Martí Perarnau: “Lo que está en crisis no son los periodistas sino la industria periodística”

Martí Perarnau -productor publicitario, atleta olímpico y recordman de España en salto de altura- es hoy en día una de las voces autorizadas en el mundo del periodismo deportivo. No en vano, lleva años ligado al mundillo y ha pasado por multitud de medios, desde TVE hasta Catalunya Ràdio, Diari de Barcelona o Sport, entre otros tantos.

Martí Perarnau: “Lo que está en crisis no son los periodistas sino la industria periodística”
Martí Perarnau: “Lo que está en crisis no son los periodistas sino la industria periodística”

De él hay que destacar sus amplios conocimientos y la calidad de los análisis que plasma en sus artículos, algo especialmente valorado por los lectores. Precisamente de algunos de esos artículos nació Senda de Campeones, el libro que ha publicado este mismo año sobre la cantera azulgrana. El polifacético Perarnau atendió a Vavel.com para hablar sobre su libro, el fútbol, el Barcelona y el Periodismo.

Pregunta: Su libro, Senda de Campeones, analiza los entresijos de la cantera azulgrana. ¿Cómo surgió la idea?

Respuesta: En verano de 2010 publiqué unos perfiles bastante amplios en el diario Sport sobre los jugadores más prometedores del Barça B. Tuve la impresión de que faltaba un hilo conductor, un relato común que permitiera comprender las razones de semejante éxito. Y ahí empezó todo.

P: ¿Cómo fue el proceso para escribirlo?

R: Un proceso nada original: preguntas, interrogantes, personaje, etc. Profundizar en la realidad de La Masia, intentar comprenderla, abarcar todos los ángulos, intentar asimilar la inmensidad de esa cantera, etc. Busqué hablar con todo tipo de personajes, de todas las épocas y momentos. Fueron varios meses de recopilar testimonios y documentación. Y después llegó lo duro: transformarlo en una narración inteligible y coherente, que permitiese comprender el fenómeno. En total, unos ocho meses.

“Carles Folguera me impresionó mucho por su calidad humana y pedagógica"

P: Explica José Ramón Alexanko en su libro que cuando un niño tiene un mal comportamiento en el campo se le castiga sin jugar. ¿Qué habría que hacer con los jugadores de élite?

R: Ellos creen que deben educar y formar a los chicos, y que comportamientos erróneos deben ser corregidos. Posiblemente, si padres, formadores y entrenadores colaborasen estrechamente en corregir comportamientos excesivos ayudaría a que en la élite esos comportamientos se produjesen en menor cuantía.

P: También se habla de que las cesiones ya no son una forma de librarse del jugador sino de permitirle seguir creciendo. De hecho, los traspasos de Bojan, Jeffren y Oriol Romeu incluyen opciones de recompra. Aunque son casos distintos, ¿se ha aprendido de lo sucedido con Cesc?

R: No estoy seguro de que Bojan, Jeffren y Romeu sean casos parecidos entre sí. Más bien veo que se ha avanzado en otra línea: Riverola estuvo cedido en el Vitesse holandés, aprendió, se curtió en la Eredivisie y ahora es titular en el Barça B. Su progresión continúa. Ha ocurrido igual con Isaac Cuenca: fue cedido al Sabadell y ha regresado al B e incluso ha debutado ya con el primer equipo de Guardiola. Los procesos van cambiando. Pero que una promesa se vaya, tentada por una gran oferta económica que el Barça no puede –ni debe- igualar, seguirá siendo inevitable.

P: Después de haber hablado con tantas personalidades importantes en la historia del Barcelona, ¿quién le ha sorprendido más y por qué?

R: Carles Folguera, el director de La Masia. Por su capacidad pedagógica, su calidad humana y el fervor con el que educa a los chavales de La Masia. Es un hombre que pasa desapercibido en medio de tantos grandes futbolistas, pero que sabe mantener el rumbo, la humildad y la serenidad en mitad de la euforia de los éxitos actuales. 

P: ¿Qué conclusión sacó después de la publicación del libro?

R: Que La Masia está en condiciones de proporcionar futbolistas al primer equipo durante los próximos quince años sólo con los chicos que hay ahora mismo.

Con Xavi nos entusiasmamos tanto hablando de fútbol que nos olvidamos de almorzar”

P: Cuéntenos alguna anécdota que recuerde especialmente.

R: Quizás la conversación con Xavi. Fue en un vestuario del Camp Nou y nos entusiasmamos tanto hablando del estilo de juego y los conceptos tácticos que se nos pasó incluso la hora de comer. Cuando nos dimos cuenta ya eran más de la cuatro de la tarde y hubo que salir corriendo.

