Rajoy vs Rubalcaba, un combate sin ganador

Llegó el día, o mejor dicho, la noche. Los dos aspirantes a gobernar este país se sentaron frente a frente para “debatir” sobre una serie de puntos que sus equipos habían considerado importantes para los ciudadanos. Ambos equipos estaban en lo cierto, estos puntos eran importantes, como también tenían que serlo las respuestas que ambos debían proporcionar a los millones de personas que estaban siguiendo anoche este encuentro.

Rajoy vs Rubalcaba, un combate sin ganador
Imagen del debate/EFE

Si lo que esperaban con este debate era resolver dudas a los ciudadanos, no creo que hayan cumplido su objetivo. Si lo que querían era marear la perdiz, entonces sí que pueden darse por satisfechos. Entre que Alfredo Pérez Rubalcaba no hacía más que preguntar y que Mariano Rajoy no terminaba de dar respuestas y confundía a su oponente con Zapatero, culpable de todos los males del universo, el debate giraba una y otra vez sobre lo mismo, hasta tal punto que llegó a resultar aburrido.

A pesar de todo, podemos decir que ambos soltaron algunas perlas que merece la pena destacar. Casi al comienzo del debate Rubalcaba le dijo a Rajoy: “si cuenta lo que tiene en la cabeza ni sus propios electores le darán su voto”. Rajoy sabe cómo defenderse y cuando su oponente se escudó en la crisis internacional, éste le respondió: “algo más que la crisis internacional habría”. Del mismo modo, cuando Rubalcaba explicó lo que tenía pensado hacer para salir de esta difícil situación, el jefe de la oposición le preguntó “¿por qué no lo ha hecho antes?”.

Preguntas sin respuesta

Una y otra vez ambos candidatos se lanzaban preguntas cargadas de acusaciones que no encontraban respuesta por parte del adversario. Rubalcaba era el que más insistía. Preguntaba una y otra vez a Rajoy por sus intenciones, por la prestación por desempleo, por el recurso que el Partido Popular tiene impuesto contra el matrimonio homosexual, por el IVA, etc. Rajoy sabe, al igual que la mayoría de los españoles, que lo más probable es que gane las elecciones y por eso, ayer no quería decir una palabra que pudiera quitarle votantes. Jugaba al despiste, daba rodeos, como todo político, pero no contestaba. Las únicas propuestas que salieron a la luz fueron por parte del candidato socialista que dijo que si ganaba pondría un impuesto de grandes fortunas y un impuesto a los bancos.

Una burbuja inmobiliaria nacida de la nada

La crisis económica fue el tema principal del debate. De ella se habló durante la primera parte, la más larga. Como era de esperar salió a relucir la famosa “burbuja inmobiliaria” que parece ser que no creó nadie. Rubalcaba le echaba la culpa al PP y Rajoy hacía lo propio con el PSOE al decirle “no se excusen y asuman la responsabilidad porque la tienen”. Hablaron de datos, cifras, tasas de paro, “cambios para ver la luz al final del túnel”, etc. En mi opinión, la frase más acertada de todo el encuentro fue cuando Rubalcaba dijo: “los millones de parados esperan algo más de usted y de mí que les digamos que están parados”. Exacto, esa es la clave. Los ciudadanos sabemos que estamos en crisis, sabemos que hay cinco millones de personas que quieren trabajar y no encuentran trabajo, lo sabemos. Somos nosotros los que sufrimos esa situación, nosotros. Ellos discuten, hacen debates, nos ponen a unos en contra de otros y después...después se dan la mano y a final de mes cobran un sueldo que les permite llegar a fin de mes y seguir mareando a los ciudadanos.

Sin un ganador claro

Para mí ayer no ganó nadie. Se dice que Rubalcaba hablaba a Rajoy como si fuera él quien estuviera en la oposición, pero es que el candidato del PSOE también conoce los datos de las encuestas. Creo que ambos consiguieron lo que querían. Rubalcaba consiguió dejar en el aire las preguntas que Rajoy no respondió, y el candidato del PP logró hacer todo un debate sin dejar muy claro su programa electoral o sus intenciones. Faltan pocos días para las elecciones y lo importante no es quién gane ese día, independientemente del color del que se tiña España a partir del 20-N, lo primordial es que esta situación se solucione para que nosotros podamos tener la calidad de vida que merecemos.