Política Noticias

Cayo Lara: tras la presión, abstención

Cayo Lara: tras la presión, abstención

Tras más de cinco horas de la reunión celebrada en Mérida, Izquierda Unida ha decidido abstenerse y dejar que el próximo presidente de Extremadura sea José Antonio Monago, candidato por el Partido Popular. Ha sido una decisión difícil, sobre todo para los militantes extremeños, que han tenido que tomarla pasando por alto la opinión y la presión de los dirigentes madrileños.

Todo comenzó después de que se conocieran los resultados de las elecciones del 22 de mayo. IU tenía en sus manos el poder de dar la presidencia de Extremadura a los populares o a los socialistas. Si llegaba a un acuerdo con el PSOE apartaba del poder al PP. Esta era la mejor opción para Cayo Lara y otros dirigentes nacionales, que preferían pactar con quien fuera necesario antes de dejar gobernar al PP. Este fin de semana, con Mérida como escenario, se ha tomado la decisión definitiva en el Consejo Político Regional.

Después de muchas horas de reunión en la que se han discutido, largo y tendido, las diferentes posturas, el  resultado final de la votación ha sido: 28 votos a favor y 19 en contra, un 60-40%, que dejan la abstención como mejor solución. Ha sido un fin de semana complicado para todos los asistentes, aunque seguro que de forma especial para Pedro Escobar, líder regional del partido en Extremadura, y Cayo Lara, líder nacional. Tras conocer los resultados, Lara abandonó la reunión por una puerta lateral y sobre lo sucedido solo dijo “Es una muy mala noticia”.

Si todo sigue su curso, los tres diputados de IU se abstendrán y José Antonio Monago pondrá fin a 28 años de gobierno socialista en Extremadura. Lo que sí parece claro es que son los extremeños quienes han decidido lo que pase en sus tierras, obviando así las presiones recibidas por los altos mandos del partido. Parece que este resultado se veía venir desde que se anunció que se consultaría a los militantes, que no han querido traicionar a sus votantes al unirse con el PSOE. Todo estaba ya muy pensado, sobre todo entre aquellos que representaban a los pueblos. Para algunos en insólito que IU prefiera “apoyar” al PP antes que al PSOE, pero los tiempos están cambiando y somos muchos los que comenzamos a pensar que no siempre lo esperado o lo más lógico es lo mejor.