P: Nuestra Liga está considerada por muchos como la mejor. Sin embargo, directivos como Del Nido o Roig dicen que es una “porquería”. ¿Qué hay de verdad en una y otra afirmación?

R: No sé exactamente cómo se mide eso de la mejor Liga. La española es una competición de alto nivel, con lagunas y claroscuros, con precios prohibitivos para el público, horarios algo rocambolescos a veces y notable desprecio para las aficiones. Pero no es ninguna porquería. Posiblemente, ya querrían los italianos tener una Liga como la nuestra. Claro que yo también querría ver los estadios de aquí en condiciones similares a los de la Bundesliga, en cuanto a instalaciones y asistencia de público. O con el ambiente, el colorido y el entusiasmo de la Premier.

P: ¿Qué le parece la denominada “Revolución Del Nido”?

R: Que los derechos de televisión están distribuidos de forma desequilibrada es algo evidente.

P: ¿Cree realmente que el reparto de derechos televisivos tiene tanto que ver con la supremacía de Barcelona y Real Madrid?

R: En los últimos 20 años, Barça y Madrid han ganado la mayor parte de los títulos de Liga con fórmulas distintas de distribución de derechos. Sin duda, es un factor que influye pero no es el único. En estas décadas, muchos clubes han despilfarrado montañas de dinero, incapaces de construir un proyecto sólido y sostenible, aplicando una gestión incomprensible. Los derechos influyen, pero no son sólo los derechos.

P: ¿Cómo se explica que entre el 2º y 3er clasificado haya más de 20 puntos de diferencia?

R: Porque es indiscutible que estamos ante los dos equipos más poderosos de Europa. Barça y Madrid, probablemente, también le sacarían 20 puntos al tercero en la Bundesliga y en Italia y bastantes puntos en Inglaterra.

“Málaga y Athletic tienen capacidad para pelear por la Champions”

P: ¿Cómo ve este año a los equipos de Primera: el Athletic de Bielsa, el Atlético sin Forlán ni Agüero, el Málaga del jeque, etc.?

R: El Málaga tiene muchos mimbres para componer un equipo competitivo, con capacidad para pelear por una plaza de Champions. El Athletic también. Bielsa le ha añadido conceptos esenciales del juego de posición y anda corrigiendo su desconcertante inicio, aceptando algunos fundamentos tradicionales del equipo, como la finalización por bandas y el centro al área. Otro candidato a pelear por plaza europea. El Atlético de Madrid, sin embargo, continúa preso en un círculo perverso de desconfianzas mutuas. En ese club, nadie se fía de nadie.

P: ¿Alguno logrará hacerle sombra a Barcelona y Real Madrid?

R: Sombra no lo creo. Ponerles en apuro, sin duda. Real Sociedad y Sevilla ya lo han conseguido con el Barça. El Levante y el Racing, lo mismo con el Real Madrid. Para los dos grandes no será un paseo militar en sentido estricto: sufrirán algunos tropiezos, pero terminarán lejos del tercer clasificado.

“Barcelona y Madrid sufrirán tropiezos, pero terminarán lejos del tercer clasificado”

P: Los Barça-Madrid siempre han sido partidos de tensión, pero este año ha aumentado el nivel de crispación. ¿A qué es debido?

R: Los cuatro partidos de abril sí fueron un cúmulo de crispaciones. Pero los de Supercopa en agosto no me parecieron especialmente tensos. Hubo una tángana final muy desagradable y el incidente de Mourinho con Tito Vilanova, pero sobre el campo se disputaron 179 minutos muy nobles y competidos, sin más.

P: ¿Cómo se explica que canteranos del Madrid tengan tanto éxito en otros clubes y, sin embargo, no tengan oportunidades en el primer equipo?

P: Hay algunas razones que lo explican. El Barça posee un estilo de juego muy definido e inamovible: el juego de posición. Los canteranos lo aprenden de muy pequeños y crecen a la sombra de dicho estilo, sin dudas ni renuncias. Aprenden un auténtico idioma futbolístico y lo dominan a la perfección. El Real Madrid, sin embargo, no posee un estilo específico de juego. Tiene otras excelsas virtudes: su ambición y coraje, una fe indesmayable, ansias de ganar siempre, una historia extraordinaria, etc. En fin, grandísimas virtudes, pero no un estilo único. Sus canteranos no aprenden ese idioma único sino varios, en función del entrenador que hay en cada categoría o del momento que viva el primer equipo. Se forman, por tanto, en varios idiomas aunque no dominan uno en profundidad, como los del Barça. Son dos modos distintos de encarar la formación.

P: En las grandes Ligas europeas, ni siquiera la ejemplar Bundesliga se libra de las deudas. ¿Cómo puede un deporte que genera tantos millones tener tanto déficit?

