El “sprint” final de Rubalcaba y Rajoy

Faltan algo más de 15 días para la llegada del 20-N y que la cita con las urnas llame a nuestras puertas. Las calles están comenzando a empapelarse con la foto de los candidatos, todo está preparado para el debate del próximo lunes y los partidos se preparan para dar ese sprint final que les ayude a entrar en La Moncloa.

El “sprint” final de Rubalcaba y Rajoy
Imagen de los dos principales candidatos/www.lavozlibre.com

Rubalcaba y Rajoy, o mejor dicho, Rajoy o Rubalcaba, esa será la decisión que nos tocará tomar en los próximos días. Todos sabemos que hay más partidos pero parece que en este país, como en tantos otros, estamos condenados al bipartidismo. Si no es uno es otro. El problema de este sistema se acentúa cuando cada vez se extiende más el sentimiento de “no representación”, es decir,  si sentimos que ninguno nos representa, a quién votamos. Esta es la pregunta a la que tienen que dar respuesta los partidos. Con la apertura de la campaña de electoral tratarán de hacer lo posible para que nos sintamos representados y el día clave se lleven nuestro voto.

El voto, esto es lo único que parece importarles. Después de ganar, las palabras se las lleva el viento y “donde dije digo, digo Diego”. Las cosas van cada vez peor y somos muchos los que dudamos que un partido, independientemente del que sea, tenga la fórmula secreta que haga que volvamos al camino del empleo, el consumo y el bienestar. En los medios salen cada día noticias que distraen nuestro pensamiento y consiguen, al menos durante varios minutos, que la gente deje de pensar en la situación en la que se encuentra. Aquellas familias en las que todos sus miembros están sin trabajo tienen demasiado por lo que preocuparse como para pensar en las promesas electorales que raramente se llegan a cumplir.

Un debate donde no se debate nada

El próximo lunes 7 de noviembre se celebrará el cara a cara entre los candidatos de los dos principales partidos políticos. Este acto está tan medido que lo que menos se hará en él será debatir. Se acuerdan los planos de cada uno de los candidatos, la duración de los mismos, el moderador, etc. Si lo que se busca con esto es que los ciudadanos conozcan un poco más a los candidatos o sus propuestas, no creo que consigan nada. El pueblo no es “tonto”,aunque a veces sea tratado como tal, sabemos que está todo negociado y que esto es sólo un ejemplo más de que ellos mandan y por lo tanto, hacen lo que les da la gana.

¿Dónde está reflejado el 15-M en la campaña?

Los partidos quieren ganarse la confianza de los ciudadanos, también la de aquellos que apoyaron el 15-M que fue, y sigue siendo, inspiración para miles de personas de todo el mundo. Para conseguir esa confianza, algunos han decidido incluir entre sus propuestas algunas pinceladas relacionadas con este movimiento. El problema es que son promesas sueltas, nada concretas y , de nuevo, poco creíbles.