Miguel Hernández de Elche. El periodista dedicó algunos consejos a los estudiantes de periodismo que abarrotaron la sala y comentó circunstancias de El País y la oferta actual de medios.

Ramón Lobo: "Cuando los diarios salen a bolsa el objetivo es el beneficio económico"
José Luis Ferris, Ramón Lobo y Juan Ramón Gil. / Diego Fotografos

Ramón Lobo es el nombre de un periodista, que junto al de 128 compañeros más aparece en el mail de despidos agrupados en un Expediente de Regulación de Empleo que desguazó la plantilla de El País hace unas semanas. Ahora es uno más de "los 8.400 periodistas masacrados por la crisis", explica, y uno más de los cinco años millones de parados. El ERE llega en una situación general, en el que los medios están prescindiendo de los periodistas, y en una situación en particular, Prisa se encuentra en manos de Liberty (un grupo de accionistas que se hizo con la mayoría accionarial del grupo editro de El País), quien sólo busca un beneficio económico a través de la especulación.

El recién despedido dejó de estampar sus crónicas de guerra en las páginas de El País tras 20 años. Ahora, de momento, se dedica a su blog y a la emergente JotDown. Precisamente en esa web publicó una columna en la que hablaba del cambio de modelo de negocio periodístico: "ya no te miden por lo que vales, sino por lo que cuestas", y explicaba que "lo llaman crisis de la industria periodística, culpan a Internet, a su gratuidad, al desplome publicitario, a los viejos de 50 años poco polivalentes. Nadie hace autocrítica. En la cúspide de los medios se instalaron los gerentes disfrazados. Se recorta en reporteros, viajes, información. Se afirma que las exclusivas están obsoletas por culpa de la Red".

El viernes pasado visitó la Universidad Miguel Hernández y amplió algunos conceptos relacionados con esa frase. Aunque al principio no quiso dirigir muchas palabras respecto, al final arremetió contra el periodismo como un negocio: "cuando los periódicos salen a bolsa, los objetivos cambian. Ya no es la noticia, el fin pasa a ser el beneficio económico", Prisa salió a Bolsa en el año 2000 y llegó a la Bolsa de Nueva York en 2010 tras la operación con Liberty. "Cuando los jefes son gerentes, no se admite igual el criterio periodístico" y "se prescinde de la gente más valiosa y se hace un producto peor. Los editores no han sabido adaptarse a Internet".

Objetividad y periodismo

En cualquier conversación sobre periodismo, cuando alguien -sin que tenga el más mínimo conocimiento de la profesión- quiere hablar sobre el periodismo siempre suele decir: "el periodista debe ser objetivo". No. Ramón Lobo explica que "ninguno somos objetivos, tenemos que ser honestos". La objetividad dejaría de lado el análisis y la interpretación, el verdadero motor de la profesión y que es el que domina a la perfección Ramón Lobo. Y para realizar un análisis se parte de criterios, que generalmente se dividen en izquierdas o en derechas, donde se engloban el resto de ideologías. Ramón Lobo no siente que los dos criterios estén bien representados en los kioskos. "Yo soy de izquierdas, pero cuando voy al kiosko no encuentro alternativas. Reconozco que El Mundo está bien titulado y tiene buenas piezas, pero aún así, no es mi alternativa".

Aún con todo, Lobo "volvería a hacer periodismo". "Es cierto que el periodismo no está en un buen momento, pero salvo la de disturbios, ¿que profesión tiene futuro ahora mismo?". Pero el periodismo que propone Lobo no es el que hacen las grandes empresas, "los periodistas hemos pasado a viajar en el coche oficial con el poderoso, hacemos historias sin las personas". Reconoció que a veces mide el aburrimiento con un sistema que recomendó: "dividid el número de corbatas por el número de páginas". Pero también quiso aclarar que "prefiero el modelo de Le Monde o El País antes que el Huffington Post", este último diario llegó el pasado verano a España y ofrece un producto gracias a trabajo no remunerado. Entre las causas de las aportaciones gratuitas se encuentra el hecho de que, como dice Ramón Lobo, "en Internet todavía no hay rentabilidad económica".

Ramón Lobo recomendó, frente a los bajos salarios y a la ausencia de la independencia periodística necesaria, la asociación. "Si no te pagan lo suficiente, asociáte con otros". Quizá siguiendo su ejemplo surjan medios de información alejados de intereses empresariales que nada tienen que ver con la información de servicio público.

Foto portada: Ramón Lobo, autor: Uly Martin