R: Al margen de los disparates de esos presidentes que creyeron que mantendrían el club a base de vender pisos en su viejo estadio, el importe de los salarios que se manejan en el fútbol no es sostenible respecto de los ingresos. Hay excepciones y son los que sobreviven año tras año sin hacer piruetas malabares.

P: ¿Piensa que el Fair Play Financiero será la solución?

R: No creo en una solución única y mágica, pero bienvenido sea.

R: El Barcelona y la selección –donde la aportación azulgrana es incuestionable- tienen prácticamente el mismo estilo de juego. ¿Ha adoptado el combinado nacional el tiqui-taca del Barcelona o simplemente se ha reforzado el juego de toque implantado por Luis Aragonés?

R: El juego de posición no es exclusivo del Barça. Antes hubo equipos que lo interpretaron, quizás sin la precisión del conjunto de Guardiola. Pienso en el Brasil de los 70, la Francia de Giresse, Tigana y Platini, el Ajax de Van Gaal, el Arsenal de Vieira, etc. Luis Aragonés supo tomar una decisión de carácter “empresarial”: apostar por el punto fuerte del fútbol español: sus centrocampistas. Y ellos desarrollaron este tipo de juego. La selección lo interpreta con variaciones respecto del Barça: porque hay jugadores que no pertenecen al Barça, porque hay un seleccionador que también posee sus criterios, por varias razones. Barça y selección interpretan una partitura casi idéntica, pero algunos solistas son distintos.

"Aragonés apostó por el punto fuerte del fútbol español: sus centrocampistas”

P: El fútbol español es un referente mundial. La consecución del Mundial con la Absoluta confirmó la calidad de los futbolistas españoles, pero, además, las categorías inferiores también han seguido ganando. ¿Cree que lo mejor está por llegar?

R: Bueno, Eurocopa y Mundial de una tacada ya es lo mejor de lo mejor. Eso es insuperable. Si acaso, puede igualarse y repetirse. Será difícil porque no hay precedentes en este sentido, pero las camadas que suben son extraordinarias. Quizás no lograrán repetir ese doblete legendario, pero formarán selecciones memorables.

P: La Masia se ha convertido en la cantera referencia a nivel mundial, pero han tenido que pasar décadas para ello. Ahora, muchos clubes quieren implantar el mismo modelo. ¿Cree que hoy en día se tiene la paciencia para lograrlo?

R: No. El tiempo no se puede comprar y una cantera necesita, además de otras cosas importantes (idea, estilo, maestros, vocación institucional, dinero), mucho tiempo y paciencia. Por otra parte, sin querer desmitificar nada: la cantera de un club es un gran valor, pero no lo es todo. Apostar por ella, invertir en ella y creer en ella no invalida que el mismo equipo fiche jugadores externos.

P: Guardiola ha sido el artífice de los mayores éxitos del Barcelona, y también “producto” de La Masia. ¿Qué opina que ocurrirá cuando se marche?

R: Dependerá del cuándo y el cómo. Me cuesta creer que Guardiola se vaya sin más. Le imagino tomando la mejor decisión para el club, en un momento donde el relevo pueda hacerse con naturalidad y sin traumas. En cualquier caso, él es un factor aglutinador espectacular en La Masia.

P: ¿Qué me dice de Messi? ¿Es el mejor de la historia?

P: Le digo que disfrutemos de él y olvidemos ese ridículo debate. No me importa si es el mejor de la historia o no, entre otras cosas porque no existe un medidor para ello. Simplemente, es extraordinario y cien mil adjetivos superlativos. Así que disfrutemos de él.

P: Con su selección ha tenido que soportar grandes críticas. ¿El brazalete de capitán le ayudará o le pondrá más presión?

R: Desconozco si el brazalete influirá en nada. Cuando juega con Argentina, Messi no necesita motivación extra. Es y se siente argentino y eso basta. Probablemente no sea problema de motivación, sino de ecosistema futbolístico.

P: Cesc apenas lleva tres meses en el Barcelona y ya ha brillado en los partidos en los que ha jugado. ¿Qué cree que aportará?

R: Frescura, competitividad, llegada, resistencia, velocidad, disparo, ambición.

P: ¿Ve al Barcelona capaz de volver a ganar los seis títulos?

R: Sin duda. Lleva dos y el equipo se muestra ambicioso, con ganas de seguir acumulando éxitos.

“Me cuesta creer que Guardiola se vaya sin más"

P: ¿Cuál piensa que le costará más?

R: La Champions. Nadie ha logrado ganar dos años seguidos y el Real Madrid es un rival formidable.

P: A pesar de los problemas en defensa, el Barcelona no ha fichado a nadie en esas posiciones y, sin embargo, el centro del campo está más que cubierto. ¿Está esta decisión justificada por la polivalencia de los jugadores?

R: Imagino que sí. Guardiola pensó que podía disponer de hasta seis centrales en caso de emergencia (Piqué, Puyol, Abidal, Mascherano, Fontàs y Bartra) y optó por contratar a Cesc, que garantiza la continuidad de la estirpe. La polivalencia es una cualidad imprescindible ahora mismo para tener plaza en este equipo.

P: En varios partidos se ha visto un sistema muy típico de Cruyff, y muy arriesgado, el 3-4-3. ¿Será un esquema recurrente, teniendo en cuenta la calidad de los centrocampistas?

R: Guardiola quiere llenar el centro del campo para someter a los rivales ahí. Lo ha llenado con cuatro, con cinco y hasta con seis. A cambio, no le importa jugar con sólo dos defensas plantados en el centro del campo. No podrá hacerlo en todos los partidos, pero sí apunta a que llenar el centro del campo para conquistarlo a través de superioridad numérica y técnica es una de las pautas de la temporada.

P: Usted ha ejercido el periodismo deportivo durante años y sigue en él. ¿Cree que goza de buena salud en la actualidad?

R: Sin duda. Ahora mismo destacan excelentes periodistas. Ni uno ni dos, sino muchos. Magníficos en su especialidad. Lo que está en crisis no son los periodistas, sino otras cosas: la industria periodística en general, la truculencia de algunas empresas o la creación artificial de personajes rayanos en el esperpento. Pero hay una gran cantidad de espléndidos periodistas deportivos.

"Se ha extendido en bastantes medios la tesis de que el fútbol no interesa"

P: En los últimos Barça-Madrid se ha hablado más de temas extradeportivos que de fútbol. ¿Qué parte de culpa tienen los medios?

R: Una parte notable. Se ha extendido en bastantes medios la tesis de que el fútbol no interesa y que el espectador/lector/oyente sólo tiene ojos y oídos para la brocha gorda.

P: ¿No cree que el periodismo deportivo cae a veces en una espiral de superficialidad y fanatismo?

R: Hay medios que triunfan en esa materia y arrastran a otros. Es la victoria de la ausencia de análisis, de ideas, de espíritu crítico y de honestidad intelectual. La cultura grotesca del improperio pretende que su voz se imponga como la preponderante en los medios. Posiblemente, vencerá.

P: ¿Qué consejo le daría a un aspirante a periodista deportivo?

R: Que sea honesto, currante y no busque forrarse.

P: ¿A qué periodista deportivo recomendaría seguir?

R: Son demasiados los que me interesan. No recomendaría a uno solo, sino a docenas. La mayoría porque me enriquecen con sus informaciones u opiniones.

P: El fútbol y la radio han ido siempre de la mano. ¿Qué le parece que ahora se les quiera cobrar por retransmitir los partidos?

R: Una sinrazón por el método empleado. Es razonable que pueda haber una contraprestación de las radios por los servicios que reciban, pero el modo en que lo ha intentado aplicar la LFP muestra su escasa categoría como gestores de este producto.

P: Su hija juega al fútbol, un deporte casi reservado a la modalidad masculina, periodísticamente hablando. ¿Qué valoración hace de este hecho, teniendo en cuenta hay tantos buenos deportistas en España, en tantas disciplinas?

La pasión por el fútbol, y deberíamos decir por el fútbol del Barça y el Madrid, ha sepultado todo lo demás: al resto de equipos, al resto de deportes y no digamos al deporte practicado por mujeres. Es un grave error de todos cuantos nos movemos alrededor del deporte.

“La pasión por Barça y Madrid ha sepultado al resto de equipos y deportes"

P: Usted ha sido atleta, ha ejercido de periodista y ahora también está en el mundo de la publicidad. ¿Cómo ha sido esa evolución?

R: Siendo atleta ya comencé a trabajar de periodista y compaginé ambas tareas durante unos diez años. Después, me introduje en el mundo de la gestión a raíz de organizar los Juegos Olímpicos de Barcelona’92 y regresé al mundo audiovisual, pero desde la vertiente de la producción. Primero en televisión y desde hace unos quince años, en la producción publicitaria. Ahí sigo. A partir del año 2000, regresé a las colaboraciones periodísticas y ahora ocupan una parte importante de mi tiempo e interés.

P: ¿Qué destacaría de cada una de esas facetas?

R: Nada que ver una con otra. El atletismo es tu lucha personal contra tus límites físicos (y mentales). El periodismo, la búsqueda de la realidad en medio de una selva que parece impedírtelo. La producción publicitaria, un mundo de gestión de recursos humanos, técnicos y financieros.

P: ¿Con cuál se queda?

R:  Con mi faceta de atleta, sin ninguna duda. Eres tú contra ti mismo. Un esfuerzo puro.